La potencia del Chevrolet Camaro Z/28 le sacó los 'zapatos'

El Camaro más potente se puso 'rebelde' y sus 505 caballos y 626 Nm torque provocaron que este 'muscle car' pusiera en aprietos a los ingenieros de la marca para controlarlo.

Redacción Motor

05:14 a.m. 17 de marzo del 2014

Está a punto de salir a las vitrinas estadounidenses la edición más potente del Chevrolet Camaro y se filtró a los medios que los ingenieros que trabajaron en el proyecto debieron trabajar más de lo acostumbrado para que su exceso de poder no lo volviera un auto inmanejable.

Este deportivo, que llegará con un motor v8 de 7 litros de cilindrada, 505 caballos de potencia y 625 Nm de torque, demostró en las sesiones de puesta a punto que tenía unas extrañas vibraciones en las ruedas.

Los ingenieros empezaron a buscar el problema de este mal síntoma y empezaron por revisar el funcionamiento de las llantas del deportivo, unos Pirelli P Zero Trofeo R, especiales para este tipo de carros.

Encontraron que por el exagerado torque y el exceso de buenos frenos, hechos por Bembro en carbono y cerámica para este modelo, las llantas se giraban más de 360 grados alrededor del rin. Esto significa que el carro acelera y frena demasiado bien.

Se dieron cuenta de esta rotación al marcar los rines y los costados laterales de la llanta y así comprobaron que rogaban más de una vuelta entera.

Como primera solución utilizaron una pintura de textura abrasiva en la bar de contacto de los rines pero esto no fue suficiente.

Entonces debieron pintar los rines con una pintura texturizada, mediante un material arenoso, para hacerlos más rugosos y darles una mayor agarre para la llanta y así contrarrestar el agarre de la llanta contra el piso con las de los rines y estas últimas.

De esta manera sí que consiguieron solventar el problema de forma definitiva.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.