El plan maestro del ‘loco’ Elon Musk

El fundador, propietario y financiador de Tesla, busca integrar su marca a SolarCity, empresa experta en almacenamiento de energía solar.

Revista Motor

05:17 p.m. 09 de agosto del 2016
El plan maestro del ‘loco’

El plan maestro de un ‘loco’

El fin es crear un gran conglomerado capaz de generar y almacenar energía para que “la civilización no se venga abajo” cuando se acaben los combustibles fósiles. ¿Plan maestro o sueño imposible?

No es un principiante en esto de fundar y financiar empresas. De hecho, a los 45 años, el multimillonario sudafricano Elon Musk, de padre norteamericano y madre canadiense, ya tiene a sus espaldas varias reputadas compañías de innovación tecnológica, entre las cuales se destaca SpaceX, que desde el 2002 estudia la posibilidad de llegar a Marte, junto a la Nasa.

PayPal, la empresa de pagos en línea más grande del mundo; OpenAI, de investigación de inteligencia artificial; Hyperloop, concentrada en el desarrollo de un medio de transporte de alta velocidad consistente en cápsulas impulsadas dentro de un tubo con aire a baja presión y, por supuesto, Tesla Motors, fabricante de vehículos deportivos eléctricos, son sus locuras más destacadas.

¿Qué tienen un común? Su obsesión por las energías alternativas. Esto lo motivó a lanzar un ‘Plan Maestro’ alrededor de los modelos Tesla, hace ya 10 años, el cual dividió en cuatro etapas: 1. crear un auto de poco volumen y necesariamente costoso; 2. utilizar ese dinero para desarrollar un vehículo de volumen medio y menor precio; 3. invertir la plata resultante en un vehículo asequible y de alto volumen; 4. proporcionar energía solar. “El punto era, y sigue siendo, estimular la llegada de la energía sostenible, de manera que podamos imaginar el futuro y decir que la vida siga siendo buena. Esto es lo que significa sostenible”, escribió Musk en su plan.

EL PLAN MAESTRO DEL ‘LOCO’

.

El mes pasado, el genio de Tesla Motors decidió mostrar la segunda parte de su ambicioso proyecto, que implicará la fusión de su armadora de carros con la compañía SolarCity (proveedor estadounidense de servicios de energía solar para viviendas y empresas, de la cual posee el 20 por ciento de las acciones) con el fin de convertir a Tesla en generador y almacenador de esa energía. La idea es “crear un techo solar integrado con baterías, estético y funcional, que le sirva a cada individuo, y luego escalarlo a nivel mundial”.

Su nueva visión implica que SolarCity utilice baterías de Tesla Motors para almacenar energía renovable, un ambicioso proyecto que, como lo manifestó el propio Musk durante la presentación, es imposible de llevar a cabo si Tesla y SolarCity siguen como compañías independientes.

EL PLAN MAESTRO DEL ‘LOCO’

.

Este nuevo paso no significa, sin embargo, que el primero haya sido cubierto por completo. Todo lo contrario. Luego de la publicación del nuevo plan Musk, el valor de Tesla Motors cayó 3,4 por ciento por el escepticismo que el anuncio generó en los inversionistas, el cual se incrementó luego de que la compañía develara los resultados financieros del primer trimestre del 2016, en donde se evidenció una pérdida de 282,2 millones de dólares, es decir, 83 por ciento más que en el mismo periodo del 2015.

De hecho, Tesla Motors no ha generado ganancias desde el 2010 y ya acumula deudas futuras por 2.500 millones de dólares, casi la misma suma que le costará a Musk la fusión de Tesla Motors con SolarCity, una operación que se calcula en 2.860 millones de dólares.

EL PLAN MAESTRO DEL ‘LOCO’

.

Esta caída en el balance de la compañía automotriz se debe, en gran parte, a que la ensambladora no ha podido cumplir con los pedidos de sus vehículos, los cuales sumarían 80.000 para el 2016, pero que, a la fecha, presentan un desfase de 14.370 unidades, una cifra que difícilmente recuperará durante el segundo semestre del año porque –por si fuera poco– el anuncio del nuevo plan coincidió con el accidente mortal sufrido por un estadounidense a bordo de uno de sus vehículos Model S, que circulaba con el sistema Autopilot de conducción autónoma, una aplicación que Musk defendía en la conferencia de prensa al tiempo que las autoridades de Estados Unidos la cuestionaban.

Hay que reconocer, sin embargo, que personalidades como Elon Musk son las que ponen a pensar al mundo sobre su propia supervivencia, sin que por ello se deban sacrificar principios esenciales para los seres humanos, como la movilidad individual, que este desarrollador tradujo en vehículos eficientes, de gran lujo y confort.

EL PLAN MAESTRO DEL ‘LOCO’

.

“En algún momento tenemos que lograr una economía de energía sostenible o nos quedaremos sin combustibles fósiles para quemar y la civilización se derrumbará –advierte Elon Musk en su nuevo Plan Maestro–. Teniendo en cuenta que debemos reducir los combustibles fósiles de todos modos y que prácticamente todos los científicos están de acuerdo en que un aumento de los niveles de carbono en la atmósfera y los océanos es una locura, cuanto más rápido alcancemos la sostenibilidad, mejor”.

Actualmente, Tesla Motors ofrece tres automóviles bautizados Model S (sedán de lujo), Model X (SUV) y Model 3, el vehículo ‘popular’ de la marca.

EL PLAN MAESTRO DEL ‘LOCO’

.

‘Autonomía’ es el nombre del juego

“A medida que la tecnología madure, todos los vehículos Tesla tendrán el hardware necesario para ser plenamente autónomos (…). Cabe destacar que el ajuste y la validación del software lleva mucho más tiempo que poner cámaras, radar, sonar y computadores”.

Con estas palabras, Elon Musk justifica el desarrollo de un piloto automático realmente eficiente que, según sus propias cifras, sería 10 veces más seguro para los pasajeros y su entorno que la conducción tradicional.

Por eso anunció que no cesará en su implementación, a pesar de los problemas que se han presentado en sus vehículos. “Sería moralmente reprobable retrasar su liberación por temor a una mala prensa o algún cálculo mercantil de responsabilidad legal”, anotó.

EL PLAN MAESTRO DEL ‘LOCO’

.

Pero la autonomía no solo se circunscribe a la seguridad, sino también a una movilidad más inteligente y al confort de conductor y pasajeros. La implementación de un piloto automático eficiente implicará, por ejemplo, la posibilidad de llamar el vehículo desde cualquier lugar de la ciudad para que llegue, solo, a recoger a sus pasajeros.

Una vez adentro, los viajeros podrán ocupar su tiempo en actividades útiles, como leer o adelantar trabajo, y hasta compartir el vehículo cuando, por ejemplo, el propietario está de vacaciones y, desde su lugar de descanso, lo ‘libera’ para que otros lo utilicen.

El plan maestro del ‘loco’

.

Todos ganan

Además de automóviles de consumo masivo (más baratos que el Model 3), Tesla Motors está desarrollando otro tipo de vehículos eléctricos, claves para la movilidad de las ciudades: pick-ups, camiones pesados y transporte urbano de alta densidad. Todos deben estar listos para el próximo año, según lo anunciado por Musk.

Para el empresario, con la llegada de la autonomía tiene sentido reducir el tamaño de los buses urbanos y convertir al conductor en administrador de flota: mejoraría la densidad de pasajeros en cada bus, y el confort y la seguridad se beneficiarían sustancialmente gracias al desarrollo de buses que aceleran y frenan suavemente y a la implementación de paraderos con terminales con teléfonos y diseños que tienen en cuenta sillas de ruedas, coches de bebé y bicicletas.

EL PLAN MAESTRO DEL ‘LOCO’

.

DATOS

Cuatro versiones ofrece la Suv Model X de Tesla para siete pasajeros, todas con tracción 4x4 y autonomía que va desde 322 hasta 400 kilómetros. Los equiparon con dos motores (delantero y trasero) que lo impulsan de 0 a 100 km/h en 3,8 (p90d), 4,0 (90d) y 6,0 segundos (75d y 60d).

1.000 dólares deben pagar los clientes para separar un Model 3, el ejemplar ‘de entrada’ que en estados unidos cuesta 35.000 dólares (100 millones de pesos). Logra una autonomía de 346 kilómetros y su motor eléctrico le permite llegar hasta los 100 km/h en menos de seis segundos.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.