Colección: El tanque T-26 del ejército rojo

Recorte el cupón que sale el 21 de septiembre en EL TIEMPO y, más 21.900 pesos, reclámelo en almacenes o centros de venta de EL TIEMPO Casa Editorial.

Redacción Vehículos

11:34 a.m. 20 de septiembre del 2017
T-26 soviético

T-26 soviético

A finales de la década de 1920 los altos mandos militares de la Unión Soviética, conscientes de la necesidad de crear un destacamento de vehículos blindados de diferente tipo para que ofrecieran apoyo a sus fuerzas de infantería, iniciaron la construcción de varios modelos tácticos.

Entre ellos se destacó el T-26, basado en el Vickers 6-Ton británico, uno de los modelos de tanques más exitosos de esa época. El T26 era acorazado pequeño, ligero y ágil, cuyas primeras versiones fueron prácticamente idénticas al original británico.

T-26 soviético

.

Durante los diez años que estuvo en producción (1931-1941), las mejoras se enfocaron en aumentar su eficiencia en combate y en la protección de su blindaje.

Al comenzar la Segunda Guerra Mundial, intervino en la invasión soviética de Polonia y en la campaña contra Finlandia de 1939 a 1940.

El T-26 también tuvo una destacada participación durante la Guerra Civil Española, donde fue enviado para apoyar a la República Española contra las fuerzas sublevadas al mando del General Francisco Franco.

T-26 soviético

.

Aunque la URSS fue el mayor usuario del T-26, vendió algunas unidades a otros países, como Afganistán, China y Turquía.
Los ejércitos de España y Finlandia también los usaron de manera extensa hasta los años 60.

Noticias recomendadas

Más noticias

Nuevas Indian FTR1200 y FTR1200S

La icónica marca de motos presentó, bajo el brazo de Polaris, estas dos máquinas con las que pretende recuperar su posición en el mundo motero.

Lavado de cara al Chevrolet Camaro

Chevrolet mostró el nuevo vehículo ligeramente rediseñado que estrena equipamiento y recibe algunos cambios en su carrocería.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.