El Airbag cumple 36 años como pareja perfecta del cinturón (Primera entrega)

Este dispositivo automático de seguridad tiene como objetivo disminuir las lesiones en la cabeza, el rostro, el tórax y las piernas del conductor y los ocupantes en un choque.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Como muchos de los inventos en la industria automovilística, el airbag tiene sus inicios a comienzos de la Segunda Guerra Mundial, cuando se probaban diversas formas para proteger a la tripulación y los ocupantes de los aviones.

La primera patente para su instalación en un automóvil se registró en Estados Unidos en 1953 pero no fue sino hasta 1978 que por medio de una solicitud de las autoridades de ese país se exigió como complemento para mejorar el sistema de retención del cinturón de seguridad y se le dio un impulso definitivo.

Se reconocen tres grandes marcas detrás del desarrollo de este sistema: General Motors, Ford y Mercedes Benz. Mercedes le apostó al airbag como el complemento perfecto, dado que el cinturón sólo funcionaba en tanto el conductor lo ajustara, mientras que el airbag funcionaba automática e independientemente.

Por esta razón, el 23 de octubre de 1971 registró este sistema para incluirlo como equipo de seguridad en sus autos.

El primer airbag consistía en un acumulador (botella) de gas comprimido que hinchaba unas bolsas colocadas en el volante, el panel de instrumentos y la guantera. Sin embargo nunca, salió de los laboratorios de pruebas.

Golpeaba muy fuerte
Este mismo diseño lo utilizó General Motors a mediados de los años 70, pero a través de las pruebas de choque se determinó que podía causar heridas muy importantes en el torso del conductor si éste estaba demasiado cerca del volante y que el pasajero podía resultar herido en las piernas si no estaba sentado adecuadamente por la presión del gas con el que se inflaba la bolsa.

Por estas y otras complicaciones, la instalación de este elemento en un auto de serie no se pudo hacer realidad sino hasta 1981, cuando un airbag formó parte del equipo del Mercedes Benz Clase S W126.

En ese entonces el airbag se ofrecía como equipo opcional, bajo el nombre de Supplemental Restraint System (SRS) y sólo estaba disponible para los modelos de las gamas más altas con un costo de 780 dólares de la época.

En 1984, el airbag ya estaba disponible como opción para toda la gama de vehículos de Mercedes Benz y se convirtió en un estándar de seguridad en los Estados Unidos hacia 1985.

En 1987 se empezó la instación de serie del airbag para el asiento del pasajero.  En 1991, todos los modelos Mercedes Benz lo empezaron a incluir dentro de sus accesorios estándar y este ejemplo lo seguirían Ford, Chrysler, BMW, Saab, Porsche y Volvo.

Todos lo adoptaron
El primero de los fabricantes de automóviles que equipó sus vehículos más populares con este dispositivo fue Ford, con el lanzamiento del Mondeo; posteriormente, en 1993, amplió su instalación a todas sus líneas, lo cual inició la carrera imparable del airbag como un elemento de seguridad no destinado exclusivamente a los modelos más caros.

En esta veloz evolución hay que destacar la aparición de airbags que se destinan a la protección de ciertas partes del cuerpo y los que protegen a todos los ocupantes de los vehículos. Por ejemplo, en 1994 Volvo y BMW incluyeron airbags laterales adelante, para proteger las cabezas del conductor y su acompañante.

Por último, uno de los hitos más importantes es la aparición del denominado airbag-inteligente, conocido como ¿smart-bag¿, cuyos pioneros han sido Mercedes y la firma Autoliv, con su ¿Smart-airbag¿.

En este sentido, el mundo del airbag se encuentra en una continua evolución y cada día aparecen nuevos dispositivos y tipos de ¿bolsas de la vida¿.

¿QUÉ ES Y CÓMO FUNCIONA?
El airbag es el elemento que llegó para complementar el uso del cinturón de seguridad, que es el dispositivo de seguridad pasiva por excelencia. Su objetivo es reducir al máximo las lesiones que se provocan en la cabeza, el rostro y el tórax durante un accidente. 

Su traducción literal se refiere a una bolsa de gas que se interpone y amortigua cualquier choque que pueda producir lesiones severas e incluso la muerte. Se estima que este dispositivo reduce en un 30 por ciento el riesgo de muerte en una colisión frontal fuerte y hasta un 40 por ciento en una colisión lateral.

Su principio de funcionamiento se basa en la absorción de la energía cinética del choque mediante la amortiguación que produce una bolsa llena de gas. Al chocar contra la bolsa, que debe estar completamente inflada en ese momento, el cuerpo le transmite su energía, lo que evita que el cuerpo se lesione contra los elementos duros del vehículo, como el volante, el tablero o el parabrisas, e impide que impacten contra el rostro trozos de cristal y disminuye el recorrido de la cabeza, lo cual a su vez reduce las lesiones cervicales. 

COMPOSICIÓN DE UN AIRBAG FRONTAL

  • Sensores: indican si se ha producido un accidente.
  • Central electrónica: decide si debe disparara el dispositivo.
  • Mecanismo de disparo: dispositivo pirotécnico (reacción química que produce nitrógeno y oxígeno).
  • Bolsa de aire.

Cómo se infla un ¿airbag¿
Aquellos diseñados para la protección en impactos frontales cuentan con sensores que detectan la desaceleración e informan al sistema que se produjo un choque.

La velocidad y precisión con que se activa un airbag son el resultado de un complejo proceso tras bambalinas.

El sistema de detección y control del inflado de la bolsa suele ser electromecánico o electrónico. En los sistemas electromecánicos, el registro de la colisión es realizada mediante un sensor denominado ¿de seguridad¿ y otros dos o tres sensores de localización que se ubican en la parte frontal del auto. Cada sensor lleva una masa cuyo movimiento está restringido a lo largo del eje longitudinal del vehículo.

El sensor de seguridad es el más sensible a la desaceleración y puede ser de ¿bola en tubo¿ o de ¿roller¿ o cilindro.

En los sensores de bola, un imán genera una fuerza que actúa sobre una esfera de acero. En los sensores de ¿roller¿, un cilindro rueda sobre una pista y se opone a la fuerza ejercida por un muelle.

En ambos casos la masa se mueve hacia adelante debido a la fuerza inercial generada por la repentina desaceleración del vehículo. Esta masa es la encargada de cerrar el circuito eléctrico.

Se activa según el choque
En los sistemas electrónicos, el sensor de desaceleración envía una señal a la centralita electrónica como consecuencia de haber superado su umbral de sensibilidad. Generalmente hay más de uno y están colocados en diversas partes del carro. Cuanto mayor sean en número, menos posibilidades habrá de que el airbag se abra en casos innecesarios.

A continuación, la centralita procesa la información de los sensores y, en caso de colisión, envía una señal eléctrica que activa el sistema pirotécnico; así, se inicia una reacción química que produce nitrógeno y que será el gas que posteriormente llene las bolsas.

El nitrógeno liberado llega a la bolsa por unos canales que actúan como refrigeradores para evitar que alcance altas temperaturas y de este modo se infla el airbag. La presión que ejercen los gases de la explosión despliega la bolsa, que sale con fuerza de su alojamiento.

En un abrir y cerrar de ojos
El despliegue del airbag es muy rápido, con picos de velocidad en la punta de la bolsa comprendidos entre 200 y 340 kph. Con el fin de lograr un mayor control de despliegue, se utilizan correas internas para reducir la salida del airbag.

En una colisión frontal, el máximo impacto del conductor contra la bolsa se produce a los 100 milisegundos, y el airbag está totalmente inflado a los 50 o 70 milisegundos del contacto inicial.

Cinco décimas de segundo después del despliegue, tras amortiguar el golpe del cuerpo del ocupante, la bolsa comienza a desinflarse. El desinflado está controlado por el número, tamaño y localización de las válvulas de salida que tiene la bolsa.

Generalmente, estas válvulas están colocadas en la parte trasera con el fin de enviar los gases calientes lejos de los ocupantes. Algunos diseños en vez utilizar válvulas, aumentan la porosidad de la bolsa en unos lugares específicos, que hacen la labor de las válvulas. La bolsa se desinfla completamente en 1 o 2 segundos y no se puede reutiizar; hay que instaar uno nuevo.

Datos:

  1. La detonación de los airbag se llega a producir en colisiones en las cuales la velocidad excede de los 30 km/h. 
  2. La velocidad con la que se abre un airbag es de 300km/h en menos de 15 milésimas de segundo.
  • La Honda Goldwing  de 1.8 litros es la primer moto con airbag en el mundo.
  • report_error_form_error
    Reporte enviado
    ¿Encontraste un error?
    Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.