Amárrese a la seguridad certificada: revisión a los cinturones de seguridad

El mercado de cinturones de seguridad también está afectado por productos asiáticos de mala calidad. Aprenda a identificar los que de verdad salvan vidas.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

El mercado de cinturones de seguridad también está afectado por productos asiáticos de mala calidad. Aprenda a identificar los que de verdad salvan vidas.

Todo lo que compone el cinturón de seguridad, es decir, la correa, el dispositivo de reglaje, la hebilla de seguridad y los accesorios de anclaje responden a estrictos controles de calidad internacionales que deben cumplirse para que puedan ser instalados de fábrica.

Al momento de la reposición, sin embargo, la cosa es a otro precio, más aún porque la competencia china también tocó las puertas de estos elementos, al punto que hoy se consiguen en talleres, bodegas, almacenes de repuestos y 'sanandresitos', obviamente a mitad de precio y de seguridad.

Todo esto no tendría nada de malo si no fuera porque, en Colombia, la Norma Icontec 1570 define el cinturón de seguridad y sus componentes y establece las pruebas mínimas que deben soportar todos estos elementos para ser comercializados en el país.

"Para empezar, lo que distingue un cinturón de seguridad que cumple con todas las normas de uno que está hecho para 'adornar' son los herrajes ¿explica Félix Enciso, jefe de asistencia técnica de Imal S.A. y experto en el tema-. Los del primero están hechos de acero, mitad carbono y tratamiento térmico, y los del segundo son 100 por ciento de plástico".

Esta característica le permite al verdadero cinturón de seguridad resistir una carga mínima de 1.500 kilogramos, cualidad muy importante pues, al interrumpir bruscamente el viaje, el cuerpo sigue 'andando' a la velocidad en que venía el carro y su peso se multiplica hasta por 20 veces, debido a la fuerza de inercia.

"Un herraje de plástico jamás resistirá una carga tan grande, mientras que uno de aleación de buena calidad aguanta mucho más de 2.000 kilogramos", añade el experto consultado.
Esta carga recae sobre la cinta o cinturón, que al igual que los herrajes, debe responder a estándares de calidad para proteger como manda la norma. Esto significa también que no debe 'despelucarse' con el uso y que tenga un ancho de entre 46 y 53 milímetros.

La instalación debe ser de calidad
Una cinta de calidad está fabricada a partir de unos hilos de plástico de altísima resistencia, que aguantan el uso y el abuso a pesar del paso de los años. Sus remates son cocidos milimétricamente en cruz para que jamás se zafen de los anclajes ni las hebillas.

Pero nada se saca con tener un cinturón de seguridad 'Uno A', si sus características no corresponde a las propias del vehículo.
Cada carro, de acuerdo con su diseño, puede soportar un cinturón de determinadas características, que van desde la inclinación hasta su longitud.

"En promedio, un cinturón de seguridad tiene 3,20 metros de cinta y el cable de anclaje es de 30 centímetros ¿ asegura Enciso-. Sin embargo, todo depende de características propias del carro, como la altura de los parales y la distancia del asiento sobre el piso del habitáculo".

Estas características, que responden a unas referencias específicas, también se deben tener en cuenta antes de comprar el cinturón de seguridad para que no queden ¿machucados¿ o torcidos y pierdan por completo su eficiencia al momento de un golpe. 

No importa si son fijos (anclados a paral y piso), de tres puntos con dispositivo de reglaje (que se acomoda mejor a cada cuerpo) o pirotécnico (que se acciona eléctricamente y no de forma mecánica, como el anterior): todos deben ir fijos al paral y al piso, jamás al asiento.

Por su parte la hebilla de seguridad debe ser de apertura rápida, pero jamás debe abrirse por sí sola. Si lo hace, es necesario cambiar el cinturón lo antes posible.

Esa instalación es clave hacerla en sitios especializados, como los concesionarios de las marcas, que saben a la perfección en dónde van los anclajes de cada modelo y cuál es el ángulo en que debe instalarse el cinturón.

Tipos de cinturones
La complejidad del cinturón de seguridad de hoy es el producto de una evolución.

El cinturón pélvico, similar al de los aviones, sujetaba a la persona por la parte baja del abdomen para que no saliera despedida. Lo malo: no evitaba el movimiento del cuerpo hacia delante, lo que producía lesiones en la cabeza y el tórax.

El cinturón diagonal, con anclaje en paral y piso, sostenía más eficazmente al usuario, pero en casos extremos lo hacía rodar por debajo y le provocaba lesiones severas.

El cinturón de tres puntos es la suma del pélvico y el diagonal, lo que le da al usuario una protección mucho más completa al momento de un siniestro. Puede ser fijo o retráctil, aunque este último es mucho más cómodo.

El cinturón de cuatro anclajes es conocido como ¿arnés¿ y cubre al usuario por encima de los dos hombros y la pelvis. Es el más seguro de todos, pero requiere una instalación compleja que ocupa espacio vital de la cabina. Por eso se utiliza exclusivamente en las sillas para bebés, para personas minusválidas y para autos de carreras.  

PREFIERA EL RETRÁCTIL
Estos cinturones llevan en su interior un mecanismo retractor, que enrolla la cinta y un mecanismo sensible al impacto y a la desaceleración brusca, que bloquea el cinturón a través de una rueda dentada y obliga al cuerpo a quedarse ¿pegado¿ al espaldar de la silla.
Estos cinturones se tensan, bien por la desaceleración del vehículo o bien porque la cinta se desenrolla a una velocidad superior a la que el mecanismo permite, y lo obliga a bloquearse.
El cinturón fijo es más barato, pero requiere que el usuario se lo ajuste adecuadamente a su cuerpo para que actúe eficientemente. Es incómodo, en la medida en que no le da libertad de movimiento, dentro del habitáculo.

ANTES DE COMPRARLO¿
Identifique la referencia de cinturón que requiere su vehículo.
Localice los puntos de anclaje en la cabina.
Jamás ajuste el anclaje a la silla.
Cerciórese de que el cinturón que quiere cumple con la Norma Icontec 1570.
Revise los cinturones de su vehículo cada cinco años y cámbielos, de ser necesario.

PRUEBAS DE LABORATORIO
Un cinturón de seguridad certificado ha cumplido con  a una serie de análisis de laboratorio antes de salir al mercado. Por ejemplo:
Dimensional para verificar que tiene la longitud el ancho adecuados.
De tensión y elongación para verificar que cumplen con el mínimo de 1.500 kilos exigidos por la norma.
De ciclado de la hebilla para medir su resistencia al uso.
De ¿microdeslizamiento¿ para verificar que la cinta y los herrajes están fijos el uno al otro.
De flexión del cable que va al anclaje de piso para evaluar su resistencia al uso.
De extracción y retracción del conjunto hebilla-cantonera para comprobar que no se abren solas.
De espesor de los recubrimientos de plástico de los herrajes.
De cámara salina para evaluar oxidación de los metales.
De resistencia al polvo para comprobar el hermetismo del sistema retráctil.
Fuente: Imal S.A.

VENTAJAS DE LOS TRES PUNTOS

*Sujeta al usuario al espaldar y no permite que se desplace violentamente.
*Lo protege cuando debe dar giros bruscos o si el carro patina.
*Evita que el pasajero de atrás ¿se vaya encima¿ del de adelante.
*El arnés evita que los niños y las personas minusválidas que no tienen control sobre su cuerpo se muevan bruscamente.

UN IMPACTO SIN CINTURÓN¿
Desliza el cuerpo hacia adelante, con silla y todo, y produce lesiones en cabeza y piernas.

Después del choque, la ¿reacción vigorosa¿ lanza violentamente el cuerpo hacia atrás y le produce al usuario lesiones cervicales graves.

Si el cinturón está anclado a la silla, esta se desplaza hacia adelante y genera una carga equivalente al peso del usuario y de la propia silla.

Los niños mayores de cinco años deben viajar amarrados atrás para que en caso de impacto no salgan despedidos hacia adelante.
Fuente: Imal S.A.

POLÉMICA POR EL CINTURÓN TRASERO
El artículo 82 del Código Nacional de Tránsito demanda la obligatoriedad de la instalación y el uso del cinturón de seguridad en los asientos traseros en vehículos 2004 y posteriores, debido a que, a partir de ese año y por ley, todos los vehículos vienen equipados con esos accesorios.

Sin embargo, un concepto de la Procuraduría considera inconstitucional este artículo, debido a que ¿era posible optar por una medida que no afectara la igualdad, pues el legislador hubiera podido establecer un plazo prudencial para que los propietarios de los vehículos con modelo anterior al 2004 incluyeran el cinturón de seguridad en el asiento trasero (¿)¿. 

A ojos del ente, ¿el Ministerio de Transporte es la entidad responsable de establecer un término razonable para que los propietarios de vehículos de modelo anterior a 2004 tengan la posibilidad de instalar el respectivo cinturón de seguridad y cumplir la obligación establecida por el artículo 82 de la Ley 769 de 2002¿.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.