Volvo Venus Bilo, un 'concept' revolucionario en 1933

Fueron sus líneas aerodinámicas los primeros intentos para mejorar el consumo y reducir el flujo de aire turbulento en los autos de su época.

Por Redacción Motor

04:25 p.m. 11 de agosto del 2016
01 vil

VOLVO VENUS BILO

Mientras que la mayoría de los conocedores coinciden en que el Buick Y-Job 1938 de Harley Earl fue el primer concept car, se conoce un modelo de Volvo que se le anticipó a la idea de General Motors por cinco años.

El Volvo Venus Bilo de 1933 fue un tímido acercamiento de la firma sueca a las formas aerodinámicas, aunque no estaban seguros de la reacción del público ante un sedán sin guardabarros o estribos visibles. Así le fue encargado a Gustaf Ericsson el diseño del auto, por el cual recibió todo el crédito, y la razón por la que no lo bautizaron como Volvo, sino como Venus Bilo (un juego de palabras con la Venus de Milo).

02 vil

.

El Venus Bilo se basó en el chasís PV 655 de Volvo. Sus más de 4,8 metros de largo podían llevar seis pasajeros y nueve maletas, y su carrocería aerodinámica estaba destinada a ofrecer un mejor rendimiento de combustible. Otra característica fue su neumático de repuesto montado horizontalmente en la parte trasera, con una pequeña porción sobresaliente que actuaba como bómper.

03 vil

.

Después del Bilo, Volvo presentó en 1935, el modelo PV36 Carioca, muy parecido al Chrysler Airflow, que se había estrenado el año anterior. Entonces con el reconocimiento formal del Venus Bilo en la familia sueca, Volvo pudo demostrar que había estado en el camino de la aerodinámica un año antes que la propuesta de Chrysler.

04 vil

.

Además del Bilo, otros modelos fueron poco estimados durante sus primeros años: El Airflow, el Hupmobile Aerodynamic, y el Carioca, solo llegaron a ser apreciados por su contribución al diseño con el pasar de los años.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.