Toyota celebró 55 años del Land Cruiser, símbolo de calidad y rudeza

Este icono japonés fue el primer 4X4 del fabricante que se importó a Colombia en 1967. Historia.

Redacción Motor

08:41 p.m. 03 de abril del 2014

Imágenes del Toyota Land Cruiser en sus diferentes series

El Toyota Land Cruiser ha estado presente por más de cuatro décadas en la vida de los colombianos y hoy se mantiene tan vigente como hace 47 años, cuando Distoyota abrió su primera vitrina en el país.

En ese entonces, con una economía ciento por ciento cerrada, las primeras unidades de Land Cruiser entraron como intercambio de productos como el café y empezó su comercialización, convirtiéndose rápidamente en una herramienta de trabajo en los sectores agrícola y ganadero.

La fortaleza de sus motores y su capacidad 4X4 con caja de transferencia y bajo, permitieron que el Land Cruiser se destacara no solo por sus prestaciones, sino por su espacio interior y versatilidad de carrocerías que lo hicieron único e inconfundible.

En el Museo El Chicó de Bogotá, Distoyota presentó recientemente todos los modelos de Land Cruiser que han llegado al país y que han estado presentes durante todo este tiempo.

La historia de todoterreno se remonta a finales de los años 40 y a los inicios de los 50, después del término de la II Guerra Mundial, cuando el 25 de julio de 1951 Corea del Norte invadió Corea del Sur y empezó la guerra que duro hasta 1953.

Para los estadounidenses era demasiado costoso transportar sus famosos Jeeps hasta las costas del pacífico y por eso, hacia 1950, a petición del ejército norteamericano y las recién formadas Fuerzas de Defensa del Japón, Toyota desarrolló en solo 5 meses un vehículo 4x4 llamado Jeep BJ.

Pareciéndose mucho al Willys, este modelo se construyó como un vehículo tanto comercial como militar. Y gracias a su parecido con el Jeep americano fue acusado por algunos de ser una copia, sin embargo, técnicamnete el Toyota Jeep BJ fue construido con una filosofía totalmente distinta.

En la construcción del BJ se utilizaron partes de camiones de 2 y de 4 toneladas y debido al alto torque de su motor 6 cilindros, no requería un bajo. Además la caja de 4 velocidades venía con una buena relación de 5.53:1 en primera marcha, lo que resultaba más que suficiente.

Como Willis registró el nombre Jeep, Toyota debió cambiarlo y en junio de 1954 fue bautizado como Land Cruiser. La producción del BJ terminó definitivamente en 1955 y le dejó el camino libre a la nueva serie 20, que finalmente lo reemplazó.

Con el fin de enfatizar sus posibilidades de todoterreno, Toyota se concentró inicialmente en los mercados del sudeste de Asia, Oriente Medio y Latinoamérica. En estas últimas regiones el Land Cruiser fue muy bien recibido. Rápidamente recibió el sobrenombre de El Macho, como se le conoce todavía en Colombia.

La serie 20 evolucionó a la serie 30 con cambios más mecánicos que estéticos, y de la misma forma que su antecesor, se encontraba en varias versiones dependiendo del largo de la carrocería y el número de puertas, que satisfacía las necesidades de todos sus clientes.

Serie 40, ‘El Macho’

Si bien el éxito de los primeros automóviles de la serie 20 y 30 fue arrollador, el definitivo despegue comercial ocurrió en 1960 con un modelo de mayor tecnología, muy versátil y de nuevo diseño, llamado Land Cruiser Serie 40.

La carrocería recibía un cambio completo de formas, con techo y puertas metálicos (anteriormente estaban disponibles sólo como opción). El diseño general mantenía el aspecto militar de las primeras versiones aunque más suavizado y los guardabarros estaban atornillados al cuerpo principal, con el fin de simplificar las tareas de reparación. El parabrisas ya era de una pieza y disponía en sus laterales de una práctica trampilla de ventilación para los pasajeros.

La serie 40 estuvo en vitrinas durante 24 años, con numerosas modificaciones, mejoras y variantes. Aunque ya se ofrecía una versión larga (los FJ45, con una longitud de casi cinco metros) y con capacidad para nueve pasajeros (en Colombia se les conoce como ‘Monjitas’) éstos eran conocidos como vehículos de trabajo pesado y no confortables.

Serie 60

En 1980 apareció la Serie 60, un paso adelante en lujo y utilidad para uso diario, sin renunciar a la eficacia todoterreno, fiabilidad y robustez del Land Cruiser. Además de los tradicionales motores de seis cilindros de gasolina (modelos FJ60/61/62), los HJ60 ofrecieron en 1982, para el mercado europeo, un moderno motor diésel de 6 cilindros, 4 litros y potencia de 115 caballos.

La serie 60 se destacó por su participación exitosa en el entonces incipiente Rally París-Dakar.

Serie 80

El 1990 Toyota reinventó el Land Cruiser y apareció el Serie 80, siendo el sueño de muchos aficionados al todoterreno en el mundo. Este modelo representa la evolución del anterior hacia el concepto de vehículo ‘total’, con tecnología, prestaciones, comodidad y lujo de máximo nivel tanto en carretera como fuera de ella.

A mediados de los 90, el Land Cruiser FZJ80, a gasolina, de 6 cilindros y 224 caballos, se empezó a comercializar también en Estados Unidos como Lexus LX450 con mayor lujo, comodidad y equipamiento.

Serie 100

Fue presentada en el año 1998 y mostró versiones HDJ 100, apra Europa, y su hermano de gasolina el UZJ100 representando el ‘tope de gama’ de Toyota en cuanto a precio, representación, prestaciones y lujo. En esta serie se incorporaron las últimas tecnologías disponibles en suspensiones, tracción y sistemas de seguridad. Fue así como el modelo UZJ100 ofreció por primera vez en un Land Cruiser un motor de gasolina de 8 cilindros en V a 90 grados.

Para Colombia, Distoyota comercializó la Serie 100 como la versión 1FZ-FE, más robusta y con motores a gasolina de 6 cilindros y de 224 caballos de potencia.

Hoy, en Colombia hay toda la gama de Land Cruiser que evolucionó en modelos como Prado, la pickup Hilux, 4Runner, la Serie 200 (top de la marca) y el FJ Cruiser, el auto retro de la marca, que revive el diseño original del FJ 40 pero con toda la tecnología moderna.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.