Un antiquísimo Fiat S76 de 103 años volverá a sentir el palpitar de su motor

El resucitar de esta mítica máquina será en junio próximo, cuando corra por primera vez después de más de 100 años, en el encopetado Festival de la Velocidad de Goodwood. Proeza.

Redacción Motor

03:13 p.m. 20 de mayo del 2014

En 1911, el Fiat S76 logró ser el auto más rápido del mundo. Su casa matriz solo produjo dos unidades, con el único objetivo de quebrar los regis­tros de kilómetro y milla lanzada en poder de los Blitzen-Benz de aquella época. Funcionó porque en ese mismo año impuso un nuevo récord en milla lanzada, en manos de Pietro Bordino, en Saltburn Sands (Inglaterra). Más tarde, esta vez en un kilómetro lanza­do, superó los 217,26 kph en Ostende, Bélgica, pero le fue negada la marca al no completar la pasada de regreso dentro de la hora estipulada. Todos los récords de velocidad, desde aquel en­tonces, requieren que se hagan dos pa­sadas, en sentidos opuestos, en menos de una hora para poder contrarrestar posibles efectos positivos o negativos del viento.

Al terminar la Primera Guerra Mundial, el par de carros S76 se se­pararon. Uno lo desmanteló la misma Fiat para evitar que los fabricantes rivales que lograran llegar a sus insta­laciones -concretamente si había in­vasión de los alemanes- copiaran su tecnología. El otro carro sobreviviente fue adquirido por Boris Soukhanov, un aristócrata ruso que lo exilió a Austra­lia después de la guerra. Allí el carro corrió con mejor suerte, fue moder­nizado y compitió bajo el nombre de Fiat Racing Special.

Muchas décadas después, en 2003, Duncan Pittaway, un fanático de los autos en Bristol (Inglaterra) recuperó el chasis del S76 y logró unirlo con el motor original desmantelado, una má­quina nada menos que de 28,5 litros de desplazamiento en cuatro enormes cilindros.

La restauración duró 10 años, ajustándose a las especificaciones ori­ginales y con ayuda del taller Roach Manufacturing de Southampton, In­glaterra, que reprodujo la carrocería. Este año, en el Festival de la Velocidad de Goodwood, del 26 al 29 de junio, el mismo Pittaway conducirá el auto en su primera carrera en 100 años. Ahora el récord será el de su resurrección después de un siglo.

Festival de la velocidad de Goodwood

Este famoso encuentro celebró sus 20 años en el 2013 y ya es considerado el mayor fes­tival de automovilismo 'vintage' del mundo, porque convoca cada año a auténticas joyas de cuatro ruedas, de todo tipo y condición, pero todas escogidas meticulosamente por sus antecedentes técnicos e históricos. La mayoría de sus protagonistas vibran y gozan la jornada, pues todos los viejos carros salen al circuito y a un pequeño premio de mon­taña donde demuestran todos sus arrestos. Además, hay notables exhibiciones de vuelo de aviones antiguos.

El autódromo de Goodwood, en West Sus­sex, Inglaterra, queda dentro de los predios del millonario mecenas Charles Gordon- Lennox, conde de March y Kinrara, quien reconstruyó el escena­rio y creó, en 1993, el hoy famoso festival.

DATO
Algunos componentes originales y sobrevivientes del S76 fueron restaurados: chasis, motor y suspensión. Otros volvieron a hacerse partiendo de los diseños originales de Fiat, como la caja de cambios, el radiador y la carrocería.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.