Toyota Publica Sports 1962, la nave espacial japonesa

El Publica Sports se dio a conocer por primera vez en el Salón del Automóvil de Tokio y fue la idea que dio pie al primer deportivo en serie de Toyota, el Sports 800. Precursor.

Redacción Motor

08:48 p.m. 03 de abril del 2014

Descubra el Toyota Publica Sports de 1962

El Toyota Publica Sports fue un ‘concept car’ presentado por primera vez en el Salón de Tokio de 1962 y su diseño inspiró el primer deportivo de producción en serie de Toyota, el Toyota Sports 800.

Este vehículo no tenía puertas y en cambio proponía una capota deslizable que permitía el acceso al interior, donde los ocupantes tenían que saltar los lados para ingresar. El techo podía ser quitado por completo para convertirse en un bonito roadster.

Para ser el primer intento de un deportivo, el Toyota Publica Sports tenía su atractivo y aunque no fue impresionante, tampoco pasó inadvertido, sobre todo sin el techo. El nombre Publica fue tomado de un auto familiar más pequeño, que la empresa ya producía desde el año anterior. En ese momento Toyota pensó que tomar el mismo nombre para un concept podría darle una mejor acogida en el mercado.

Su motor era un pequeño 700 cc boxer de 2 cilindros y refrigerado por aire, que producía apenas 28 caballos de potencia. Realmente su rendimiento no destacaba –a pesar de que el auto usó tecnología y materiales derivados de la aviación para mantener un peso al mínimo–.

El interior del Publica Sports era muy minimalista: dos asientos de cubo a muy baja altura, un tablero de instrumentos simple y muy poco de confort, sin radio, calefacción ni guantera.

DATOS:
Una réplica del Toyota Publica Sports reposa en exhibición en el Museo del Automóvil Toyota en Nagakute, Japón.
Afortunadamente los compradores del Toyota Sports 800 (1965 - 1969) recibieron un motor un poco más grande (0,8 litros) de 45 caballos de potencia.

 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.