Autopartes: cuando reparar no es la opción

El costo de los repuestos originales está superando el valor comercial del mismo carro. ¿Qué hacer en ese caso? ¿Qué repuestos comprar?

Redacción Vehículos

02:36 p.m. 20 de mayo del 2016
Cuando reparar no es la opción

Cuando reparar no es la opción

El alto costo en las autopartes, sumado al alza en los insumos para ciertos procesos de reparación –a causa de la devaluación del peso frente al dólar–, ha hecho que el costo de reparación de un carro sobrepase su valor comercial.

Según cifras de Asopartes, en los últimos 12 meses la devaluación elevó el valor de los repuestos en un 38 por ciento.

Esta situación ha llevado a propietarios de vehículos a buscar repuestos no originales que tienen precios más asequibles. Otros, en el caso de problemas electrónicos, han optado por soluciones como inhabilitar la función de sensores o ciertos sistemas, anulando las alertas para ‘esconder’ la falla. Así tratan de ahorrar unos pesos, pero la operación puede ocasionar otros daños, incluso más graves que la falla inicial.

Las autopartes más costosas son las de los sistemas electrónicos, en donde se encuentran una infinidad de sensores y computadores cuyo precio puede llegar a superar la cuarta parte del valor comercial del vehículo, incluso en modelos del segmento popular.

En un choque simple los vehículos modernos que cuentan con sensores de parqueo y cámara de reversa son los más afectados en cuanto al costo de reparación. Allí la electrónica juega un papel fundamental.

Por lo general el reemplazo de estas piezas y la mano de obra requieren que se haga en sitios especializados donde tienen el conocimiento y las herramientas adecuadas.

Por otra parte, en los carros modernos es tan compleja la electrónica que el computador rechaza piezas no originales, y en otros casos tienen partes no reparables como algunas cajas automáticas, las cuales ante cualquier daño requieren el cambio completo de la unidad, al igual que ciertos motores.

Las cosas se complican a ‘mayor edad’ del carro. A veces no se encuentran las piezas originales y los que le pueden funcionar llegan a valer el doble.

En otro campo, el de latonería y pintura, las reparaciones cuestan en promedio unos cuatro millones de pesos en un buen taller, con el agravante de que estas inversiones son irrecuperables en la reventa.

Cuando reparar no es la opción

Cuando reparar no es la opción

En estas condiciones es bueno contemplar si en lugar de una reparación costosa y la incertidumbre de si el carro quedará bien, lo mejor sea inclinarse por comprar un carro nuevo o un buen usado.

Ahora, hay que tener en cuenta que en el mercado hay diversas opciones de repuestos que en algo le ayudan a su bolsillo.

¿Originales o genéricos?

En lo posible lo mejor es adquirir repuestos originales y más si estos comprometen la seguridad del vehículo, como frenos, piezas del sistema de suspensión y dirección, entre otros.

Otra opción es la que se conoce como genérica. Estas piezas proceden de los mismos proveedores de los fabricantes de los carros, solo que con marca diferente y menor precio. Las denominadas compatibles o alternativas son fabricadas por terceros basados en estudios propios, pero su calidad es discutible.

También están los repuestos de segunda mano que aún conservan una vida útil y que provienen de salvamentos de autos que han sido declarados como pérdida total por parte de las aseguradoras.

Respuestas a problemas con los frenos y sus partes

Cuando reparar no es la opción

Las piezas usadas más seguras provienen de Cesvi Colombia, compañía que recibe los vehículos siniestrados que han sido dados de baja por las aseguradoras. Y tienen a su favor, además de ser originales, un costo muy inferior al del repuesto nuevo.

En Cesvi Repuestos procesan automóviles cuya matrícula ha sido cancelada, “con la garantía de que cada pieza que se comercializa tiene claro su origen y no tienen pendientes judiciales o fiscales”, explica Mauricio Ruíz, su gerente.

La chatarrización de vehículos particulares podría ser una salida para los dueños de carros que, por falta de dinero para la reparación, por la no consecución de repuestos o un arreglo demasiado costoso, los tienen guardados en un taller o abandonados en un garaje.

Pero la posibilidad de adquirir repuestos usados originales por esta vía es imposible hoy en Colombia, pues no hay forma de chatarrizar vehículos particulares, lo que además incentiva el crecimiento del mercado negro y el hurto de vehículos que son desguasados por bandas internacionales y cuyas partes van a dar a manos de comerciantes inescrupulosos.

Cuando reparar no es la opción

Cuando reparar no es la opción

¿Cuándo vale la pena reparar?
*La marca y modelo del vehículo es considerado ícono de la industria.
*El carro es candidato o tiene placa de antiguo y clásico.
*Porque tiene valor histórico o sentimental.

¿Cuándo debería cambiar?
*Los costos de reparación son altos, frecuentes y equivalentes a las cuotas de un vehículo nuevo.
*Permanece más tiempo en el taller que en la calle.
*No consigue los repuestos originales.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.