Primer carro eléctrico de Audi cumplió 93 años

Fue un carro que se fabricó entre 1919 y 1923 por la firma Slaby-Beringer, que años después quedó incluida en la fusión que dió origen a Audi. La producción alcanzó las 2005 unidades.

Redacción Motor

09:46 p.m. 06 de octubre del 2011

El Slaby-Beringer fue un carro eléctrico hecho por el fabricante del mismo nombre y que luego fue absorbido por la empresa DKW, una de las cuatro compañías que dieron origen a la marca Audi.

Su historia arranca en 1919 cuando Rudolf Slaby fabricó un pequeño vehículo eléctrico para su uso personal. Su diseño despertó tanto interés que él mismo y su primo Hermann Beringer, decidieron fundar en Berlín una empresa y comenzar a producir el auto de forma masiva. (Ver otros carro ecológicos de la época)

La compañía DKW, una de las cuatro que se fusionaron bajo el paraguas de Audi (las otras fueron Wanderer, Horsch y Audi), hizo un pedido inicial de 100 unidades.

Jorgen Skafte Rasmussen, fundador de DKW, empezó a notar algunos problemas con el abastecimiento de autopartes en la industria por parte de los proveedores y, al mismo tiempo, se dio cuenta que la inflación en la Alemania de ese entonces iba a terminar por devaluar la moneda. Para capitalizar, decidió comprar un tercio de la empresa de Slaby y Beringer, SB-Automobilgesellschaft m.b.H.

Así el  Slaby-Beringer eléctrico se fabricó por primera vez a finales de ese año y se convitió en un modelo revolucionario para su tiempo. (Ver el primer carro híbrido de Porsche)

En el primer año de producción, del primero de noviembre de 1919 al 31 de octubre de 1920, se fabricaron 257 autos eléctricos de un solo puesto. De esos, Rasmussen tomó 64, los restantes 36 de su orden inicial de 100 unidades fueron recomprados por SB-Automobilgesellschaft. Los primeros 80 autos la marca original comenzó a fabricar sus propios motores.

El auto eléctrico fue inicialmente equipado con una batería de 12 celdas y 24 voltios. A partir de 1921 fue necesario instalar baterías de 18 celdas, pues así lo exigía un importador japonés que ordenó 200 autos.

Además de los 200 autos destinados para Japón, la empresa vendió otras 137 unidades del Slaby-Beringer de un solo puesto y 77 sidecars con una batería aún más grande para el mercado local.

Los pedidos de Japón eran tantos que eran los únicos que podía satisfacer la empresa para exportación. A mediados de 1923 la inflación alcanzó tales niveles en la antigua Alemania que los depósitos de dinero de cuentas en el extranjero fueron bloqueados. Adicionalmente el terremoto de Japón de ese mismo año acabó con la empresa importadora de los autos eléctricos.

En julio de 1923 SB-Automobilgesellschaft m.b.H. no tuvo otra opción que suspender temporalmente la producción de su auto eléctrico de uno y dos asientos, a pesar de tener gran cantidad de autos en bodega y muchos pedidos pendientes.

A finales de 1923 la empresa reinició de nuevo sus operaciones y los Slaby-Beringer se comenzaron a fabricar con los motores de las motocicletas de la firma propietaria DKW.

En 1924 Rasmussen tomó control de SB-Automobilgesellschaft m.b.H. y comenzó a producir pequeños autos con motores de gasolina. Sin embargo, esto no fue suficientepara salvar la empresa, la cual se fue a bancarrota en junio de 1924.

En total, fueron producidos 2005 Slaby-Beringer, incluidos 266 con motores DKW. El primero de septiembre de 1924 fue cerrada la fábrica de Berlín. (Otros carros eléctricos de principios de siglo)

Para no perder toda su inversión, Rasmussen tomó los restos que quedaron de SB-Automobilgesellschaft m.b.H. y los convirtió en parte de su empresa de motocicletas DKW, la cual a partir de ese momento comenzó a fabricar autos.

Slaby se convirtió en diseñador y director técnico de DKW entre 1927 y 1928, tiempo en el que creó el primer automóvil DKW, un vehículo de dos tiempos con carrocería de madera.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.