50 años del lanzamiento del Mustang, un ícono de la historia de Ford y del automóvil norteamericano

Hasta la fecha se han producido 9 millones de unidades, lo que explica el constante magnetismo con sus seguidores a pesar de haber tenido años grises en diseño y concepción. Hoy vuelve por sus fueros.

Redacción Motor

04:46 p.m. 22 de abril del 2014

La vida comienza a los 50

La emblemática presen­cia del Ford Mustang en el mercado y en la historia hace que cada uno de sus cumpleaños se haya celebrado bien sea con documentos periodís­ticos, con modelos conmemorativos o con cambios radicales del automó­vil. En los últimos tiempos volvieron a acercar la estampa y personalidad del Mustang a sus orígenes, después de haber pasado por muy adversas condiciones de mercado, por el lápiz de muchos diseñadores que no respetaron sus genes y por las directrices que en algún momen­to desde las oficinas centrales de Ford desprotegieron el bagaje his­tórico y sentimental que tiene el Mustang, que el pasado 17 de abril llegó a sus bodas de oro.

Son 50 años que arranca­ron como una respuesta ur­gente al Corvette de Chevrolet, que se había instalado como el único automóvil deportivo de la industria de Estados Uni­dos. Lee Iacocca y el diseñador Leonard Frey, en contravía con la opinión de mu­chas personas de la cúpula de Ford y casi a escondidas, tuvieron la idea de hacer el Mustang sobre la plataforma del Ford Falcon, un auto de familia cuyo diseño se acomodaba a esta metamorfosis estética, pues la mecánica fue la misma, inclusive los primeros autos de 1964 tuvieron el motor de seis cilindros en línea. Que obviamen­te pronto fue remplazado por un decente V8 para darle sonido, pique y velo­cidad al auto que hizo fu­ror desde el primer día que el público pudo verlo.

Ante el éxito del Mustang, que era de precio racional y tenía una silueta deslumbrante con cualquiera de las tres carrocerías: cerrada, convertible o 'fast back', General Motors reaccionó en 1967 y por la misma vía de usar un auto de serie para construir un deportivo encima, lanzó el Camaro sobre la base del Pontiac Firebird. Pero ambos carros difirieron mucho en su perfil y clientela e hicieron caminos separados, que en el caso del Mustang nunca se detuvo en estos so años. En cambio, el Camaro fue suspendi­ do de la producción en 2002 y se recicló en el 2009 con el modelo que conocemos.

Esta recopilación proveniente de los archivos de Ford fue publicada por MOTOR hace dos años. Es oportuno reproducirla, pues salvo la adición del modelo 2015 que sale a finales de este año, no hay mayores variantes.

Las fiestas

El Club Mustang de América hizo dos concentraciones simultáneas de propietarios entre el 16 y el 20 de abril pasados en los autódromos de Charlotte y Las Vegas.

El 16 y el 17 de abril, el Mustang con­vertible estuvo en el mirador del piso 86 del Empire State de Nueva York, a más de 300 metros de altura, emulando el lanzamiento en ese mismo sitio del primer descapotable de la familia. El auto se subió desarmado en un ascensor y se recompuso en solo seis horas, operación que se repro­dujo exactamente en esta celebración.

En Colombia la marca organizó una gran reunión de modelos de todas las versiones en Unicentro.

El nombre

El Mustang iba a llamarse Torino, pero por un conflicto personal de Henry Ford (III) con su esposa italiana de ese momento, se optó a última hora por el nombre de Mustang, para no herir sus­ceptibilidades.

La escogencia del nombre se hizo como alegoría del famoso avión de com­bate P51 Mustang, pero provenía de una lista de posibilidades de nombres de ani­males salvajes entre los cuales figuraban Bronco, Puma, Cheetah, Colt, Mustang y Cougar. De eso, quedó el caballo como símbolo del carro. Así lo narra Lee Iacco­ca en su libro.

El bautizo

El Mustang original fue presentado en so­ciedad en la Feria Mundial de Nueva York en 1964. Este 17 de abril, 50 años después, Ford volvió al mismo recinto ferial en Flushing Meadows Corona Park, donde sostuvo una pequeña reunión con los miembros locales del Club Mustang para presentarles el nuevo modelo 2015.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.