El Quadrifoglio, emblema histórico y de alta prestaciones en Alfa Romeo, llega a su cumpleaños 90

El legendario trébol de cuatro hojas que por años ha identificado a los Alfa Romeo de altísimas prestaciones para competencia y versiones especiales, casi llega a su siglo.

Redacción Motor

04:54 p.m. 06 de junio del 2013

Galería de algunos notables Alfa Romeo 'Quadrifoglio'

El símbolo del Quadrifoglio surgió en 1923 con Ugo Sivocci, piloto de gran experiencia, pero poca suerte (considerado el eterno segundo). Con motivo de la carrera Targa Florio, y para ahuyentar la mala suerte, el piloto hizo pintar sobre su auto un trébol de cuatro hojas verde sobre un cuadro blanco. El éxito fue inmediato y cruzó la meta en primer lugar.

Con la victoria en la Targa Florio, el Quadrifoglio se convierte en el símbolo de los Alfa Romeo de competencia. Casi como una advertencia, meses después muere Ugo Sivocci en el circuito de Monza durante las pruebas del Gran Premio de Europa, conduciendo un auto que no llevaba el trébol de cuatro hojas.

Por este hecho, desde 1923 todos los autos de competencia de Alfa Romeo van adornados con el Quadrifoglio como amuleto, y en memoria del piloto, el cuadro blanco se sustituyó por un triángulo.

Bajo ese famoso símbolo comenzaron a correr los más grandes pilotos de todos los tiempos. En 1925 el Quadrifoglio, esta vez inscrito en un triángulo blanco inclinado, se colocó en el capó del glorioso P2, el primer Alfa Romeo que ganó el campeonato mundial de automóviles, alcanzando la increíble velocidad de 225 kph.

En 1951 llegó otro modelo ganador, el Tipo 159, más conocido como Alfetta logró el liderato en el campeonato del mundo de Fórmula 1 en 1950 con Nino Farina y en 1951 con Juan Manuel Fangio. El argentino consiguió de esta manera la primera de sus cinco coronas con Alfa Romeo. Aquí se redujo un poco de tamaño el símbolo del Quadrifoglio.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el Quadrifoglio se usó para identificar las versiones más deportivas de producción en serie de Alfa Romeo, como el Giulia TI Super 1963, llamado Giulia Cuadrifoglio y el Giulia Sprint GTA de 1965

Con la llegada de los años sesenta apareció un verdadero ícono para la marca italiana: el Giulia Sprint GTA, que fue modelo ganador en las series de turismos hasta 1972. El Quadrifoglio estuvo en los laterales del auto, detrás de las ruedas delanteras y con un diseño más moderno.

En 1975 llegó el penúltimo título mundial con el poderoso 33 TT12 que obtuvo el Campeonato Mundial de Marcas. Estaba equipado con un motor bóxer de 12 cilindros de 500 HP montado sobre un chasis tubular, que no paró de ganar. En este auto el Quadrifoglio contrastaba con el Rojo Alfa de la carrocería.

En los años ochenta el Quadrifoglio pasó a denominar las versiones de mayor valor en el portafolio de Alfa, distinguiendo entre Quadrifoglio verde para los equipamientos deportivos y Quadrifoglio de Oro para las versiones especialmente equipadas y automóviles como el Alfa 6, el Alfasud, el Alfetta y el Alfa 33 y 90. ‘Platino’ y ‘Argento’ se utilizan para el Alfa 75 ‘Milan’.

El 155 V6 Ti de 1993 cerró la temporada de vehículos cuyas prestaciones ganaron importantes victorias internacionales. Este auto en manos del piloto Nicola Larini se adjudicó 10 victorias de 20 en el campeonato, derrotando los alemanes en su territorio. Esta vez fue un minúsculo Quadrifoglio el que dio la suerte.

En la actualidad, el deportivo y moderno 8C Competizione porta con orgullo el Quadrifoglio, donde el lujo y los mejores materiales funden bajo una visión estética y funcional. Dos modelos, el MiTo y el Giulietta Quadrifoglio llevan ese legendario trébol por las modernas carreteras del mundo.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.