Se despide el 'carro más barato del mundo'

Agoniza el Tata Nano que nunca logró la aceptación en India que era su mercado natural. El carro de menos de 3 mil dólares fue un fracaso en ventas. 

Por Redacción Motor

04:31 p.m. 12 de julio del 2018
Tata Nano poco a poco va muriendo en la línea de producción

Tata Nano poco a poco va muriendo en la línea de producción

El 'carro del pueblo', como lo denominó Tata en su momento no le gustó al pueblo y su destino ya está sellado. Ni cuando fue fiel a su filosofía, como un auto de menos de 3 mil dólares, ni menos cuando quiso salirse de esa 'camisa de fuerza' con mejoras de seguridad, equipo y fabricación logró entusiasmar a los compradores de uno de los mercados más grandes del mundo.

Cuando se anunció su llegada en 2009 para la India su precio era su principal atractivo pues era de menos de 3 mil dólares. Ese precio se justificaba en su apariencia, interior espartano, ausencia de equipo y de seguridad. Básico, básico.

El objetivo de la marca Tata, dueña de Jaguar y Land Rover, era ofrecer algo más de 'seguridad' y estatus para que la gente dejara masivamente la motocicleta, allí donde las dos ruedas reinan.

Tata Nano

Tata Nano

Este lanzamiento se produjo un año después de la adquisición delas marcas británicas por parte de Tata Motors y en un momento de desaceleración de la que para ese entonces era una de las economías con mayor crecimiento del mundo.

Sin embargo, la firma se proyectó fabricar unas 350 mil unidades de este carro cada año y esperaba que su diminuta mecánica no representará grandes cambios en consumo para los que dejaran la moto.

Tata Nano en Global NCAP

Tata Nano en Global NCAP

Y es que el Tata Nano tenía un diminuto motor de 2 cilindros y 625 c.c. con 37 caballos de potencia y una cabina, proporcional al motor, de 3.1 metros de largo. 

Para acallar las críticas, la marca anunció que este carro tendría versiones más equipadas y que incluso llegaría a Europa con airbag y todos los requisitos de equipo y seguridad. Pero no fue así.

Tata Nano

Tata Nano

Desde el principio, tal vez la austeridad de su estilo y de sus prestaciones decepcionaron y eso se vio reflejado en las ventas en uno de los mercados de autos más importantes del mundo.

Luego de 4 años en India apenas se habían vendido 229.000 unidades y luego del quinquenio la marca decidió intentar una reinterpretación del carro, con algunos ajustes en diseño y mejoras, obligatorias por ley, en seguridad, así como en equipo. Y, claro, esto también elevó su precio.

Tata Nano

Tata Nano

Pero tampoco esta fórmula le dio resultado a la marca. Luego de estas renovaciones la demanda no cambió y al contrario poco a poco los compradores se fueron evaporando.

Al punto de que al cierre de junio de este año sólo se fabricó una unidad en la planta con un mes cuyas ventas crecieron un 38% en India y un año antes, durante el mismo periodo, se habían hecho sólo 275, según informes del periódico India Economic Times. Así de oscuro el horizonte.

Tata Nano modificado con 230HP

Tata Nano modificado con 230HP

Inclusive la marca llevó uno de sus carros con 230HP para hacerlo el más veloz del mundo y poder darle un empujó publicitario, pero ni este intento tuvo alientos.

Así, según el fabricante indio, asegura que el Tata Nano no podrá continuar en su forma actual, lo cual es, entre líneas, la firma del acta de defunción para el carro que iba a venderse en masa. Y así, mientras esta desaparición se hace oficial, queda una lección empresarial para la industria automotriz del mundo.

DATO
Hasta junio de 2018 se han vendido menos de 300 mil unidades del Tata Nano desde su lanzamiento en 2009.

Noticias recomendadas

Más noticias

Virus del Zika alcanzó a Tata Motors

La marca le cambiará el nombre a uno de sus nuevos vehículos pues por una coincidencia desafortunada lo bautizó Zica pocos meses antes de la epidemia.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.