¿Por qué se recalientan los motores?

Las causas son varias y las consecuencias pueden ser graves y costosas para el bolsillo. El mal manejo del vehículo según las condiciones influye.

Por Redacción Motor

02:08 p.m. 18 de enero del 2019
El mal manejo del vehículo según las condiciones también puede influir en el recalentamiento.

El mal manejo del vehículo según las condiciones también puede influir en el recalentamiento.

José Clopatofsky – director Revista Motor

Durante el pasado regreso de vacaciones circuló en redes sociales un video que mostraba una larga fila de vehículos detenidos con el capó abierto en la subida de La Línea, en lo que parecía una “epidemia” de motores recalentados. Las causas pudieron haber sido varias pero en líneas generales un recalentamiento de motor puede ocurrir por diferentes razones que, en muchos casos, son fáciles de prevenir.

Salvo fallas mecánicas o rupturas de algún componente, la recalentada se origina básicamente en la mala puesta a punto del motor por chispa fuera de tiempo o mezcla pobre en gasolina. O por mal manejo, al llevar el motor colgado de revoluciones.

Cuando un auto emprende una subida, se le exige al motor un total rendimiento que se obtiene poniendo todo el acelerador para obtener más revoluciones y recortando las relaciones de la caja para sostenerlo arriba y usar el mayor torque o fuerza de la máquina. Si hay que subir en primera y a altas rpm, hay que hacerlo sin miedo pues al motor bien calibrado nada le pasa.

Esa mayor exigencia se cruza con varios enemigos. Usualmente, en Colombia los ascensos inician en clima cálido y en estos el aire es más caliente y enfría menos. La velocidad de paso del aire se cae porque el vehículo va más despacio y entonces el transporte del calor a la atmósfera es menor. En este caso, el funcionamiento del ventilador es esencial.

¿Por qué se recalientan los motores?

.

Pero muchos ‘hierven’ al final de la cuesta en altura y frío y esta circunstancia se suele dar por falta de presión en el sistema (tapa dañada). La razón es que a medida que se sube, el punto de ebullición del agua baja de los 100 grados y esta hierve produciendo burbujas de aire alrededor de las cámaras que se quedan sin contacto con el agua y se ponen al rojo. La tapa tiene una presión de seguridad y cuando el motor por el calor tiene más libras de las que soporta se abre y deja salir cantidades de vapor que no es otra cosa que pérdida de agua en estado gaseoso.

¿Qué hacer?

Primero, la correcta puesta a punto del motor, siguiendo estrictamente las normas del manual de taller del mismo. Es probable que algún componente ‘saque la mano’ en pleno paseo tal como una manguera, el termostato pegado (notará el motor muy caliente y el radiador frío porque el agua no circula), el ventilador inoperante o se rompe el radiador, algo evidente a la vista por el goteo de agua y baja del nivel del tarro.

Esos casos se solucionan cambiando la parte y el único remedio que a veces salva un problema puede ser el sellador de radiadores que se agrega al agua (un huevo crudo a veces tapa el hueco) o un esparadrapo bien ancho para curar la manguera, pero esto es para algunos kilómetros.

¿Por qué se recalientan los motores?

.

No crea en sondeo de radiadores pues es una operación casi imposible ya que implica desbaratarlo y desoldar muchas de sus partes, ni en el consejo de muchos mecánicos que sugieren cambiar partes por otras de mayor capacidad cuando su carro y otros miles funcionan con el equipo original. Tampoco la bomba de agua suele ser culpable porque cuando está mala gotea agua en forma e internamente es muy improbable que se dañen las paletas, ya que eso sería un escándalo fantástico.

El exceso de calor solo tiene dos explicaciones primarias: o el motor está funcionando mal y hay demasiada temperatura en sus órganos que el sistema externo no puede evacuar. O este tiene fugas o errores que impiden que maneje el calor regularmente.

Ambos casos tienen solución: sincronizar el motor y manejarlo bien, sin dejarlo colgar y con la gasolina adecuada. Y verificar con las herramientas adecuadas la estanqueidad del sistema externo que hay en todo taller profesional.

Lea 'El glosario y ‘abecé’ de los motores recalentados'

Qué no hacer

* Nunca destapar el sistema con el motor caliente. El agua está siempre presurizada y por lo menos a unos 90 grados de temperatura, luego las quemaduras son graves.

* Si está recalentado el motor y quita la tapa puede agravar los problemas porque las partes calientes se quedan sin contacto con el agua que quede, se ponen al rojo y se pegan o se quema el empaque de la culata. No lo apague, trate de enfriarlo arrojando mucha agua fría al panal del radiador, y cuando haya bajado el termómetro, deje ahí sí reposar el motor pero durante bastante tiempo hasta cuando se despresurice el sistema. Cuente con media hora mínimo.

* Si no puede identificar en carretera una falla o no tiene como subsanarla, mejor acuda a una grúa porque experimentos y mecánicos de la vía pueden salir más caros al agravar los daños.

Noticias recomendadas

Más noticias

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.