Por 60 mil dólares, Campagna ofrece unos aparatos con motores de motos, aprobados para uso en calle

El mayor atractivo de estas máquinas, dotadas de motores BMW o Harley Davidson, son sus aceleraciones fulgurantes que superan a muchos de los grandes deportivos del mundo. La velocidad cuesta.

Redacción Motor

12:10 a.m. 11 de diciembre del 2013

Imágenes del exótico vehículo

Si usted quiere tener el fierro más veloz, la ecuación es sencilla: más caballos para menos kilos. Por ejemplo, en un Fórmula el motor entrega en promedio 750 caballos que deben mover un peso mínimo de 642 kilos. Digamos que en el auto lleno de gasolina, caballos y peso están cerca, por lo cual por cada unidad de potencia hay que mover un kilo. Un Renault Logan 1,4 tiene 75 caballos y su peso está en el orden de los 1.000 kilos, es decir, cada caballo se encarga de mover 13,3 kilos.

En un auto de producción bajar el peso de determinado límite es muy complejo, por su mismo tamaño, accesorios, equipos de seguridad, mecánica, tren rodante, muebles, vidrio y demás elementos. Tanto así que un F1, hecho con los materiales más sofisticados y donde diez kilos de más son un escándalo, no tiene una diferencia tan abismal con un turismo pequeño como se podría calcular a ojo.

Pero hay aparatos hechos por fuera de todo contexto y para gente también fuera de lo común, como el Atom o el Campagna, un extraño fierro canadiense de apenas tres ruedas, máquina de motocicleta, espacio para una o dos personas en medio, con un armazón de tubos y capas de fibra de carbono, cero protección climática y mínimas aplicaciones en la vida diaria. Salvo estacionarse en los semáforos a esperar Porsches, Camaros, Corvettes y afines.

Después de cada medición de esas, la satisfacción de haber pagado cerca de 60.000 dólares por su silla rodante se verá justificada porque apenas un Porsche 911 Turbo le ganará por escasos metros para llegar a las 60 millas, que en el reloj se leerán como tres décimas de segundo, si maneja el modelo llamado 14 R.

Este tiene un pequeño motor de moto BMW, 16.000 en cuatro cilindros modificado para que dé 197 caballos a 9.500 revoluciones y multiplica una caja de seis cambios para empujar míseros 470 kilos. Hay otro que estará más a tono con el mundo americano y será más domesticable, llamado el V13R, que se anima con un ruidoso motor de Harley Davidson de dos cilindros en V y 122 caballos.

Los Campagna son hechos en Canadá por un personaje seguramente tan loco como sus aparatos, lamado Daniel Campagna y cercano amigo de Gilles Villeneuve, el célebre piloto canadiense que seguramente supo incrustarles todo el ánimo a sus proyectos pues era un incontenible soñador. Empezó con su cuento en 1980 y en el 88 ya tenía un primer prototipo, con la misma arquitectura triangular de ahora, que demostró perfecta estabilidad.

Por supuesto, para justificar esas platas que valen tienen accesorios electrónicos, controles de tracción, ABS, llantas especiales, son hechos a mano y sobre pedido. Pero así como el catálogo es cuantificable, las sensaciones de manejarlos no tienen precio, y eso explica su existencia comercial.

Solo un Porsche le gana

Un Campagna T-REX 14R hace el cuarto de milla en solo 3,9 segundos y tiene una relación de 2,39 kilos por caballo.

Los rendimientos de otros supercarros en la misma distancia son: Porsche 911 Turbo: 3,6 segundos; BMW M3 Coupé, 4,6; Lotus Elise SC, 4,4; Corvette Z06, 3,9; Mustang Shelby GT500, 4,1; Dodge Challenger SRT8, 4,9.

DATO
El mercado de vehículos de tres ruedas se divide en los que tienen dos adelante y una trasera y los opuestos. La mayoría son recreativos y para uso ‘off road’.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.