Un vistazo a la historia del rombo de Renault en sus 115 años

Todas las modificaciones que ha sufrido a través de los años. A partir del 2015, este emblema le rinde homenaje a la vida.

Revista Motor

06:17 p.m. 08 de septiembre del 2015
La historia de un rombo

La historia de un rombo

Fundada en 1898 por los hermanos Louis, Marcel y Fernand Renault, la compañía Renault-Frères estrenó su primer emblema en 1900. A través de los años, algunas regulaciones, soluciones y hasta intervenciones artísticas de la época le fueron dando forma al rombo que conocemos hoy en día y que inmediatamente es asociado con la marca francesa.

Dos letras ‘R’ entrelazadas y enfrentadas, ubicadas sobre un medallón dorado que seguía el estilo del art nouveau, tendencia artística y arquitectónica muy popular en Francia entre finales del siglo XIX y principios del XX, componían el primer logo adoptado por Renault, en el año 1900.

La historia de un rombo

La historia de un rombo

En 1906 fue reemplazado por una rueda de engranajes que enmarcaba un dibujo frontal del primer auto de la marca en ganar el Gran Premio de Francia, y en 1910, luego de pasar a ser el único directivo de la compañía, Louis Renault cambió el nombre de la compañía por Société des Automobiles Renault. Al final de la Primera Guerra Mundial, el logo pasó a ser el tanque FT17.

Tras un nuevo cambio de nombre en 1922 (Société Anonyme des Usines Renault), en 1923 comenzó a instalarse en el frente de los autos una pequeña parrilla redondeada con la palabra Renault, ayudando no solo a identificarlos sino además a cumplir con una regulación que exigía esa posición para ubicar del pito detrás de ella.

Para facilitar aún más la ubicación en el frontal de los carros, el emblema no demoró en recibir modificaciones que acentuaban sus ángulos, adoptando rápidamente la forma de un diamante con la palabra Renault en medio. En 1925 sería incorporado completamente en los autos.

La historia de un rombo

La historia de un rombo

El 16 de enero de 1945 la compañía fue nacionalizada como Régie Nationale des Usines Renault y empezó a ser llamada simplemente Renault. Al año siguiente, el logo recibió un importante cambio al ser impreso por primera a vez a color, siendo el amarillo el elegido para identificarlo. En 1959 el diamante, ahora más delgado, era asociado con la marca, empleado en los autos y utilizado extensamente.

Con el objetivo de actualizar el logo, en 1972 se encargó la contribución de Victor Vasarely, fundador del op art (obras con ilusiones ópticas que requieren movimientos del observador para poder captarlas), quien eliminó la palabra Renault y dejó únicamente un rombo basado en líneas paralelas que resultaban en una imagen sencilla pero intrincada e igualmente llamativa.

La historia de un rombo

La historia de un rombo

Esta imagen permanecería sin cambios hasta 1992, cuando se le dio al rombo un toque en tercera dimensión con el fin de simplificarlo y fortalecerlo, seguido de otra actualización en el 2004. Finalmente, una revisión al logo en abril pasado suavizó los bordes para darle mayor estatus a la marca, cuyos autos lo exhiben en gran tamaño en su parrilla frontal para resaltar aún más su identidad.

“Pasión por la vida”

Además del nuevo logo, desde abril de 2015, este es el eslogan de la marca, que traza su historia hasta los años 30 cuando se adoptó el primero de ellos: Renault, l’Automobile de France (Renault, el automóvil de Francia). En 1945 pasaría a ser Plus que jamais, Renault, l’Automobile de France, cambiado en 1985 por Renault, Des Voitures à Vivre, en 2000 por Créateur d’Automobiles y en 2004 a Drive the Change.

“Pasión por la vida”

“Pasión por la vida”

DATO

El primer medallón se usó solo en documentos, pues los vehículos se identificaban por las palabras Renault-Frères ubicadas en los estribos. Los primeros carros con emblema aparecieron en 1923.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.