Grandes Barcos de la Historia: Titanic, un coloso de los océanos

Para obtenerlo, recorte el cupón que sale este jueves y reclámelo, más $18.900, en librerías, expendios o en los centros de venta de EL TIEMPO.

Redacción Vehículos

11:28 a.m. 02 de julio del 2015
Titanic, un coloso de los océanos

Titanic, un coloso de los océanos

La aplicación de la energía del vapor durante las primeras décadas del siglo XX en las grandes embarcaciones le permitió al hombre cruzar el Atlántico en dos o tres semanas sin tener que depender de los vientos.

El transatlántico Titanic, último modelo de esta colección, fue uno de los buques que pertenecieron a la era dorada de la navegación comercial de pasajeros junto con buques como el Celtic, Baltic, Olympic y el Mauretania, entre otros.

Fue construido en los astilleros de Harland and Wolff en Belfast (Irlanda del Norte), botado el 31 de mayo de 1911 y asignado a servicio el 31 de marzo de 1912 como el barco de pasajeros más grande y lujoso de la historia.

Diseñado por el ingeniero norirlandés Thomas Andrews, este buque incorporaba varios adelantos tecnológicos, como sus cuatro ascensores y las pantallas herméticas que dividían el barco en 17 compartimentos que, según sus constructores, garantizaban la flotabilidad aún en el caso que una de esas secciones se llenara de agua.

Sin embargo no sirvieron de nada, pues se hundió en su viaje inaugural entre Southampton y Nueva York, en la madrugada del 15 de abril de 1912, tras colisionar con un iceberg, muriendo 1.514 de las 2.223 personas que iban a bordo.

El lujo y ostentación no se quedaba atrás. Tenía nueve cubiertas, se destacaba la enorme cúpula de vidrio que daba luz natural a la escalera que conectaba los distintos niveles del barco, los camarotes de primera clase estaban equipados con chimeneas, estufas eléctricas y los baños disponían de agua caliente y fría, novedad en ese entonces a bordo de una embarcación.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.