2012, un año que pinta muy bien

2012, un año que pinta muy bien

Redacción Motor

05:23 a.m. 23 de enero del 2012

Una vieja radiografía demográfica y económica dice que cuando en un país crecen las ventas de camiones y vehículos comerciales, la economía va muy bien. Y cuando suben o bajan las de taxis, es porque crece o baja el desempleo. Eso se refleja perfectamente en la amplia estadística que publicamos en esta revista sobre el comportamiento del sector automotor en 2011, en la cual vemos que, en un mercado que creció el 27.4%, los comerciales se subieron por encima de la cota y los taxis estuvieron por debajo de sus ventas del 2010.

Semejante cifra de vehículos nuevos, 324.570, no ha dejado de despertar angustias muy razonadas sobre por dónde se van a mover tantos aparatos y, de hecho, el único factor negativo concreto que vislumbran los importadores y ensambladoras para que las ventas del 2012 tengan la misma dinámica es el atraso de la infraestructura vial y la lamentable situación de las calles de Bogotá -que consume el 46% de las matrículas- y que son enormes generadores de trancones y tapones, más que la misma cantidad de vehículos.

Citan también como puntos inciertos los reflejos que pueda tener la crisis económica mundial que golpearía la capacidad de compra-venta de nuestros socios comerciales y generaría trastornos de fondo en los valores de las monedas fuertes, aunque reconocen que hay un decente blindaje de las finanzas nacionales. No dejan de preocuparlos los descoordinados anuncios de algunos sectores estatales sobre eventuales controles para la venta o más restricciones para los vehículos, que van en contravía con el pensamiento global del Gobierno que no podría buscar crecimiento sin transporte.

De resto, todo el escenario comercial parece rodar por las autopistas que no tenemos en pavimento: siguen el buen mercado de crédito y el comportamiento decente de la cartera, vienen cantidades de lanzamientos de todos los niveles para mantener despierta y provocada a la clientela, ayuda la fortaleza del peso para comprar carros afuera y ofrecerlos a precios muy  competitivos, abundarán promociones y mejores ofertas que se justifican y se pagan por el mayor volumen de ventas, es evidente el mayor interés de las casas matrices para sostenerse o penetrar más en un mercado tan creciente con el cual apoyan a los distribuidores locales, y, finalmente, los colombianos tienen plata para comprar o más alientos para endeudarse.

La verdad es que un país que se mueve necesita en qué hacerlo y por dónde lograrlo. Por lo tanto, se estima que ese ritmo de consumo de vehículos aumentará como mínimo al nivel del PIB o, si mal salieran las cosas, se debería mantener en ese nivel de unidades, que significa producir una enorme, enorme, enorme cantidad de dinero en impuestos para sostener al Gobierno, representados en aranceles, IVA, rodamientos, gasolina, peajes y más alcabalas. Además de que genera millares de millones al sector financiero y garantiza una cantidad de empleos en todos los niveles, pero de todas maneras, empleos de los cuales millones de compatriotas viven.

Cambio de tema
Mientras esperamos a ver cómo se apunta el 2012 en la historia, es reconfortante encontrarnos a partir del 5 de febrero con un retrovisor sobre cuánto ha caminado el automóvil en el mundo para llegar a nuestros días. EL TIEMPO y MOTOR lanzarán, en 30 fascículos dominicales, El Libro del Automóvil, que publicó la editorial inglesa Dorling Kindersley el año pasado y ha sido debidamente traducido al castellano. Para quienes son nuestros suscriptores habrá una posibilidad de adquirirlo ya empastado y completo durante el mes de abril a un precio de física ganga, 25 mil pesos, que es un motivo excepcional para ingresar a nuestra comunidad o para aprovechar sus beneficios.

Esta mención no es una gacetilla comercial pues para ello tenemos muchos otros recursos promocionales. Simplemente traigo el tema a colación porque el libro está sumamente bien hecho, tiene una diagramación impecable y es un deleite abrirlo en cualquier página o sección pues no es una chorrera de textos y fotos sino una perfecta agrupación de temas por décadas, por tipos de carros, por tecnologías, por personajes, por modelos
memorables, a todo color y en 360 deliciosas páginas.

No tomen esto como una cuña sino como una recomendación para tener un ejemplar obligatorio en cualquier biblioteca de seguidores del automóvil y como un aperitivo perfecto para este año que pinta tan bien.

FRASE

"Cuando en un país crece la venta de camiones, la economía va bien. Si bajan las ventas de taxis es porque disminuye el desempleo. En esas estamos".

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.