Colección Jeep: el Willys brasileño

Para obtenerlo, recorte el cupón que sale este 10 de noviembre en EL TIEMPO y más $21.900, reclámelo en expendios o centros de venta de EL TIEMPO.

Redacción Vehículos

11:27 p.m. 09 de noviembre del 2016
Willys Rural

Willys Rural

La versatilidad y robustez del Jeep Station Wagon, de fabricación norteamericana, llamó la atención de las directivas de la planta de Willys-Overland en Brasil, y en 1956 lanzó el Jeep Willys Rural basado en el Station Wagon.

Su diseño fue idéntico al modelo original americano. Se trataba de un vehículo rústico y sólido, con carrocería totalmente metálica, ejes rígidos combinados con ballestas semielípticas, caja de cambio de tres marchas con bajo y tracción integral.

Este Willys Rural venía equipado con un motor de seis cilindros en línea y 2,3 litros que entregaba escasos 90 caballos de potencia, pero aun así suficientes para desplazar con cierta agilidad su considerable peso de 1,5 toneladas.

En 1960, aprovechando la completa nacionalización de sus componentes, Willys-Overland de Brasil ordenó rediseñar el frontal del Rural, que a partir de entonces adoptaría un estilo propio, exclusivo para el mercado local.

Willys Rural

Willys Rural

Su estampa se fue haciendo común no solo en las zonas agrícolas, sino también en zonas urbanas como vehículo de flotas de servicio. Este último uso se incrementó aún más con la llegada en 1962 de la versión 4x2, que además traía mejoras en la suspensión y en la caja de cambios.

El Jeep Rural con el tiempo se convirtió en uno de los modelos más queridos y solicitados del mercado brasileño a lo largo de casi tres décadas. A pesar de la adquisición de Willys-Overland de Brasil por parte de Ford en 1967, la línea Jeep se mantuvo en producción durante mucho tiempo e incluso fue rebautizado en 1975 como Ford Rural.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.