Toyota le pondrá motores Mazda a la nueva generación del compacto Yaris

Será un bloque de bajo consumo de combustible con tecnología Skyactiv y las mismas prestaciones que el motor del Mazda 2 que se ensambla en la planta de México recientemente inaugurada.

Redacción Motor

07:06 p.m. 12 de marzo del 2014

En un acuerdo firmado por las dos compañías, quedó establecido que para el 2015 comenzará la instalación de los motores y ambas marcas esperan que anualmente se produzcan unas 50 mil unidades al año del nuevo Yaris con corazón de Mazda.

El mes pasado cuando esa nueva fábrica abrió, las directivas de Mazda en el país mexicano ya habían anunciado que iban a hacer una colocación de motores específicos con destino a un nuevo vehículo de Toyota. Hoy la noticia es una realidad.

Para Mazda, el acuerdo firmado se traduce en una buena expansión de las economías de escala en su operación mexicana, al tiempo que le permite impulsar esta tecnología Skyactiv entre los compradores y clientes de la nueva generación del Yaris de Toyota. Precisamente esa es la tarea más relevante de la recién establecida planta en la ciudad mexicana de Salamanca.

Actualmente, el Toyota Yaris de última generación, que llegó al mercado norteamericano a principios de 2011, está equipado con un motor de inyección directa, siendo una de las pocas mecánicas de ese tipo que aún instala el fabricante.

DATOS
Toyota no ha sido indiferente al uso de motores de otras marcas y lo ha hecho en algunas oportunidades. Por ejemplo el modelo Scion FR-S tiene bajo su capó un bloque Subaru y el Lexus deportivo LFA, descontinuado en 2012, tenía un motor V10 Yamaha.

En Japón, el nuevo Mazda 2 ya se ofrece con tecnología Skyactiv y motorización de 1.3 litros de cilindrada, contrario a lo que sucede en Estados Unidos, aunque y ase anuncia que también en Norteamérica la próxima generación recibirá el conjunto completo de motor, transmisión y chasis de tecnología Skyactiv.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.