Afile su destreza para negociar carro cuando vaya a comprar en un concesionario o a los particulares

Una forma de ir a la fija en cuestión de negocios es comprar o vender su usado en un concesionario reconocido.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Los vendedores de los concesionarios saben que existen tres tipos de clientes para el carro usado y que es un negocio más racional que emocional.

Uno de los tipos de clientes es aquel que vende o compra un carro por negocio, es decir, para adquirir utilidad en la transacción y otro es el que compra un auto porque lo necesita y tiene en cuenta el factor precio, aunque también le interesa que el carro esté en buen estado.

Así mismo, el último tipo de cliente es aquel que se enamora del carro y está dispuesto a pagar lo que sea por tenerlo.

Por tal razón, siga algunas recomendaciones para que, de ser posible, logre que le den un mejor precio por su carro, o que se lleve a cabo un negocio justo para ambas partes.

  • No permita que el vendedor le note las ganas de adquirir el carro.
  • Conozca su auto y asegúrese de cuánto vale. La revista Motor es una buena referencia.
  •  Deje de lado los sentimentalismos a la hora de calcular el valor de su carro y tenga en cuenta únicamente las características técnicas y el estado del vehículo.
  • Recuerde que en la compra y venta de usados lo que más se considera es el precio. Aspectos como el color, pasan a segundo plano.
  • Fíjese en la actitud del vendedor a ver qué tanto interés demuestra en su carro y utilice eso para lograr un precio más justo.
  • Espere a que le ofrezcan un precio por su carro.
  • Si va a comprar a crédito, es importante ser claro con el vendedor, en caso de haber tenido mora en los pagos de su tarjeta o de otros créditos, para que no aparezca reportado, pues algunas entidades reportan uno o dos días de mora a mayor brevedad que otras.
  • Recuerde que vale lo mismo comprar un carro con plata o en retoma (si cambia su carro por otro mejor y pone más dinero).
  • Tenga en cuenta que el precio de compra no es igual que el de venta, pues el concesionario debe ganar la diferencia. Por ejemplo, la vitrina puede comprar un carro en 20 millones y venderlo en 22.
  • Asegúrese de conocer el estado real del vehículo.
  • No olvide que el auge de los carros nuevos castiga el precio de los usados, así que hay que estar pendiente de las fluctuaciones del valor de su carro antes de intentar venderlo. También aplica cuando va a comprar.


EL CARIÑO VERDADERO
Si su carro cumple con algunas de las siguientes características, es muy probable que tenga problemas para negociarlo en una retoma o en un concesionario de vehículos usados, por lo que será más recomendable dirigirse hacia el mercado informal (clasificados, venta directa, etc.): daños de estructura en el chasís y la carrocería, modelos anteriores a 1996, vehículos de importación directa, matrícula de ciudades de la Costa Atlántica, blindados, salvamentos (vehículos recuperados por robo) o remates.
 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.