Siguiente
Consultorio

Aire nuevo para portafolio de Chevrolet

Con pruebas de manejo en Santa Marta, GM Colmotores presentó las nuevas versiones del Optra, la Grand Vitara y la Luv DMax.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

En pruebas de ruta en la Costa Caribe, a las que EL TIEMPO asistió por invitación de GM Colmotores, fue posible experimentar la potencia y la versatilidad en la trocha de la Luv DMax, que viene en tres presentaciones: 4x2 chasís, 4x2 doble cabina y 4x4 doble cabina.

Probamos la más completa en equipo, la doble cabina, y comprobamos que el motor diesel es silencioso, comparado con el estándar de camionetas de trabajo, y que la insonorización dentro del habitáculo es impecable, como lo son la comodidad en sus asientos delanteros y de la banca de atrás y el aire acondicionado, que en un clima como el de Santa Marta por estos días se hace indispensable.

En cuanto a sus capacidades para la trocha, las dudas quedan resueltas al emprender inclinaciones de 30 o más grados con apenas un toque del acelerador, con la doble puesta (se engancha si oprime un botón en el tablero) y las revoluciones por debajo de 2.000.

El radio de giro es muy bueno y le permite al carro doblar en condiciones de poco espacio, o cuando el ancho de la carretera apenas supera el de la trocha de la camioneta.

Los diferentes ¿sabores¿ de DMax incorporan motores de gasolina de 2,4 litros y 124 caballos y 3,5 litros y 197 caballos. Los Diesel, por su parte, vienen de 3 litros y 130 caballos, y 2,5 litros y 79 caballos de potencia. Los precios, que bajaron un 3 por ciento en promedio, van de 44,59 millones a 71,36 millones de pesos.

La Grand Vitara también se lanzó, aunque para este modelo no se programaron pruebas. Están disponibles las nuevas versiones SZ dos litros 4x2 con transmisión mecánica y la SZ dos litros 4x4 con caja mecánica, que cuestan 58,9 y 61,75 millones de pesos, respectivamente.

Optra, con todos los juguetes

Un rally de observación por los lugares más turísticos de la capital de Magdalena fue el marco para la prueba de ruta de un Optra 2009 de transmisión mecánica con motor de 1,8 litros y 122 caballos de potencia.

Este lanzamiento es en verdad un ¿face lift¿, lo cual quiere decir que es el mismo auto pero con algunos cambios cosméticos. Por ejemplo, exhibe una parrilla más acorde con la identidad de la marca, y el corbatín cromado de Chevrolet es más grande que en el modelo anterior.

Como es bien sabido por quienes conducen un Optra, es tal vez el carro mejor equipado de su segmento. Incorpora ayudas electrónicas como control de tracción, frenos ABS con EBD, airbag delanteros para el conductor y el copiloto, exploradoras, radio MP3 con controles en el timón, techo corredizo, cojinería en cuero (para las versiones de 1,8 litros), rines de aluminio de 15 pulgadas y sistema de comunicaciones Chevystar.

La aceleración del vehículo responde a las exigencias de un piloto con manejo deportivo y entra y sale muy bien de las curvas, como EL TIEMPO lo pudo comprobar en la sinuosa ruta entre Santa Marta y Taganga. Según el ensamblador, el precio del Optra será muy similar al de los modelos actuales.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.