Precauciones al modificar su carro

Darle un toque único a su vehículo es algo totalmente válido, siempre y cuando sepa lo que está haciendo.

Redacción Vehículos

02:24 p.m. 12 de agosto del 2016
Precauciones al modificar su carro

Si se oscurecen las luces traseras, se reduce la intensidad de la iluminación,

Las modificaciones en los carros son posibles en la medida que el bolsillo y gusto de su propietario lo permitan, pero también deberían serlo siempre y cuando sea seguro y no se comprometa la funcionalidad elemental de la máquina.

Si comenzamos analizando esto desde un punto muy “visible” nos topamos inmediatamente con las luces, cuyos colores, por convención internacional, son iguales en todos los vehículos. Lo mismo sucede con su esquema de iluminación (intermitentes o fijas), haciendo que sea fácil identificar si un vehículo va en el mismo sentido que uno o al contrario, si está frenando, si va a girar o si está dando reversa.

Dichas convenciones se convierten en una medida de seguridad activa, razón por la que intervenir y cambiarlas es algo peligroso y va en contra de las normas de tránsito.

Por ejemplo, se ha vuelto común oscurecer las luces traseras, reduciendo la intensidad de la iluminación, al tiempo que algunos incorporan esquemas intermitentes que resultan bastante molestos para la vista de los demás.

Dicha molestia se da cuando se modifican sin ningún tipo de técnica el tipo de luces delanteras. Buscando efectividad es común que la gente pase de iluminación halógena a HID, por ejemplo, pero muchas veces no tienen en cuenta que los faros originales no ‘soportan’ dicho sistema.

Precauciones al modificar su carro

.

Por un lado, las HID requieren de enfocadores para evitar que el haz de luz se disipe, al tiempo que muchos plásticos no están diseñados para resistir el calor de estos sistemas, por lo que tenderán a “amarillarse”. Y ni hablar de cuando debe intervenirse la electrónica para evitar errores de los computadores, causados por la diferencia de consumo de las bombillerías que enciende alertas en los tableros o impiden el encendido del motor.

No hay que dejar de mencionar tampoco a todos aquellos que suelen crear ‘árboles de navidad’ móviles, no solo con luces de todos los colores en todos lados, sino aquellos con luces blancas apuntando hacia atrás o incluso hacia adelante y a la altura de la vista de los demás.

Otro caso muy frecuente en las modificaciones estéticas son los rines y las llantas. Aquí el tamaño sí importa, y entre más grande el rin, mejor.

Los rines no deben cambiarse por unos de diferentes especificaciones.

.

Idealmente, a medida que se pasa a un rin de mayor diámetro, la pared lateral (perfil) de la llanta se debe reducir para mantener la altura de esta última, con el fin de que los parámetros del vehículo (relaciones, velocímetro, odómetro, estabilidad y frenado) se mantengan y que todo quepa dentro del paso de rueda.

A medida que se tienen ‘zapatos’ más grandes su peso también incrementa, por lo que la aceleración inicial (mientras se vence la inercia) sufrirá un poco, al tiempo que el consumo de combustible también caerá. Llantas más anchas con perfil más bajo proveerán mejor agarre, aunque también influirán aspectos como el compuesto de la llanta y su índice de velocidad.

Siguiendo con los rines hay que llamar la atención sobre su calidad. Con esto nos referimos a las falsificaciones de productos reconocidos (dejaremos el término ‘réplica’ para modelos de buena manufactura que copian diseños reconocidos) cuya baja calidad suele representar un peligro debido a que se fracturan fácilmente al coger huecos.

¿Cómo reconocerlos? A veces hay ligeros cambios en su diseño, pero seguramente el factor determinante será su precio, peso desproporcionado y dificultades para balancearlos.

Precauciones al modificar su carro

.

Pasando a la suspensión, rebajar la altura traerá beneficios en cuanto a estabilidad, pero no cualquier método vale.

Por costos muchos recurren a recortar los resortes, pero si bien esto puede cumplir su cometido si se hace correctamente y sobre el tipo de espiral indicado, se tendrá un resultado mucho más favorable, efectivo y duradero si se instala un juego de suspensión nuevo (o unos coilovers, por ejemplo). Adicionalmente, al recortar un resorte este se pone más duro y hace la marcha muy inconfortable.

Por el contrario, elevar la suspensión traerá los resultados opuestos, afectando la estabilidad del vehículo y por lo tanto la marcha. Este proceso se recomienda únicamente en vehículos destinados al 4x4, que necesitan un mayor altura y recorridos más largos.

Mecánicamente el espectro de posibilidades es mucho más amplio, desde el popular filtro de aire de alto flujo hasta el cambio completo de motor.

El catalizador, una pieza 'muy valiosa'

El catalizador, una pieza 'muy valiosa'

La clave en todos estos cambios es que sean realizados por alguien que conozca del vehículo en cuestión (o de la parte que se esté tratando) y que siempre se usen repuestos de calidad. Como ya mencionamos, muchas veces el precio será el factor determinante.

También es importante tener en cuenta que hay elementos que no deberían tocarse y mucho menos retirarse. Son comunes los casos en que remueven el catalizador, parte vital para el funcionamiento del vehículo en razón de que se encarga de controlar las partículas nocivas que resultan de la combustión. No es solo que el carro deje de aprobar la revisión técnico-mecánica, sino que la eficiencia de la máquina también se reduce.

Similar situación sucede con el termostato, removido, dicen algunos, para que el carro no se recaliente. Todo lo contrario. Este elemento se encarga de regular la temperatura del motor para que esté siempre dentro de sus parámetros óptimos de funcionamiento.

Por supuesto que no estamos diciendo que los carros no deban modificarse, finalmente es cuestión de gustos y preferencias. La clave y lo más importante al hacerlo es asegurarse que cualquier afectación que se realice sea hacia el lado positivo y no en detrimento del funcionamiento apropiado y seguro del vehículo.

Precauciones al modificar su carro

.

Interior

Un simple cambio de tapicería podrá parecer algo sencillo, y en muchos carros seguramente lo será, pero si el vehículo cuenta con bolsas de aire laterales el cuento es diferente. Al desplegarse desde las sillas estas necesitan costuras especiales que les permitan accionarse, así que tenga esto en cuenta si piensa realizar este cambio.

Lo mismo sucede con los timones, práctica que ha perdido popularidad por la incorporación de la bolsa de aire frontal para el conductor. Sin embargo, hay casos en los que después de un choque en los que la bolsa de aire se accionó, cambian el timón por uno convencional para evitar el alto costo de reemplazo del airbag.

Precauciones al modificar su carro

.

Sonido o ‘ruido’ sobre ruedas

Aunque los equipos de sonido y entretenimiento son cada vez mejores y más completos, ya sean instalados de fábrica o localmente, las ganas de tener más llevan a muchos a cambiar este sistema.

Entre menos modificaciones deban hacerse, mejor, pues algunas veces deben alterar la consola central para hacer campo para el nuevo frontal, lo que suele desembocar en desajustes prematuros. Lo mismo puede suceder con la incorporación de parlantes en diferentes partes del interior.

También hay que tener en cuenta que estas modificaciones, al obligar la manipulación de la parte eléctrica, anulan la garantía.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.