Renault quiere parte de la 'torta' que se está repartiéndo en China

Al analizar los excelentes resultados que ha presentado su socio Nissan en el mercado asiático, el fabricante del rombo amarillo centrará sus esfuerzos en los segmentos de gama alta y los eléctricos.

Redacción Motor

11:08 p.m. 02 de julio del 2013

La venta de vehículos nuevos de Nissan durante los últimos ocho años en China es realmente asombrosa. Ese incremento es el perfecto indicador de que el sentimiento japonés en ese país asiático está en alza, después de una pequeña crisis, y que los esfuerzos del fabricante por recuperar su cuota de mercado está dando los frutos necesarios.

Y ese mismo resultado es el que tiene motivado a Carlos Ghosn, máximo líder de Renault, para entrar a competir frente a frente con su aliado japonés, y para lograrlo en un plazo máximo de apenas tres años será necesario aprovechar la coyuntura en ese mercado e iniciar la fabricación de productos con socios locales tal y como lo viene haciendo Nissan.

Es tan prometedor su futuro en China como lo que les espera en Rusia. La Alianza Renault-Nissan alcanzó una cifra récord de 3,500 millones de dólares en 2012 producto de sus sinergias, cifra por encima de los 2,280 millones de dólares en el año anterior. Como en periodos previos, los contribuyentes más importantes para este desempeño por unidad de negocio en 2012 fueron compras (1,109 millones de dólares), transmisión (923 millones de dólares) e ingeniería de vehículos (711 millones de dólares).

De esta manera, y con la cuota de mercado que se está perdiendo en Europa, esta alianza automotriz espera que parte de esos nuevos impulsos provengan de Asia y otros mercados emergentes, donde la manufactura de vehículos y motores se mantienen juntas y se desarrollan en las mismas plantas.

En Rusia, por ejemplo, la Alianza Renault-Nissan ensambla vehículos en conjunto con AVTOVAZ, la armadora más grande de ese país, en la misma planta de Togliatti. El año pasado, la alianza, adquirió el control de la icónica marca LADA a través de una sociedad con la paraestatal Russian Technologies. La planta de Togliatti es uno de los programas más importantes de colaboración global y el nuevo LADA está basado en el chasis de Renault Logan, mientras que la expansión en la planta incluirá la marca Datsun, cuya producción eventualmente abarcará cinco modelos conforme la demanda se incremente.

"AVTOVAZ tiene la capacidad de producción más barata a la que Nissan y Renault pueden aspirar en el mercado ruso, así que este ganar-ganar deberá continuar beneficiando a cada una de las marcas, permitiéndonos alcanzar 40 por ciento de la participación de mercado con un margen de ganancias para cada uno, mismo que hubiera sido imposible si cada una trabajara por sí sola", dijo Ghosn.

Retomando el tema de China, en el año 2003 las ventas de Nissan han superado las 94.000 unidades, en 2011 ya habían alcanzado los 1.247.738 vehículos y en 2015 se espera que alcancen los 2,3 millones de vehículos. Para llegar a este punto Nissan tuvo que estrechar lazos con las empresas locales y compartir conocimientos con Dongfeng, lo que se tradujo en el nacimiento de la nueva marca Venucia, que para 2015 espera el lanzamiento de cinco modelos, incluido un eléctrico.

Renault centrará su ataque precisamente en los modelos de gama alta y los eléctricos, que vienen a copar la demanda de turismos de lujo y automóviles más eficientes y limpios que ayuden a mejorar el delicado panorama energético y medioambiental al que se lleva enfrentando China desde hace años.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.