El Volkswagen Karmann Ghia cumplió 60 años

Este vehículo, que se presentó como prototipo en 1953, tenía dos carrocerías coupé y convertible que se fabricaron en Alemania y Brasil hasta 1975. Fue el segundo carro después del 'Escarabajo'.

Redacción Motor

05:00 a.m. 23 de agosto del 2013

Después del Escarabajo, Volkswagen necesitaba un carro para empezar a diversificar su portafolio y para darle un mayor estatus a la firma; en medio de esa necesidad, nació el prototipo Karmann Ghia, un coupé deportivo y convertible que con el que se quería hacer un vehículo que fuera mucho más que 'el carro del pueblo'.

Pero su historia arrancó con el deseo de Wilhelm Karmann, un carrocero alemán que volvió convertible el Escarabajo, de fabricar un deportivo basado en la plataforma del famoso automóvil. Para ello se unió con Luigi Segre de Carrozzeria Ghia en Turín para que diseñara las líneas del nuevo modelo y después de tenerlo listo se lo mostraron al director de Volkswagen en ese entonces, Heinrich Nordhoff.

Su presentación oficial se realizó en el Salón del Automóvil de París en 1953 y como a Nordhoff le encantó el resultado dos años más tarde se inició su producción en la planta de Osnabrück, Alemania. Este carro tenía capacidad para dos personas y el motor era de 1.6 litros y 60 caballos de potencia.

Para referencias internas fue denominado como T14 y desde 1955 se fabricaron 450 mil unidades hasta 1974 cuando finalizó su producción en Alemania. En Brasil se inició con el Tipo 34 desde 1962 y finalizó su producción en 1975 con casi 42 mil unidades.

El prototipo 1953 aún sobrevive y es parte de la colección del museo de la planta de Osnabrück.

DATO
En 1957 se fabricó la primera unidad descapotable del Karmann Ghía. Según Volkswagen se fabricaron 80.881 en la planta alemana.

Este carro se inmortalizó en la serie del Súper Agente Secreto 86, Maxwell Smart.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.