El AeroSeven Concept adelanta las líneas que seguirán los futuros Caterham

Caterham Cars lanzará una versión muy diferente del clásico automóvil que se vende en kit desde 1957, con pocas modificaciones. El auto tradicional seguirá en producción.

Redacción Motor

05:14 a.m. 30 de septiembre del 2013

Ver imágenes de uno de los más futuristas de los Caterham

Uno de los carros más tradicionales y clásicos de todos los tiempos, así sea un último modelo, el Caterham, acaba de recibir el mayor cambio de su vida, iniciada en 1957 como Lotus Seven. El curioso vehículo, diseñado por el legendario  Colin Chapman, dueño de Lotus en esos tiempos, utilizaba muchos componentes de los autos populares ingleses alrededor de un chasis tubular muy simple y con el motor de los Ford Cortina, de 1.600 cm3.

Su popularidad fue enorme pues se vendía también como kit para armar en casa, en diferentes niveles de surtido de partes, por lo cual muchas personas los completaron con los cementerios de carros y otras empezaron a copiar su sencillo diseño, dando así comienzo a la categoría de los ‘kit cars’. Desde su arranque hasta 1973, Lotus vendió 2.500 unidades que funcionaron tanto en las calles como en las pistas, y considerando que el proyecto no tenía sostenibilidad comercial, vendió todas las licencias y herramientas a la firma Caterham Cars, que era su concesionario en la localidad de ese nombre en las afueras de Londres.

La nueva generación dio origen al Super Seven, y en el curso de los siguientes 39 años, a pesar de haber tenido muchos baches financieros, el carrito siguió vendiéndose y sofisticándose a tal punto que perdió gran parte de su precio popular pues un kit mínimo con el motor más pequeño está en el orden las 15.000 libras esterlinas, es decir 50 millones de pesos, sin impuestos.

A raíz de un conflicto reciente, por el uso de la marca Lotus, entre el empresario malayo Tony Fernandes y el grupo Proton de ese mismo país, se separaron las actividades tanto comerciales como de la Fórmula 1, donde militan ambos equipos: el Lotus, que es el representante semioficial de Renault, cuyas instalaciones y licencia utiliza y es propiedad del grupo financiero Genii, y que se ve en pista en las manos de Kimi Raikkonen y Romain Grosjean, y el Caterham, donde manejan Charles Pic y Giedo van der Garde.

En este nuevo orden administrativo y financiero, el audaz Tony Fernandes se decidió a lanzar un nuevo Caterham, llamado en esa oportunidad el AeroSeven, que fue presentado en el pasado Gran Premio de Singapur como una síntesis callejera de las últimas tecnologías de la Fórmula 1. Por supuesto, la fibra de carbono, las suspensiones con la resortería interna en el chasis, los sistemas electrónicos para las ayudas de manejo, el tamaño, el peso y el rendimiento, no tienen nada que ver con los seis modelos que actualmente Caterham ofrece del Seven y que seguirán en producción.

El AeroSeven es un carro llamado a pulverizar muchas marcas de aceleración, como lo lograron algunos modelos muy avanzados del Seven tradicional, pues el motor que tiene produce 257 caballos de potencia y mueve apenas 660 kilos de la estructura que tiene los mínimos servicios, ya que ni siquiera se ofrece un parabrisas, mucho menos capota ni puertas. La entrada sigue siendo de brinco y el espacio de la cabina es un reducido estuche para dos personas.

Todavía falta un año para que se inicien las ventas del AeroSeven que aunque, como lo hizo el primer Lotus, conecta las tecnologías de la F1 con el carro casero, es bastante improbable que tenga la misma popularidad y cariño pues su precio será muy elevado y la fabricación ya no estará al alcance de los garajes domésticos ni de los mecánicos aficionados, precisamente por sus avanzados genes.

FRASES:
Las medidas y proporciones del Seven tradicional y del nuevo son muy cercanas, pero la aerodinámica hará la gran diferencia, pues el auto clásico es la antítesis de la penetración en el aire.

La fibra de carbono es el elemento básico del monocasco sobre el cual está montado el Aeroseven, que tendrá un motor desarrollado por la misma firma sobre la base de un Ford Duratec, con 240 caballos.

RECUADROS:
El Super7
En su versión más potente, el Caterham Seven R500 tradicional logró una posición inesperada en unas pruebas hechas por la revista inglesa Top Gear. El Super 7 fue el sexto más rápido en aceleraciones por encima de carros como el Bugatti Veyron, el Pagani Zonda F, el Maserati MC12, el Lamborghini Murciélago LP670-4 SV, el Lamborghini Gallardo LP560-4 y el Porsche 997 GT2, entre otros. Fue reportada de 0 a 100 en 2,9 segundos y su rendimiento va a ser muy similar al del Concept AeroSeven que se prepara.

Ver fotos del nuevo Caterham Aeroseven Concept

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.