Colección Jeep: Willys CJ-3B Cafetero 

Para obtenerlo, recorte el cupón que sale este 13 de octubre en EL TIEMPO y, más $21.900, reclámelo en expendios o centros de venta de EL TIEMPO.

Redacción Vehículos

03:05 p.m. 12 de octubre del 2016
Jeep Willys Cafetero

Jeep Willys Cafetero

Concebido como herramienta de guerra el Willys tuvo que buscar “trabajo” una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial, y uno de los tantos empleos que consiguió fue como la mano derecha de los agricultores colombianos.

En 1945 la compañía Leónidas Lara e Hijos comenzó a traer las primeras unidades, correspondientes a los CJ-2A y CJ-3A (en 1949), que gracias a las capacidades demostradas sentaron las bases y generaron la confianza suficiente para que el CJ-3B, introducido en 1953, prácticamente no tuviera impedimento para reemplazar por completo a los animales que hasta ese momento habían usado los cultivadores de café.

Producido por Willco, el CJ-3B mantenía el tradicional diseño del Willys de guerra, pero con varias mejoras y actualizaciones. Una de estas fue su motor más potente, un Hurricane de cuatro cilindros, 2.199 cm3 y 74 caballos de potencia que trabajaba en conjunto con una caja manual de tres cambios y una de transferencia de dos.

Jeep Willys Cafetero

Jeep Willys Cafetero

Precisamente esta motorización más potente, y las más que comprobadas capacidades para superar cualquier terreno, fueron las que le permitieron al CJ-3B convertirse en una útil herramienta de trabajo cuya capacidad de carga limitaba en lo absurdo. Cargas que, vale recordar, tienen su nombre propio en la región que sacó adelante.

Un Yipao de yuca son 10 a 12 bultos; un Yipao de bananos, 35 a 40 racimos; un Yipao de plátanos, 40 a 45 racimos; 20 a 25 bultos de naranja son un Yipao; y cuando se habla de carbón, un Yipao son 25 a 30 sacos.

Aunque se descontinuó en 1965, el CJ-3B siguió en producción bajo licencia por varios años en países como Brasil, Japón y España.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.