Los secretos escondidos de las fichas técnicas

Al comprar un vehículo, sea este nuevo o usado, hay varios aspectos para tener en cuenta: seguridad, eficiencia y confort.

Redacción Vehículos

02:47 p.m. 04 de septiembre del 2015
Los secretos escondidos de las fichas técnicas

Los secretos escondidos de las fichas técnicas

Desde sus inicios hace más de un siglo, hasta hoy, la industria automotriz no ha parado de crear y desarrollar tecnologías más eficientes y seguras para los usuarios y amantes del automóvil. Hoy hay elementos que llegan a su obsolescencia en poco tiempo.

Al comprar un vehículo, sea nuevo o usado, hay varios aspectos para tener en cuenta: la seguridad (frenos antibloqueo, controles de tracción, airbags, apoyacabezas, cinturones de seguridad etc.), eficiencia y economía del motor, y por último el confort.

De estos tres aspectos se ocupan las fichas técnicas, que algunos no entienden o en el peor de los casos no les prestan mayor atención, en particular a los datos sobre las prestaciones de los motores y la potencia en caballos (HP).

En este punto es en el cual la industria ha dado un vuelco importante en los últimos años. Se pasó de los famosos ‘carros musculosos’ al fenómeno downsizing, lo que se traduce en motores más pequeños sobrealimentados pero manteniendo las mismas prestaciones de potencia y un torque o par motor máximo.

Aquí, con estos términos, es donde entender los datos de la ficha técnica del motor empieza a enredarse para muchos. La potencia de un auto es importante, pero el ‘empuje’ en el tráfico normal de nuestras ciudades cumple un papel secundario. Mucho más importante es el torque.

Hay que mirar separadamente los datos de una ficha técnica y siempre que se quiera comparar entre vehículos, es clave tener en cuenta el peso y las relaciones de la caja, pues según estos elementos el rendimiento cambia de manera importante.

Mientras más liviano, mejor; con más relaciones, óptimo; menor cilindrada y más torque, ideal; cifras fantásticas de consumo en el folleto, dude bastante; más válvulas por cilindros, más eficiente y moderno. Veamos en esta entrega las principales variables y ejemplos.

Los secretos escondidos de las fichas técnicas

Los secretos escondidos de las fichas técnicas

¿Cómo se mide el torque?

La potencia depende del torque multiplicado por el número de revoluciones por minuto (rpm) en que gira el motor. Ahora, el número de caballos (HP) de un vehículo es un valor máximo que se alcanza acelerando a fondo y a un número determinado de revoluciones. Por ejemplo, en el Renault Logan de ocho válvulas la máxima potencia es de 75 HP a 5.500 rpm y el torque es de 11,6 kg/m a 3000 rpm. También se puede expresar en Nm (Newton/metro), como por ejemplo en el MINI John Cooper Works que señala tener 320 Nm entre 1250 y 4800 rpm, y una máxima entrega de potencia (231 HP) al llegar a las 5.500 rpm.

En síntesis, cuanto más alto sea el torque máximo y más bajo el número de revoluciones del motor al que se alcanza, más fuerza de empuje tendrá el vehículo, lo que lleva a ratificar que el torque es más importante que la potencia.

Dicho de otra forma, el torque sí es fuerza. Un motor puede tener caballos en el máximo de revoluciones pero el torque es la fuerza como los aplica. Ahora, lo de las unidades de medida depende del origen de vehículo. Nm significa newtons por metro; Kgf-M es kilográmetros por metro, y también se usa libras/pie, en medidas americanas. Todos equivalen entre sí aplicando los correspondientes factores que figuran en las tablas de conversión.

¿Qué es la relación de compresión?

Es el número de veces que se reduce el volumen donde actúa la mezcla aire-gasolina. Cuando el pistón está abajo en el cilindro hay un determinado espacio de capacidad, que se suma al de la cámara de combustión. Digamos que sean 100 cm3 en total.

Cuando el pistón llega arriba, ese espacio se ha reducido y siguiendo el ejemplo de relación de compresión 10.0:1, podría medir solamente 10 cm3. Para definir esa característica, se usa la relación de compresión que es la división de esos dos volúmenes y que en este caso sería de 10 a 1. Mientras más alta sea la cifra, mayor es la reacción del conjunto biela-pistón en la carrera de trabajo, pero eso tiene unos límites muy precisos.


La relación peso / potencia

Es la cantidad de kilos de peso o masa del vehículo que se deben mover por cada caballo que produce el motor. PS significa ‘pferdestarke’, caballo fuerte en alemán, y es lo mismo que un caballo. Hay una forma fácil de aproximarse a saber qué tan ágil o que tan ‘bobo’ es su carro, y es dividir el peso en kilos del auto por el número de caballos. Genéricamente se puede decir que toda cifra por encima de 10 kilos de carga por caballo es un carro perezoso y de ahí para abajo es cada vez más brioso. Un F1 tiene, para referencia, cerca de 1.3 caballos por kilo.


Verdades a medias de las fichas técnicas

Por lo general la información sobre consumo, aceleración o velocidad máxima son el resultado de pruebas realizadas en laboratorios o pistas, que distan mucho de la realidad cotidiana de un conductor. Veamos

Aceleración: da un indicio de su agilidad, pero no es lo mismo pasar de 0 a 100 kph al nivel del mar, que hacerlo en Bogotá, a 2.600 metros de altura.

Consumo: este es el menos real de los datos, porque lo que muestra la ficha técnica son los resultados de pruebas de homologación en condiciones de laboratorio. El consumo se acentúa con los trancones, el estilo de conducción, la altura sobre el nivel del mar, el tipo de gasolina, etc.

Velocidad máxima: es difícil unificar esta variable. De todas maneras, y por más perfecta y larga que sea una recta, es imposible alcanzar la misma velocidad en un sitio alto que en otro al nivel del mar, y con un piloto experto en este tipo de pruebas y un usuario común.

Los secretos escondidos de las fichas técnicas

Los secretos escondidos de las fichas técnicas

Los supuestos ‘plus’ para pescar incautos

*Tercer stop: por ley, todos los vehículos deben tenerlo.
*Manijas cromadas.
*Tapetes deportivos.
*Cinturones de seguridad traseros: también son de ley.
*Espejo retrovisor con sistema anti-encandilamiento.
*Maletero alfombrado.
*Guantera.
*Caja de cinco velocidades, más reversa.
*Barras protectoras en las puertas.
*Apoyacabezas regulables.
*Radio CD con cuatro parlantes y antena.
*Parachoques con absorción de impactos.
*Parasol para conductor y acompañante.
*Asiento trasero completo.
*Limpiaparabrisas delanteros.
*Baúl grande.
*Parabrisas trasero con desempañador.
*Cierre centralizado con telecomando inteligente.
*Luz de advertencia del cinturón de seguridad.
*Luz de techo.
*Panorámicos delantero y trasero tipo laminado.
*Portavasos.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.