Esta rara moto nació del entusiasmo competidor de un viejo piloto de autos

El corredor Dan Gurney dio vida a este curioso vehículo llamado AAR Alligator, inspirado en las carreras y en el que trabajó por más de 20 años.

Redacción Motor

06:24 p.m. 30 de diciembre del 2015
AAR Alligator

A través de su empresa (All American Racers) el veterano estadounidense desarrolló este proyecto del cual solamente se materializaron 36 unidades (ese era el número que identificaba su auto de carreras), que fueron vendidas a 35 mil dólares cada una. Un precio no muy bajo si se tiene en cuenta que la comercialización sucedió en el año 2002.

La idea surgió cuando en la década de los ochenta, Gurney modificó una motocicleta Honda CB350, a la que le transformó totalmente su postura de manejo. Después de este, y durante más de dos décadas, vinieron seis intentos más, que resultaron en la versión final de la Alligator.

El piloto y fabricante de vehículos de competencia estuvo al frente del desarrollo de la moto de forma paralela a su actividad principal en la compañía.

Todo ese trabajo de años derivó en una interesante motocicleta que, por la innovadora posición que le puso al asiento y la posición adelantada de las piernas, ofrece un bajísimo centro de gravedad que redunda en un buen dominio del vehículo así como en una conducción más cómoda y segura, además de ofrecer mayor control en las curvas.

Su mecánica la protagoniza un motor monocilíndrico refrigerado por aire, proveniente de una Honda XR600 pero aumentado a 710 centímetros cúbicos para proporcionar 70 caballos de potencia. Le fue reemplazado también su sistema de carburación original por uno de inyección.

De la estructura de la Alligator se destaca su chasis en forma de entramado y construido en una aleación denominada chromoly, sobre el que se montaron su carrocería y carenado, ambos construidos en fibra de carbono. Esto, sumado a la aleación ligera en la que fueron hechos sus rines, permite que el peso total de la máquina no supere los 145 kilogramos.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.