La seguridad está de cumpleaños

El 10 de julio de 1962 se le concedió a Nils Bohlin la patente para el cinturón de seguridad de tres puntos.

Redacción Vehículos

10:32 a.m. 18 de julio del 2016
La seguridad está de cumpleaños

La seguridad está de cumpleaños

Aunque en mayor o menor medida, según la época, los automóviles y la seguridad siempre han estado ligados y a través de los años se han dado diferentes avances tanto en torno a la protección de los ocupantes de los vehículos como de las demás personas alrededor de estos. Sin embargo, para muchos el más significativo de todos ha sido el cinturón de seguridad de tres puntos.

Luego de graduarse como ingeniero mecánico en 1939, en 1942 el sueco Nils Bohlin entró a trabajar como ingeniero de aeronaves en la Compañía Sueca de Aeronaves, más conocida como SAAB, también fabricante de automóviles. Allí se encargó, entre otras cosas, de desarrollar las sillas eyectables para los pilotos, trabajo que despertó el interés de Gunnar Engellau, entonces presidente de Volvo, y quien le ofreció un puesto en su compañía.

Podría parecer paradójico que Bohlin aceptara la propuesta, pues su nuevo trabajo sería lo contrario a lo que venía haciendo: debía mantener a los ocupantes de los carros en su puesto, especialmente en caso de un choque. La verdad es que él ya había hecho algunos avances en este respecto, por lo que la oferta de Volvo simplemente fue la libertad de desarrollarlos.

Para ese momento Volvo ya había experimentado con un cinturón, pero la base de Bohlin fue la patente que tenían Roger Griswold y Hugh DeHaven. Se trataba de uno diagonal y otros dos bajos, con una hebilla en el centro frente al pecho de la persona, diseño que el ingeniero sueco evolucionaría al que hoy en día conocemos.

Una vez recibida la primera patente y realizadas las pruebas que demostraban su efectividad frente al cinturón de seguridad dos puntos, el de tres se estrenó en los Volvo Amazon y PV544 en 1959. A pesar del escepticismo inicial este sistema de seguridad probó su valor en el mercado local y posteriormente en el internacional.

La seguridad está de cumpleaños

.

La patente No. 3.043.625 otorgada el 10 de julio de 1962 por la oficina de patentes de Estados Unidos a Nils Bohlin para su cinturón de seguridad sentó las bases para comenzar a implementarlo en ese y otros países. Y no solo en vehículos Volvo, pues teniendo en cuenta la importancia de este elemento dicha patente se hizo pública para su adopción global.

El logro es evidente. Bohlin no solo recibió numerosos reconocimientos y se le atribuye haber salvado miles de vidas, sino que enfatizó la importancia del uso de los cinturones en los puestos traseros, desarrolló el sistema de protección lateral (SIPS) de Volvo y su patente fue catalogada como una de las ocho más importantes entre 1885 y 1985 para la humanidad.

Otros avances

Además del cinturón de seguridad, hoy en día son varios los elementos y sistemas encargados de la protección de los ocupantes de los vehículos.

A grandes rasgos podríamos diferenciarlos entre los que dependen o no de la electrónica. Por ejemplo, el cambio de paneles interiores metálicos por unos de materiales más blandos ayudó a reducir lesiones causadas por golpes de los ocupantes contra estos, cambio al que contribuyó Ralph Nader, quien en 1966 publicó el libro Unsafe at any speed donde criticaba la poca importancia que se le daba a la seguridad.

La columna de dirección colapsable (también desarrollada por Volvo), el vidrio panorámico laminado y las estructuras deformables o con absorción de impactos, son algunos de los elementos de seguridad que no dependen de la electrónica pero que cumplen un rol vital en la protección de los ocupantes.

Por su parte, las bolsas de aire, los frenos antibloqueo con repartidor electrónico de la fuerza, controles de tracción y estabilidad, el frenado autónomo, el control de crucero adaptativo y demás asistencias no pueden dejarse de lado, pues sin duda alguna cada día juegan un papel vital evitando accidentes.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.