Retro: Suzuki SJ410, desde Japón para siempre

Llegó a Colombia a mediados de 1982, luego que en enero de ese año se creara Suzuki Motor de Colombia S.A.

Por Redacción Motor

10:14 a.m. 08 de julio del 2015
Suzuki SJ410, para siempre

Suzuki SJ410, para siempre

Con la antesala de los bien recibidos LJ20 y LJ50, y la gran proeza del LJ80 que en 1980 escaló el cerro de Monserrate (subieron tres camperos), el Suzuki SJ410 arribó a nuestro país.

Las siglas SJ, abreviaciones de Suzuki Jimny, eran seguidas de un cuatro (4) que indicaba el número de ruedas motrices, y 10, refiriéndose al cilindraje de un litro del motor. Sin embrago, en realidad eran 970 cm3, que desarrollaban 45 caballos de potencia a 5.500 rpm y 7.5 kg/m de torque a 3.000 rpm.

Siguiendo la tradición de sus antecesores, no solo contaba con una carrocería con techo de lona y de reducidas dimensiones (3.44 metros de largo y 1.46 de ancho), sino con un sistema de doble tracción y reductora. Aunado a su peso de apenas 890 kg, el SJ410 era un pequeño capaz de llegar a donde se quisiera.

Suzuki SJ410, para siempre

Suzuki SJ410, para siempre

Ambos ejes hacían uso de un sistema de suspensión compuesto por ejes rígidos, amortiguadores y ballestas semi-elípticas, y los frenos eran de disco adelante y campana atrás.

El espacio, al igual que la comodidad y los accesorios, eran reducidos. Pero en cuanto a sus capacidades, que era su propósito, superaba todas las expectativas. La versión corta fue acompañada en 1983 por la versión larga, que también contaba con techo de lona.

En 1985 el SJ410 dio paso al SJ413, el cual estuvo presente hasta 1987. De cualquier forma, su sucesor estaría presente bajo el corbatín de Chevrolet y con el nombre Samurai, seguido algunos años después por el Jimny, que en 2012 comenzaría a llegar nuevamente bajo su marca original con el arribo de Derco, representante de Suzuki desde entonces.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.