Así se transforma un carro de gasolina a eléctrico

La empresa colombiana EVCO ha realizado 15 conversiones de este tipo en varios autos. Conocimos su banco de prueba: un Volkswagen Escarabajo de 1961.

Por Redacción Motor

02:32 p.m. 07 de diciembre del 2018
Transformación de un carro a gasolina a uno eléctrico

Transformación de un carro a gasolina a uno eléctrico - Fotos: Carlos Ortega.

Salvo por algunas modificaciones, como los rines, o algunas actualizaciones, como las luces delanteras y traseras de led, el Volkswagen Escarabajo modelo 1961 de la empresa colombiana EVCO pasa en las calles como un ejemplar de este modelo en unas condiciones destacables y dignas de un amante de estos autos.

Pero eso es apenas la punta del iceberg pues si bien el vehículo recibió un importante trabajo de restauración para dejarlo en un estado estético impecable, su motor a gasolina refrigerado por aire fue removido para dar cabida a un motor eléctrico asincrónico con baterías de ion de litio de 96 voltios, conversión que supera los 42 millones de pesos.

Transformación de un carro a gasolina a uno eléctrico

Transformación de un carro a gasolina a uno eléctrico

La transmisión original de cuatro cambios del Escarabajo sí se mantuvo en su lugar, solo que ahora se acciona sin el embrague: la ventaja es que gracias al torque entregado por el motor eléctrico se puede circular en todo momento (incluso en el arranque) en tercera marcha. En todo caso, de querer meter el cambio, solo se debe soltar el acelerador, mover la palanca y volver a acelerar.

De acuerdo a sus promotores, Andrés García y Miguel Castillo, esta versión de motorización ofrece una autonomía de unos 160 kilómetros en ciudad y las baterías se pueden recargar desde una toma de corriente convencional de 110 voltios en aproximadamente siete horas. Si se consigue una toma de 220 voltios, ese tiempo puede ser de unas tres horas.

Para probar la autonomía y verstatilidad de este modelo, ya hicieron un viaje desde Bogotá hasta Medellín, el cual pudieron completar sin contratiempos.

Transformación de un carro a gasolina a uno eléctrico

Transformación de un carro a gasolina a uno eléctrico

En el caso de este Escarabajo, el motor eléctrico se ubica en la misma posición en que estaba el de gasolina (igual que en las demás conversiones) para acoplarlo a la transmisión, en tanto que las baterías van ubicadas en el baúl que está detrás de la banca trasera. Gracias a que estos motores, desarrollados en China, son específicos para su aplicación en automóviles, están totalmente aislados para que no haya problema durante la lluvia o al pasar por calles inundadas.

Además se garantiza su aplicación en prácticamente cualquier tipo de vehículo, razón por la cual sus 15 clientes son tan variados como un Chevrolet Sprint, una Chevrolet Captiva, un Renault 9, entre otros. Dentro de su flotilla, además, hay otro Escarabajo, una Chery Van Cargo, un MINI Cooper y un Jeep Willys.

No todos, hay que aclarar, llevan la misma conversión, pues EVCO ofrece varios motores, baterías de plomo-ácido o ion de litio, y la opción de que el cliente haga la instalación por su parte.

Transformación de un carro a gasolina a uno eléctrico

Transformación de un carro a gasolina a uno eléctrico

Según la elección, que claramente incidirá en la autonomía y tiempos de carga, el precio también oscilará entre los 7’400,000 pesos y 41’600,000, según la información en su página web.

También habrá variación si por ejemplo hay necesidad de instalar aparte un sistema de dirección eléctrica, si se necesita una bomba de vacío eléctrico para el booster de los frenos, un compresor independiente para aire acondicionado o accesorios de calefacción.

Transformación de un carro a gasolina a uno eléctrico

Transformación de un carro a gasolina a uno eléctrico

Por otro lado está la parte legal, que en realidad no supone mayor problema pues simplemente es cuestión de hacer el trámite de cambio de motor. Cada motor eléctrico tiene su declaración de importación, su número (que es el que queda registrado como nuevo número de motor) y automáticamente queda inscrito en el Runt como un vehículo eléctrico. Esto, por supuesto, con la ventaja de no tener pico y placa.

Claramente la inversión es importante y tal vez por eso la primera razón que dan García y Castillo para realizar la conversión es que la persona sea gomosa de tener un carro eléctrico (además de la conciencia ambiental), pero ahorrando algo de dinero respecto a lo que valen los modelos nuevos que se ofrecen en nuestro mercado.

Noticias recomendadas

Más noticias

Volvo Vera: así es el camión del futuro

La marca sueca presentó este camión que tendría capacidad hasta para 32 toneladas, no tendría conductor y sería eléctrico con 300 km de autonomía.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.