La reestructuración de Chrysler va de la mano de Fiat Group

Luego de acogerse a la ley de Bancarrota, Chrysler firmó un acuerdo para establecer una alianza estratégica mundial con Fiat y formar una nueva compañía en la que compartirán plataformas y tecnología.

Redacción Motor

09:39 p.m. 18 de enero del 2011

Esta nueva alianza permitirá a Chrysler y al Grupo Fiat optimizar sus respectivos planes de manufactura y su base de proveedores a nivel mundial y al mismo tiempo tener un acceso adicional a nuevos mercados cuando los trenes motrices y componentes de Fiat sean también producidos en las fábricas de la marca estadounidense.

"Esta sociedad transforma a Chrysler en una nueva compañía con una riqueza en ventajas estratégicas", dijo Bob Nardelli, Presidente y CEO de Chrysler LLC.

"Nos permitirá servir mejor a nuestros clientes y concesionarios con una línea de producto más amplia, más competitiva y amigable con el medio ambiente a través de vehículos de alta calidad en su eficiencia en el consumo de combustible. Los beneficios de esta nueva compañía incluyen acceso a productos que complementan nuestro portafolio actual, nuestra cooperación tecnológica y una más fuerte distribución a nivel mundial".

En la nueva compañía que se constituirá, las marcas Jeep, Dodge y Chrysler seguirán estando dentro del portafolio, así como las autopartes de Mopar.

Durante este proceso de reestructuración, el gobierno estadounidense proveerá suficiente financiamiento para permitir la continuación del "negocio de manera usual" mientras la compañía, asumirá las reclamaciones de garantía, pagará a proveedores y mantendrá la red de concesionarios.

Y el siguiente paso para Chrysler será el de presentar una iniciativa bajo la Sección 363 del Código de "Bancarrota Estructurada", para solicitar la rápida aprobación por parte de la Corte con respecto del acuerdo con Fiat y la venta de los principales activos a la nueva compañía. Con esta solicitud se busca que en el corto plazo nazca una empresa más eficiente en un período de 30 a 60 días.

Dentro de los requisitos para poder continuar con este segundo paso, Chrysler requiere modificar la actual estructura de salarios y beneficios para empleados activos y retirados, hacer una reducción en el gasto por intereses y la deuda, vender los activos que no tengan uso, disminuir su red de concesionarios y obtener mejores acuerdos con los proveedores.

Las operaciones en México, Canadá e Internacional no son parte de esta "Protección de Bancarrota". Como parte de la reestructura y con el respaldo del Departamento del Tesoro de E.U.A., GMAC será prestamista preferencial para los concesionarios Chrysler y los diversos clientes.

Inicialmente Fiat tendrá una participación del 20% en acciones de Chrysler y además tendrá el derecho de aumentar su participación en un 15% adicional en tres etapas de acuerdo a los siguientes criterios: 5% por proporcionar la plataforma del vehículo de 64 kilómetros por galón a Chrysler para producirse en Estados Unidos, 5% por facilitar un motor de bajo consumo de gasolina el cual también se producirá allí para utilizarlo en los vehículos Chrysler y 5% por proveer el acceso a la red de distribución global para facilitar la exportación de los vehículos. Fiat no podrá ser dueño mayoritario hasta que todos los préstamos hayan sido pagados totalmente.

Como parte de la reestructuración, la mayoría de las operaciones de producción serán temporalmente suspendidas a partir de hoy y se reanudarán actividades en cuanto termine la transacción, lo cual se anticipa se en un periodo de 30 a 60 días.

La frase:

** "Todas las garantías de los vehículos serán respetadas sin interrupción y los consumidores podrán continuar comprando nuestros vehículos con total confianza", Bob Nardelli, Presidente y CEO de Chrysler LLC.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.