Jaguar F-Type Coupé, el felino vuelve a rugir, ahora en el Salón de Los Ángeles

Una concepción excepcional en diseño diferente al convertible y con motores V6 y V8 con un rango entre los 380 y los 550 caballos hacen de este coupé un verdadero auto deportivo inglés.

Redacción Motor

09:12 p.m. 20 de noviembre del 2013

 Otro de los grandes estrenos en el Salón de Los Ángeles en materia de carros deportivos fue el Jaguar F-Type cuya nueva carrocería coupé debutó de forma oficial con nuevas especificaciones que lo hacen un auto diferente al modelo convertible que se presentó en el Salón de París 2012.

Por esta misma razón comparte a grandes rasgos las líneas de diseño, pero tiene detalles tan propios de su carrocería, como la caída que le aporta el techo que se convierte en un carro muy diferente, casí más deportivo que el mismo convertible. Incluso este techo sirve para jugar con materiales y sensaciones, pues se puede pedir en aluminio o panorámico.

Este, precisamente es uno de sus grandes atributos, que la carrocería está fabricada en su mayoría en aluminio y esto le da una gran rigidez torsonal y un bajo peso que redundarán seguramente en un gran comportamiento dinámico.

También en los costados tiene branquias que revelan cuánto es capaz de 'respirar' y tiene acabados brillantes para el marco de las ventanas que junto a la ausencia de paral B y del marco de las puertas le dan una línea muy fluida.

Y por el mismo techo, la parte posterior le da más vigor al coupe F-Type y cuenta con un spoiler trasero que se despliega de forma automática a partir de 110 kph y se vuelve a ocultar cuando se disminuye la velocidad por debajo de los 70 kph.

Los motores para el F-Type se organizan en dos V6 de 3 litros de cilindradas apoyados por turbocargadores con 340 y 380 caballos de potencia y un torque de 450 y 460 Nm respectivamente. El primero acelera de 0 a 100 kph en 5.3 segundos y el otro hace lo mismo en 4.9s. El peso del primero es de 1.577 kilos lo que le da una relacion peso/potencia de 4.6 kilos por caballo, nada mal para la edición de 'entrada'. Ah, claro y de paso son mucho más ligeros que el convertible. La velocidad en ambos está limitada a 260 y 275 kph.

Todos los motores se administran mediante una caja de cambios seudoautomática de 8 cambios. Esta misma caja está presente en la versión más rádical que tiene un motor V8 de 5 litros también turbocargado y en el que se agitan 550 caballos. El torque de este salvaje felino es de 680 Nm por lo que puede hacer de 0 a 100 kph en 4,2 segundos y tiene una velocidad limitada a 300 kph.

Cuentan todos con un diferencial autoblocante y tanto la suspensión como el sistema de frenos y de escape se mejoraron en esta edición, e incluso, este último cuenta con unas mariposas que aumentan el sonido a partir de ciertas revoluciones, haciéndolo más ronco.

Y en el habitáculo, lo mejor de la elegancia inglesa en cueros, detalles, aplicaciones en diferentes materiales, cromo en los sitios indicados. En fin, un 'gentleman' para disfrutar por dentro y provocar envidias por fuera.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.