La Policía de Tránsito no da más

Ni aumentar el número de agentes ni semáforos intermitentes servirán de nada si por las vetustas entradas a Bogotá tienen que llegar 250.000 carros.

RedacciónVehículos

01:49 p.m. 21 de octubre del 2016
La Policía de Tránsito no da más

A Bogotá llegan unos 250.000 carros en un puente festivo.

Carriles en un solo sentido hacia Bogotá por las entradas a la ciudad, semáforos intermitentes, reversibles, agentes de policía cada cien metros, auxiliares cobrando los peajes antes de llegar a las casetas. Todo esto y más se intentó en el pasado puente festivo en el cual se inauguraba un nuevo esquema del éxodo y plan retorno a la capital. El resultado: otro desastre para los viajeros.

En promedio, entre tres y cuatro horas les tomó a los conductores recorrer los últimos tramos de su paseo desde cualquier ciudad, Villavicencio, Melgar, La Vega, Tunja, Villa de Leyva, La Mesa, Anapoima o Girardot. En la entrada por la calle 13 a los viajeros les tomó más de tres horas recorrer los 21 kilómetros que hay desde el peaje de Mondoñedo hasta Bogotá.

Un fuerte aguacero que cayó hacia la una de la tarde en la calle 13 con carrera 137 fue suficiente para que la Operación Retorno, presentada con bombos y platillos días antes por el Secretario de Movilidad de Bogotá, Juan Pablo Bocarejo, se convirtiera en un fiasco. No valieron policías, semáforos intermitentes ni contraflujos para reafirmar que las entradas a la capital del país son el principal causante de la congestión.

Un embudo que se agrava más por la falta de acciones. Así, por más buenas intenciones que tenga la Policía de Tránsito, si no se hacen intervenciones en infraestructura ningún esquema para entrar o salir de la ciudad funcionará, aún en días de tránsito regular, aunque se podrían hacer pequeñas obras que ayudarían. Claro, si los funcionarios encargados tomaran decisiones. A mediados de septiembre en un reportaje publicado en esta sección sobre el estado de la calle 13 mostramos cómo la vía ha perdido uno de sus carriles saliendo y entrando a Bogotá.

La Policía de Tránsito no da más

.

Esos carriles están perdidos en medio de escombros, charcos, huecos, basuras y llantas usadas. No se sabe dónde termina la calzada ni dónde empiezan los andenes. No hay carriles demarcados. Esa situación la pusimos en conocimiento del IDU pero llegó este puente festivo y vendrán los de noviembre y seguramente la calle 13 seguirá igual, aunque el sentido común diga que tan solo una brigada de aseo podría habilitar los tres carriles de esa importante vía.

Dicho esto, hablamos con los directores de Tránsito de Bogotá y Cundinamarca, coroneles Germán Jaramillo y Eiver Alonso, quienes explicaron lo que vivieron ellos y sus hombres en carne propia en las carreteras. Ambos coinciden en que hay un problema de infraestructura en la ciudad, al cual se suman los pasos por los peajes, los restaurantes al borde de las vías y los vehículos varados que contribuyen al caos en la Operación Retorno.

CALLE 13

CALLE 13

Como ellos y sus hombres son los que tienen que soportar o pagar los platos rotos e inconformismo de los usuarios, proponen alternativas y soluciones que aliviarían el caótico tráfico de los puentes festivos, que prácticamente se acabaron, pues hay que dedicar un día para salir y otro para regresar a Bogotá. Y la Policía en las actuales condiciones hace ‘lo que humanamente se puede hacer’. Pero su capacidad de acción y control está copada.

‘La policía hace humanamente lo que se puede’

“Hacemos grandes esfuerzos en la regulación, tenemos que ponernos a empujar carros. En la calle 13 el agua alcanzó 40 cm y se redujo a un carril, los policías estaban metidos en el agua para indicarles a los conductores por dónde podían transitar”.
Coronel Eiver Alonso, comandante Policía de Tránsito de Cundinamarca.

‘La calle 13 no tiene una división establecida’

“No hay andenes y es difícil saber hasta dónde va el espacio de los vehículos y de los peatones, no hay demarcación de los carriles. Hay suficiente espacio para ampliarla en ambos sentidos pero en cambio se ha perdido espacio”.
Coronel Germán Jaramillo, comandante Policía de Tránsito de Bogotá.

Lo que se intentará mejorar

Se les pedirá a las concesiones viales disponer de moto-talleres y moto ambulancias que puedan llegar más fácilmente a los sitios en donde hay varados o accidentes.

Se ampliará el horario de los dobles carriles hacia Bogotá.
Hacerle más publicidad a la venta de peajes electrónicos.
Se les propondrá a las concesiones que destinen más personal para la venta de peajes (cangureras).

Aumentar la capacidad de carro-talleres y grúas en las concesiones.

Le propondrán al Sena que apoyen con estudiantes practicantes de mecánica automotriz para ubicarlos en sitios estratégicos de las carreteras.

Más colaboración inter institucional.

El problema de inundación de la calle 13 se habría resuelto con un vehículo especial de la empresa de acueducto, pero no había a quién llamar para solicitar el servicio.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.