Con la actual depreciación del valor comercial de los carros se debe renegociar su póliza

Los propietarios deben estar pendientes ante los constantes cambios en los precios en el sector automotor. Ejerza su derecho a reclamar por un pago justo.

Redacción Motor

05:00 a.m. 23 de septiembre del 2008

ALEJANDRO RAMÍREZ PEÑA
REDACCIÓN EL TIEMPO

Cuando se adquiere un vehículo nuevo, además de la felicidad propia que genera su consecución, muy en nuestro interior somos conscientes de lo que eso implica en el futuro inmediato.

Se sabe que debemos asumir las revisiones periódicas, los impuestos, el Soat, el mantenimiento en general, pero adicionalmente el pago de un seguro contra todo riesgo que nos ampare en caso de hurto, pérdida total y otras situaciones que requieran de una reclamación ante la compañía que nos expidió la póliza.

A lo anterior se suma otra realidad que también nos acompaña al momento de abandonar el concesionario con nuestra nueva adquisición: la depreciación -ya no tan normal- de los usados, condición que en ese mismo instante racae sobre el vehículo recién comprado.

Preocupa, entonces, que con la ley contenida en el Código del Comercio, artículos 1089 y 1090, donde "ni las compañías aseguradoras están en la obligación de pagar por encima del valor comercial del vehículo al momento del siniestro, ni el tomador del seguro está en la obligación de cancelar una prima por más de lo que vale su carro", los propietarios están pagando un valor superior a lo que realmente les van a reconocer a la hora de un reclamo.
Todo por cuenta de la depreciación -insistimos, ya no tan normal- que afecta a la gran mayoría de los vehículos.

Para quienes pagan una póliza individual de contado, en el momento en que el precio de su carro sufra una disminución importante pueden solicitar la modificación en el valor de la prima.

Así, tienen derecho a recibir una devolución proporcional por los meses no transcurridos que pagaron (deben tener en cuenta que cada compañía tiene sus condiciones y porcentajes de gastos administrativos por ese trámite).

Los propietarios que adquirieron un seguro mediante el pago de una cuota inicial -generalmente del 30 por ciento del valor total de la prima- y el saldo en cuotas mensuales, también pueden renegociar su póliza con la compañía aseguradora (esto aplica para individuales y colectivas).

En este caso, cuando no hay devolución de dinero, la modificación se debe aplicar a partir de ese momento con una nueva liquidación anual, y las cuotas mensuales correspondientes, sobre el valor comercial actual del carro.

Un caso puntual
"En junio del año pasado compramos con mi esposa un Volkswagen Jetta, modelo 2007, por un valor neto de 48¿900.000 pesos", cuenta un automovilista.

El hombre explica que durante los 15 meses que han transcurrido, el valor comercial de ese vehículo ya alcanzó una depreciación cercana a los 12 millones de pesos.

Una razón más que justa para solicitar a la compañía que le vendió el seguro la modificación sobre el valor de la prima anual y mensual que está pagando, si se tiene en cuenta que la ley también estipula que este requerimiento se puede hacer cuantas veces sea necesario.

Las condiciones de la aseguradora: efectuar una inspección del carro -autorizada por ellos- para luego hacer la reliquidación, teniendo como base el concepto que emite la entidad encargada de esa revisión.

Si el dueño del vehículo no está de acuerdo con el avalúo que resulte de la inspección, puede hacerse responsable ante la compañía de seguros, mediante una comunicación escrita, y autorizar que para la liquidación de su prima anual se tome como base el valor comercial estipulado en lista de precios de la Federación de Aseguradores Colombianos, Fasecolda.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.