Lo que trae la reforma tributaria para los carros

Aumento del IVA para los carros nuevos y autopartes. Habrá un nuevo impuesto para la gasolina y el ACPM, y aumentaría el de ‘rodamiento’.

Redacción Vehículos

02:01 p.m. 28 de octubre del 2016
La XIV edicion del Salon del Automovil de Bogota llega con el acelerador a fondo a Corferias

Al final de octubre de 2014, antes del Salón del Automóvil, se vendieron 259.930 unidades. Este año, a esa fecha, hay una caída de 60.000.

A punto de terminar este 2016, que no ha sido precisamente de los mejores años para el sector automotor, y en particular para las ventas de vehículos nuevos, aparece en el horizonte una nueva reforma tributaria que impondrá nuevos gravámenes y aumentará otros que impactarán a la industria y a la clientela.

Entre los 311 artículos que contiene la reforma tributaria que presentó el Gobierno a consideración del Congreso, el que más ha suscitado preocupación es el aumento del IVA (19 por ciento) para los carros nuevos que impacta directamente el bolsillo de los compradores y seguramente ‘espantará’ a algunos de las vitrinas.

Porque si usted estaba pensando en comprar el año entrante tenga en cuenta que su carro nuevo tendrá un mayor valor a partir del 1 de enero, fecha en la cual entrará a regir la reforma que sin duda será aprobada a pesar de que algunas bancadas, incluso de la Unidad Nacional que apoya al gobierno, consideren que “no es conveniente ni oportuna”.

Lo que se ve venir entonces en esa maraña de artículos es que habrá aumentos, pero aún no es claro si en esta oportunidad habrá tarifas diferenciales del IVA como ocurrió en la reforma del 2012, en la que las que llevaron la peor parte fueron las pick-up. O se equilibrarán las cargas con el impuesto de consumo que ese mismo año castigó con una tarifa del 16 por ciento a los vehículos de precio superior a los 30.000 dólares. Los vehículos eléctricos también entrarían en el ‘alza’, pero eso solo se sabrá cuando comience la discusión de la reforma.

Video: Asi se vieron algunos de los estrenos que nos dejo el Salon del Automovil 2014

.

Los bolsillos de los compradores de vehículos nuevos no serán los únicos afectados. Para los propietarios de vehículos el Gobierno está considerando aumentos en el impuesto de vehículos, aunque en el texto no hay ninguna referencia a porcentajes o modificaciones sustanciales de las polémicas tablas que este año expidió el Ministerio de Transporte.

Pero sin duda el golpe más fuerte vendrá por cuenta de un nuevo impuesto que tendrán los combustibles, que fue bautizado como ‘impuesto al carbono’ o ‘impuesto verde’, que aumentaría en 135 pesos el galón de gasolina y en $152 el de ACPM.

De los aumentos que vendrán el año entrante no escaparán los repuestos o autopartes y accesorios, que se verán afectados por el IVA. Ni tampoco los equipos para la conversión del sistema de alimentación de combustible para automóviles (gasolina/gas). Y en esa misma bolsa entran las partes, repuestos y recipientes de almacenamiento de gas.

Mayo: ventas a la baja

.

Según el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, hay razones suficientes para aprobar esta reforma. Por un lado, el país tiene un serio problema ocasionado por los bajos precios y la baja producción de petróleo. Y por el otro, tiene un ‘hueco’ fiscal de 20 billones de pesos en las finanzas públicas. Y por eso sostiene, a pesar de las críticas, que “esta reforma es impopular, pero al mismo tiempo necesaria”.

¿Qué es el impuesto verde?

En el capítulo de ‘novedades’ que el Gobierno incluyó en la reforma tributaria, hay uno dedicado a los impuestos verdes. En este se establece la tarifa para cada uno dependiendo de la cantidad de CO2 (dióxido de carbono) que produzca el uso de todos los combustibles fósiles, incluyendo todos los derivados de petróleo que sean usados con fines energéticos.

En el caso de la gasolina se propuso una tarifa de $135. Eso es lo que usted pagará por cada galón de gasolina cada vez que llene su tanque.

Tratándose de derivados de petróleo, el impuesto se causa en las ventas efectuadas por los productores, en la fecha de emisión de la factura; en los retiros para consumo de los productores, en la fecha del retiro; en las importaciones, en la fecha en que se nacionalice el derivado de petróleo.

El impuesto al carbono tendrá una tarifa específica considerando el factor de emisión de dióxido de carbono (CO2) para cada combustible determinado, expresado en unidad de volumen (kilogramo de CO2) por unidad energética (Terajouls) de acuerdo con el volumen o peso del combustible. La tarifa corresponderá $15.000 por tonelada de CO2.

Dado que cada uno de los combustibles tiene diferentes niveles de emisiones de CO2, el documento especifica la tarifa para cada uno por unidad. En el caso de gas licuado de petróleo, la tarifa por galón sería de $ 95; para la gasolina, de $135; el kerosene y jet fuel, $148; el ACPM, de $152; y fuel oil, sería de $177.

Están exentos de este impuesto el alcohol carburante con destino a la mezcla con gasolina para los vehículos automotores y el biocombustible de origen vegetal o animal de producción nacional con destino a la mezcla con ACPM para uso en motores diésel.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.