Robo de carros en 2016 dejó pérdidas por 230 mil millones 

Una investigación de la Universidad Nacional determinó esta cifra como consecuencia de que sólo el 29% de los carros robados estaba asegurado.

Por Redacción Motor

04:30 p.m. 13 de julio del 2017
Robo de carros

Robo de carros

Una investigación adelantada por la Universidad Nacional, sede Medellín, cuantificó que la afectación al patrimonio generada por el robo de carros no asegurados en el país dejó pérdidas de 231.402 millones de pesos.

“De los carros robados en 2016 solo el 29% estaba asegurado, lo que provoca pérdidas potenciales del 71% para sus propietarios, pues nadie les responde, y significa la disminución de su capital (detrimento patrimonial)”, explicó el profesor Santiago Medina Hurtado, uno de los directores de esta investigación.

Para su desarrollo se tomaron datos del periodo 2006-2012 del Ministerio de Transporte, la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (Dijín), la Asociación del Sector Automotriz y sus Partes (Asopartes) y las aseguradoras colombianas, y se actualizaron a 2016 con datos de robos ocurridos durante ese año.

La importancia de las autopartes originales

autopartes originales.

Después se elaboró una base de datos a la que se le aplicaron métodos estadísticos y procesos de simulación que permitieron identificar el comportamiento de los hurtos durante el periodo analizado en Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla.

Así, los investigadores Medina Hurtado de la U.N. y Jorge Aníbal Restrepo Morales, de la Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas del Instituto Tecnológico de Antioquia, identificaron que estas capitales son las más afectadas por este flagelo, y también establecieron que cuando los hurtos disminuyen en una ciudad aumentan en otra: las correlaciones son de -0,24 entre Medellín y Bogotá, y de -0,20 entre Medellín y Barranquilla.

Cuide las llantas de su vehículo

.

Según el profesor Medina Hurtado, esto se debe a que las bandas delictivas realizan una 'gira' de hurtos. Otro resultado del estudio fue determinar que las marcas más robadas en Colombia (hasta de un 80 %) son Renault, Chevrolet y Hyundai.

Para los docentes, el hecho de que las cifras de hurtos vayan en aumento evidencia la existencia de un mercado que promueve estos actos, y en el cual participan bandas organizadas, deshuesaderos, distribuidores de autopartes, etc. También indican que “se debe a fallas estructurales del mercado, ya que los vehículos se devalúan rápidamente, mientras que sus partes ganan importancia y precio en comparación con el valor del carro completo”.

Mercado de autopartes de Bosch se concentrara en internet

Mercado de autopartes.

Disminuir costo de repuestos
Una de las soluciones contempladas en la investigación, que podría ayudar a reducir el robo de carros, sería disminuir el costo de los repuestos nuevos, “porque el país tiene un nivel de ingreso per cápita muy bajo y obviamente personas cuyos vehículos no tengan seguro y hayan sufrido un siniestro no pueden comprar un repuesto costoso. Por ejemplo, una farola que vale 500.000 pesos en un almacén autorizado, en el mercado negro se consigue en 50.000 pesos”, puntualizó Restrepo.

Inventos en los carros que son tendencia

Espejos.

El seguro, herramienta fundamental
El profesor Restrepo Morales menciona que en Colombia no existe la cultura del seguro, porque la gente lo asume como un gasto y no como una inversión.

Sin embargo, el detrimento patrimonial por hurto afecta la generación futura de ingresos de una familia pues la adquisición de vehículo se suele hacer como una inversión monetaria.

Esta situación se evidencia en que el mercado de los seguros tiene una participación de apenas el 2,5 % en el producto interno bruto (PIB), un monto bajo en comparación con países como Chile, donde es del 4,1 %, o Puerto Rico, con el 15 %, según la Superintendencia Financiera de Colombia.

Tomado de la Agencia de Noticias, UN.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.