Arranque 540 / Una propuesta chatarrizable

Arranque 540 / Una propuesta chatarrizable

Redacción Motor

04:38 p.m. 12 de septiembre del 2011

  Se retira el general Palomino -el amigo en el camino- de la Dirección de la Policía de Carreteras y pasa a ocupar la Dirección de Seguridad y Convivencia Ciudadana, un cargo también muy a tono con su talante, modales, preocupación por el bienestar de los ciudadanos.

Palomino hizo una estupenda tarea en una misión tan compleja y desagradecida. Se va, deja buenos resultados, procedimientos más amables, aunque la ciudadanía nunca se va a sentir bien tratada por la Policía y sus agentes en algunos niveles aislados no hacen el correcto eco de lo que sus mandos predican. Fue un excelente interlocutor de este medio y a través de esa comunicación pudimos transmitirle toda la inconformidad o sensibilidad de los ciudadanos que acuden a nuestro correo.

Pero nuestro General y deferente amigo no se fue sin dejar el avispero alborotado porque días antes del ajuste de los mandos militares dijo que en el nuevo código de tránsito se propondría la muerte de todos los carros con más de 20 años de edad, cosa que afecta fácilmente a más de un millón de personas que los poseen y usan, para dar una cifra muy modesta del alcance de su flechazo.

Cartas, protestas, llamadas angustiadas y enfurecidas siguieron a su comentario y también enarbolaron banderas contra las tesis que otras personas expresaron en ese mismo momento, por ejemplo, que lo mejor era cambiar los carros por eléctricos (que no existen masivamente) o híbridos que son muy costosos, como si una persona que apenas puede tener un aparato de menos de 10 millones de pesos esté lista para pagar uno de 80. O que confunden la edad cronológica de un auto con su tiempo de servicio, que son kilómetros andados y no años calendario, pues puede estar en peor estado y ser más peligroso un taxi de dos años con 300 mil kilómetros hechos a la brava que un carro de familia del año 1991.

La verdad sobre todo esto es que la propuesta no es viable jurídicamente porque el derecho a la propiedad es algo que señala la Constitución y a nadie, sin indemnizarlo correctamente, le pueden quitar un bien, así sea de interés público.

Lo que puede hacer el Estado es ponerle parámetros al uso de un vehículo en las vías públicas, cosa que hace a través de la revisión técnico mecánica. Otra cosa es que no funcione y que las condiciones de seguridad y especialmente de alteraciones mecánicas y dinámicas que hacen en muchos vehículos no estén especificadas en el Código de tránsito que en ese y muchos sentidos es baboso e inofensivo. Tanto el viejo como el nuevo texto que piensan proponerle al Congreso. Que entre otras, no ha llegado aún a la corporación aunque se dijo que estaría en curso desde el pasado 7 de agosto. Ojalá la demora sea para darle cuerpo y técnica, de la cual carece en grandes dosis.

Otras personas citan políticas de chatarrización que han existido temporalmente en otros países. Pero no dicen que los gobiernos pagan por auto descontinuado gruesas sumas de dinero como corresponde y esa plata acá, obviamente, no existe y hay muchas otras prioridades.

Ni tampoco que esas primas de ruptura obedecen fundamentalmente a incentivos para reactivar las ventas de carros nuevos cuando la industria se cae y las fábricas comienzan a despedir operarios y desploman una parte de la economía. Porque en los países avanzados, proteger sus industrias y el empleo es un propósito integral de gobierno. No un capricho.

O sea, "mi General" dejó en sus últimos días a miles de colombianos angustiados con su pronóstico chatarrizador pero suponemos que si eso está en el nuevo proyecto de código, lo estarán desmontando a cambio de buscar la forma de cancelar las matrículas cuando el propietario desee, su carro es obsoleto y no anda más. Y consiguiendo que haya sitios donde reciban los esqueletos pues hoy los vehículos "muertos" deben tener certificado de movilidad vigente. O inventando cuál sería la fórmula para decidir que un carro viejo de hoy no es un coleccionable cuando llegue a los 35 años y reciba las placas que el mismo gobierno tiene previstas para ampararlos.

Mejor dicho, General, olvidemos eso y recordemos todo lo bueno que logró hacer.

FRASE

"La vida útil de un carro no se mide en años sino en kilómetros de uso y pretender que los mayores de 20 años dejen de circular atenta contra la propiedad y si se hace debería ser objeto de una indemnización por su valor real".

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.