El suplicio de regresar a Bogotá luego de un 'puente festivo'

El retorno a la capital se ha convertido en un dolor de cabeza para los viajeros. Mal les fue a miles de viajeros ingresando por diferentes puntos.

Por Redacción Motor

05:09 p.m. 20 de octubre del 2017
Vía al Llano

Vía al Llano

Hace un poco más de cinco años, en julio del 2012, publicamos en esta sección un artículo titulado “Los 10 pecados capitales de la operación retorno”, que recogía las impresiones de conductores y viajeros luego de regresar a Bogotá un lunes festivo. En esa época, a muchos de ellos les tomó en promedio siete horas volver a la capital del país desde ciudades como Girardot, Melgar, Villavicencio o Villa de Leyva, que en promedio distan unos cien kilómetros.

Lea también: Nueve horas del Llano a Bogotá (Crónica)

Lo que vivieron los viajeros el fin de semana pasado demuestra que en poco o nada ha cambiado la situación. Y lo que es peor, todo indica que no va a mejorar pues uno de los problemas neurálgicos son las entradas a Bogotá y no hay asomos de que vayan a ser intervenidas en el corto o mediano plazo, lo cual se traduce en que volver a la capital un lunes festivo o cualquier domingo seguirá siendo un suplicio.

La infraestructura actual de la ciudad y el diseño de sus mal llamadas autopistas, como lo contamos en otro artículo también en el 2012, hace que el trabajo de los miles de agentes de tránsito que cada puente despliega la Policía Nacional en las carreteras no sea tan eficiente como se pretende.

Vía al Llano

Vía al Llano

De nada sirven diez agentes de policía ‘echando pito’ en una cuadra si la siguiente está llena de huecos o con un carril inutilizado por franca desidia de las autoridades, como ocurre en la calle 13. El abandono y la desidia es tal que el aviso que les da la bienvenida a los viajeros que llegan por el occidente está deteriorado, cayéndose a pedazos hace cinco años y a las entidades de Bogotá parece no importarles. Ese aviso es un indicio de lo que los turistas van a encontrar un poco más allá.

En los trancones la Policía no tiene la culpa, pero podría hacer mucho más que eso, como en su momento lo prometieron en diversas entrevistas varios de los oficiales que han llegado a la Dirección de Tránsito. Por ejemplo, usar la cantidad de motos que tienen para que los agentes ‘patrullen’ una carretera y ‘apuren’ a los lentos que no saben usar los carriles, o mover a los varados, o ‘sancionar’ a los que se paran a comprar arepas en sitios imposibles. Simplemente se instalan en los sitios críticos y en grupos cuando podrían repartirse y usar todas sus herramientas para estar en el camino de manera flotante y permanente.

Vía al Llano

Vía al Llano

Porque el problema de los trancones no es responsabilidad solo de las autoridades. Muchos conductores ponen su granito de arena negativo saliendo de viaje con vehículos en mal estado, haciendo caso omiso de los avisos que piden usar el carril izquierdo solo para adelantar, y van a paso de tortuga por ahí; o los que sin ningún recato se toman un carril de la vía para estacionar mientras sus acompañantes compran las arepas.

También están los dueños de negocios y restaurantes a orilla de la carretera que instalan conos para frenar el tráfico sin ninguna autorización.

Así, sumando estos lunares el problema crece en cada puente festivo, y más en casos como el pasado que era atípico por el fin de la semana del receso escolar, que requiere de una mejor planeación. Moverse a 10 kilómetros por hora como les pasó a quienes venían de Villavicencio no puede calificarse como ‘un éxito de la operación retorno’.

Vía al Llano

Vía al Llano

Los lunares que contribuyen al trancón

1.- Los peajes
El sistema de cobro en efectivo es obsoleto y causa demoras y atascos. En el 2015 se definió el sistema del IP/REV ‘Interoperabilidad del recaudo electrónico vehicular’, es decir el sistema de pago electrónico de peajes mediante un dispositivo TAG (adhesivo pegado al panorámico del carro que permite ser leído en la estación de peaje).

A través de resoluciones y decretos se estableció un régimen de transición de 18 meses contados desde el 23 de octubre del 2015, plazo en el cual las concesiones que prestan el servicio de pago electrónico de peajes y las empresas que vinculan a los usuarios denominados intermediadores (Facilpass, Open Pass, Flypass y Paseya, entre otras) cumplan los estándares exigidos.

Por estos días deben entrar a operar 20 peajes en carreteras a cargo del Invías, pero en el caso de las concesiones viales el proceso ha sido más lento y los usuarios tienen poca información sobre dónde adquirir el TAG único, porque con la cantidad de operadores que hay cada carro tendría que llevar por lo menos cinco en su parabrisas.


2. Terminales de buses

Este es un problema que se presenta en vías principales que son utilizadas por el transporte público de pasajeros, buses, colectivos y taxis como terminal para recoger y dejar pasajeros.

3. Mal uso de los carriles

A pesar de los avisos que indican ‘usar el carril izquierdo solo para adelantar’, es común ver por las carreteras de doble calzada pesados camiones o conductores que entorpecen el flujo de los demás vehículos. En estos casos la policía pocas veces actúa.

Noticias recomendadas

Más noticias

Crónica: Nueve horas del Llano a Bogotá

Damos paso a este relato de un lector que vivió una odisea el pasado fin de semana en la vía al LLano donde hubo un deficiente manejo del tráfico.

Ciclomotores: ¿Un salto al vacío?

El Ministerio de Transporte y otras entidades tienen seis meses para cumplir con el reto de poner orden en la movilidad eléctrica.

La Policía de Tránsito no da más

Ni aumentar el número de agentes ni semáforos intermitentes servirán de nada si por las vetustas entradas a Bogotá tienen que llegar 250.000 carros.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.