Rennsport 2018: ¡Intoxicación de Porsche!

Este encuentro mundial se hace cada tres años en Laguna Seca, reunió a más de 80.000 personas,1.600 autos y la fábrica puso 40 de sus ‘purasangre’.

Por Redacción Motor

11:59 a.m. 17 de octubre del 2018
Rennsport de Porsche 2018

Rennsport de Porsche 2018

Rennsport traduce desde el alemán simplemente carreras. Esta palabra es parte del ADN de Porsche, por lo cual su reunión periódica de clubes, aficionados, corredores de ayer y hoy, coleccionistas, historiadores, preparadores, restauradores, ejecutivos, periodistas y otros especímenes de la fauna de la velocidad que esta marca estimula y convoca, así se llama.

Son tres días durante los cuales se realizan múltiples actividades recreativas, sociales, comerciales, lúdicas y competitivas. Mientras las 80.000 personas que asisten reparten su tiempo entre los variados menús, 400 autos de todas las estirpes, pedigrís y potencias compiten en series continuas que sostienen en el ambiente el ruido de los motores, todos ellos con las diversas tonalidades de los escapes de la maquinaria Porsche, bien sea de cuatro, seis, ocho o doce cilindros, con carburadores, inyectores o poderosos turbocargadores. Y hasta el silbido de los motores eléctricos de su último espécimen de carreras, el 919. Retirado después de una última victoria en las 24 Horas de Le Mans, se une a un concierto que esta vez celebraba, además, los 70 años de la marca.

Rennsport de Porsche 2018

Rennsport de Porsche 2018

El sitio es el icónico circuito de Laguna Seca, tan pintoresco como árido, a pocas millas de Monterrey, también sede vecina del concurso de autos elegantes más importante de los Estados Unidos y, quizás, del mundo: Pebble Beach. No es un trazado muy largo, 3.650 metros por vuelta, pero consume manos, motores y talento, porque tiene una diferencia de 55 metros de altura entre la línea de meta y la cúspide de una colina desde la cual el asfalto desciende en la famosísima curva del sacacorchos o ‘Corkscrew’, que se empalma después de una recta cuya frenada se hace a ciegas antes de descolgarse por este tobogán único en el mundo.

Rennsport de Porsche 2018

Rennsport de Porsche 2018

Desde allí se aprecian no solo el circuito que tiene pocos puntos ocultos para el público, sino también los parqueaderos inundados por los casi 2.000 Porsche de los entusiastas propietarios de carros de todos los tiempos, músculos y formas y que hacen parte del colosal inventario calculado mundialmente en un 72 por ciento del total de los autos producidos por Porsche en sus 70 años. Un índice de supervivencia único teniendo en cuenta que la gran mayoría de estos carros han pasado en alguna o muchas oportunidades bajo una bandera a cuadros. “Úselo en la semana y córralo los domingos” ha sido un eslogan que se explica por la versatilidad y la robustez de estas máquinas en cualquier momento de sus historias.

Rennsport de Porsche 2018

Rennsport de Porsche 2018

El encuentro dista de ser un objetivo comercial. Es más bien una muestra de gratitud de la marca para sus clientes, cuyos clubes de entusiastas soporta con generosidad y entusiasmo. Y este hace parte de esa parafernalia de carros que se mezcla con el desplazamiento de las mejores piezas de su museo, todas operativas y que giran en manos profesionales para seguir reescribiendo historia y a las cuales la gente accede sin barreras diferentes al respeto y la admiración.

Rennsport de Porsche 2018

Rennsport de Porsche 2018

Por todo eso, mientras al otro lado del océano se encendían las luces de París para el Mundial del Automóvil, Porsche optó por lanzar sus dos últimas creaciones en familia. Una fue la versión Speedster del 911 que –en medio de tantos modelos convertibles de parabrisas reducido del pasado que abundaban en el paddock, la pista y el parqueadero– fue una formalidad con la continuidad del nombre y del modelo.

Rennsport de Porsche 2018

Rennsport de Porsche 2018

Pero cuando destaparon la recreación del brutal 935 Moby Dick, una bestia feroz nacida sobre las versiones turbo del 911 y del cual Porsche hizo solo un ejemplar, y el equipo de Reinhold Joest fabricó otros dos con los planos autorizados por la fábrica antes de retirarlo al museo luego de la petición de la clientela que corría en los 935 turbocargados ‘mundanos’ que quedaron en segundo plano ante el poder de esta bestia, toda la concurrencia aplaudió con verdadera emoción la versión del 2018 que se hará en una edición limitada de 77 piezas, cada una tasada en 701.948 euros –ni uno más ni uno menos– y que no es homologable para uso en la calle. ¡Ya está todo vendido y las cuentas de la fábrica deben estar alegres por las enormes ganancias que obtiene con este carro excepcionalmente perfecto con la silueta que siempre dejó en las pistas!

Rennsport de Porsche 2018

Rennsport de Porsche 2018

No pudo ser mejor el carro de los 70 años: El más 911 de todos que a todos nos dejó intoxicados como en los viejos tiempos lo hizo el Moby Dick con las llamaradas de los escapes, los turbos al rojo vivo y el silbido del aire que pasa por los compresores. Ante esas imágenes, el de hoy se puede parecer mucho, pero nunca será igual.

Cifra
2.400 millones de pesos, antes de impuestos, habría costado en Colombia uno de los 77 Porsche 935 2018 que se harán a partir del año entrante para coleccionistas y clientes preseleccionados por la marca, más por su cultura y tradición con Porsche que por la facilidad para llenar un cheque. Todos están adjudicados.

Rennsport de Porsche 2018

Rennsport de Porsche 2018

El ‘Moby Dick’
Cuando el 911 recibió los motores turbo en el modelo 930 entre 1975 y 1989, su aplicación a las carreras fue inmediata y surgieron varios modelos: el 934 y luego el 935, más perfilado y avanzado, que pasó a manos de muchos equipos que ganaron numerosas carreras, pues se hicieron 400 ejemplares.

Un cambio en los reglamentos en 1978 le permitió a Porsche hacer la versión más poderosa de este carro, incrustando un chasís tubular en el 935, al cual le atornilló un motor 6 cilindros bóxer, 3,2 doble turbo, 4 válvulas, culatas enfriadas por agua y bloque por aire, que daba 846 caballos y 363 kph en la recta de Le Mans, carrera para el cual fue hecho, pero donde apenas logró un octavo puesto.

El nuevo carro está basado en el 911 GT2 RS, pero resulta más liviano aunque eficiente, porque el motor es un 3,8 biturbo que entrega 700 CV de potencia.

DATO
El Rennsport comenzó con una convocatoria para sus clientes y amigos de la filial de Porsche para Estados Unidos en la pista de Lime Rock en el 2001, y desde ese momento fue un éxito. En el 2004, se trasladó a Daytona, donde se repitió en el 2007. Desde el 2011 se hace cada tres años en Laguna Seca.

Textos y fotos de José Clopatofsky y Porsche Presse. Fuimos invitados al Rennsport 2018 por Porsche Latinoamérica y el importador en Colombia, Autoelite.

Noticias recomendadas

Más noticias

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.