Volvo y la silla diseñada para los niños, una historia que avanza hace 25 años

La marca sueca fue la primera en instalar una silla para niños, integrada al asiento del pasajero, pero su historia se remonta a 1964 cuando la idea se originó en pleno apogeo de la Era Espacial.

Redacción Motor

09:16 p.m. 05 de mayo del 2015

Prehistoria

Aunque los asientos para niños empezaban a fabricarse a principios de 1930, su propósito no era la seguridad sino más bien la comodidad para los padres, al disponer una silla para los más pequeños. El propósito de estas tener a los niños a una mayor altura para que los papás pudieran ver lo que estaban haciendo.

En 1962 el inventor británico Jean Ames creó un asiento infantil orientado hacia atrás con una correa en forma de Y, muy similar a como en la actualidad se abrochan a sus sillas los niños. Por el mismo año, el estadounidesnse Leonard Rivkin, de Denver Colorado, diseñó un asiento orientado hacia adelante con una estructura de metal a su alrededor, tipo jaula, para proteger al niño. Ambos prototipos no pasaron de ser intentos individuales que no prosperaron demasiado, pero que sirvieron para que la industria los tomará como inspiración.

Historia

En 1.964 Volvo trabajó en su primer prototipo de silla infantil orientada hacia atrás, cuyo diseño se inspiró en los asientos de los astronautas que viajaban al espacio en dirección contraria al movimiento para disminuir el efecto de las fuerzas de aceleración.

Esta silla se empezó a producir en serie en 1.967 en los Volvo Amazon y se desplegaba después de girar el asiento del acompañante.

Volvo siguió con su interés en estas sillas para disminuir la mortalidad infantil en los accidentes de tránsito y estrenó un modelo de silla independiente que se instalaba sobre la estructura inferior de la silla. Esta se produjo desde 1972.

En 1990 Volvo se olvidó de los accesorios externos e incluyó en uno de los asientos posteriores un sistema que por primera vez permitía a los niños ir atrás, en dirección al movimiento del carro y con la seguridad de llevar un cinturón de tres puntos. Por eso este año se considera como el de inicio para este accesorio de seguridad.

El sistema funcionaba desplegando, como un apoyabrazos, la porción central del respaldo de la silla trasera, para darle una mayor altura a los niños sobre el camino sin que perdieran comodidad.

En 2003, Volvo creó un prototipo de silla independiente que se instalaba sobre el cojín del asiento posterior y que contaba hasta con apoyacabezas. Su sistema de retención era un cinturón de seguridad, también independiente, de cuatro puntos y este concepto fue el gérmen de los anclajes Isofix en el carro.

En 2007, la marca sueca volvió a la idea de elevar a los niños mediante un cojín. Su idea ayudó a determinar los diversos tamaños de las sillas según la edad de los niños. Este sistema se encuentra en la actualidad en algunos modelos de la marca y no requiere accesorios adicionales.

En 2014, llegó la silla infantil inflable en fase de prueba. Este prototipo vuelve al origen en cuanto a orientación pero mejoró el transporte, por lo compacta, y la instalación frente a las sillas infantiles que se usan en la actualidad. Se guarda en una bolsa cuando no se utiliza. (Vea más información sobre esta Silla infantil inflable de Volvo)

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.