Abra el ojo, ahí viene el tren: no hay una adecuada señalización en los pasos a nivel

La mayoría de los pasos a nivel en la capital no cuentan con la señalización adecuada, y lo peor, las entidades estatales y distritales parecen sacarle el cuerpo a la responsabilidad sobre la seguridad en la vía férrea.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

CARLOS CAMACHO MARÍN

La desidia de las autoridades gubernamentales, y la imprudencia de los conductores y peatones, son los componentes de un peligroso coctel que puede estallar en cualquier momento en alguno de los pasos a nivel que hay en Bogotá a lo largo de la línea férrea.

Tal y como están las cosas, una tragedia en la línea del ferrocarril no sería nada distinto a la crónica de una muerte anunciada, pues los riesgos para los conductores y pasajeros de vehículos particulares y de servicio público son latentes.

Más, si se tiene en cuenta que el tren de carga no tiene un horario fijo y puede aparecer en cualquier  momento, de acuerdo con testimonios 'off the record' de funcionarios de Ferrocarriles del Norte de Colombia, Fenoco S.A., el concesionario de la vía.

El único que tiene horario e itinerario fijo es el tren turístico de la Sabana, operado por Turistrén los fines de semana y días festivos, pero el riesgo es el mismo, pues también transita por la misma vía y por pasos a nivel en donde la única señal de advertencia es una rústica vara. Además, no todo el mundo sabe a qué hora pasa.

Mientras la posibilidad de un accidente  se cierne sobre las calles y avenidas bogotanas, autoridades distritales y nacionales, entidades públicas y empresa privada se tiran la pelota, unas a otras, sacándole el cuerpo a una solución de fondo al problema del paso del tren por la zona urbana de la capital. 

'El toque-toque' de la responsabilidad

EL TIEMPO indagó con varias entidades para tratar de establecer a quién le corresponde controlar y velar por la seguridad en los pasos a nivel existentes en la capital. Hay que aclarar que no fue posible hablar con voceros oficiales de ninguno de los organismos.

En el Ministerio de Transporte dijeron que la responsabilidad de la señalización y la seguridad recae en el Distrito y el concesionario de la vía, es decir, Fenoco S.A. Indagamos con el Instituto Nacional de Vías (Inco), al que también le tiraron la pelota, pero al cierre de esta edición no teníamos una respuesta.

El artículo 113 del Código Nacional de Tránsito dice en cuanto a la señalización en paso de nivel, "las entidades ferroviarias, o los particulares en caso de concesión de las vías férreas, colocarán señales, barreras y luces en los pasos a nivel de las vías férreas, así como la correspondiente demarcación, de acuerdo por lo dispuesto por el Ministerio de Transporte".

Y agrega en un parágrafo que, "en los pasos a nivel de las vías férreas, las entidades ferroviarias o a quien se le haya entregado la concesión de la vía férrea colocará un guardavía para la regulación del tránsito cuando se requiera".

Con Fenoco S.A., intentamos hablar en varias oportunidades, pero siempre  respondieron que la persona encargada de este asunto no se encontraba y que devolverían la llamada. La inquietud que teníamos para el concesionario es: ¿Por qué no existen casetas ni controles en todos los pasos a nivel de la concesión?

Pese a lo que dice la ley, un funcionario de Inco le dijo a EL TIEMPO que los pasos a nivel de Bogotá "los maneja el Distrito; el corredor férreo lo opera Fenoco S.A.".

Entre tanto, el coronel Jaime Moreno, director de la Policía de Tránsito, admitió que el diseño de la señalización le corresponde a la Secretaría de Movilidad.

Pero allí nos explicaron que la vía férrea es de la Nación, y también le tiraron el balón al Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), y al Inco. Según un funcionario de Movilidad, el IDU pone la plata, Inco construye las casetas, y las señales las pone la Secretaría de Movilidad cuando esté culminado todo ese proceso.

En medio de este 'galimatías', otra funcionaria de la Secretaría de Movilidad explicó que desde 1930 hay una ley que determina que las líneas férreas y un área de 12 metros al lado de estas le pertenece a la Nación.

"Por ser propiedad de la Nación, el Distrito no puede hacer nada, hay unos pasos a nivel que los opera el concesionario, pero en el resto, que son más de 50, que la ciudad ha ido adaptando, no tenemos la autorización de Inco para intervenirlos", dijo.

La funcionaria agregó que desde hace tiempo se ha intentado llegar a un acuerdo con todas las entidades, pero todo se ha ido en discusiones sobre quién asume los costos de la construcción de las casetas, del pago a los guardavías, y sobre quién tiene que hacer las casetas.

Mientras eso ocurre en las instancias oficiales, conductores y peatones también ponen su cuota en este caos. Es común observar cómo muchos violan las normas de tránsito que prohíben girar a la izquierda o la derecha y quedan estacionados sobre la línea férrea, lo que pone en riesgo sus vidas y las de los demás conductores.

La gente olvida que el tren tiene prelación, que necesita mucha distancia para frenar y que  según la ley, en caso de que un tren llegara a chocar con un automóvil, la responsabilidad se le atribuirá únicamente a este último, pues se da por descontado que el conductor conoce la norma, que sabe que en ningún momento puede estacionar sobre la vía férrea, y debe adoptar las medidas de precaución cuando cruce sobre el paso a nivel.

De los cerca de 50 pasos a nivel que hay en Bogotá, solo unos 20 tienen caseta y operario las 24 horas del día. El resto o tienen señalización deficiente o no tienen ninguna. Por eso, hay que estar muy alerta y que lo sorprenda en la mitad de la vía con un grito: ¡Ojo, que ahí viene el tren!

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.