Arranque / La seguridad es una obligación

Arranque / La seguridad es una obligación

Redacción Motor

03:26 p.m. 11 de julio del 2011

  Con una simple resolución, que bien pudo haberse firmado hace muchos años, atinadamente el ministro del Transporte acaba de ordenar que todos los vehículos de modelo 2013 que entren al país deberán estar provistos de airbags laterales y frontales, además del sistema de antibloqueo para los frenos. Es decir, que los carros que se matriculen con ese año-modelo desde el 2012 deben cumplir con la norma. Como es sabido, muchas marcas, en virtud de convenios internacionales de comercio, pueden obtener un VIN (Vehicle Identification Number) correspondiente al año siguiente si el modelo no va a tener cambios en el año calendario presente. Por esa razón, desde abril o antes se pueden comprar algunos carros del año siguiente, lo cual, de paso, hace importante que en el mercado del usado los compradores se fijen más en la fecha de la matrícula que en el año de la tarjeta de propiedad, ya que esta será poco indicativa de la vejez del vehículo.

Volviendo al tema, sobre este asunto de los elementos de seguridad habíamos escrito repetidamente en el pasado. Nos parecía que esos componentes deberían estar exentos de impuestos pues no tenía explicación que el usuario pagara excesos por estas cosas que pueden salvar su vida y las de terceros. Claro que era difícil implementar o fomentar su uso por
la vía de los aranceles pues en el caso de eximirlos, el gobierno debería ponerles un precio fijo en todas las marcas para evitar las manipulaciones en el valor FOB, que cada firma podía tasar a su antojo.

Por lo tanto hacer el ABS y los airbags obligatorios es la salida perfecta y lógica y, de paso, alinea a Colombia con las normas de seguridad que rigen en muchos países del mundo y a la larga serán tan usuales como los cinturones de seguridad o los apoyacabezas.

Falta su reglamento para los vehículos de servicio pesado, que tienen otros requisitos, antes de que empiecen los vendedores a buscarle salidas a la medida. El ABS tendrá una incidencia difícil de cuantificar en la prevención de accidentes pues en muchos vehículos y situaciones actuarán y evitarán choques o desgracias inclusive sin que los conductores se den cuenta. En el propósito de disminuir la accidentalidad serán fundamentales y mucho más importantes que los airbags, pues estos solamente se abrirán cuando el choque ya es un hecho y su misión será la de minimizar lesiones.

Las bolsas de los costados serán fundamentales para la protección de ocupantes especialmente en los vehículos de servicio público en los cuales el uso del cinturón trasero es nulo y difícil de implementar, ya que los pasajeros, por simples cuestiones de higiene, lo van a eludir. Además, en la parte de atrás de los taxis van a viajar personas en la silla central -cuyo apoyacabezas debe ser también obligatorio- y habrá niños de brazos que en el caso de una colisión van a tener una opción adicional de protección con los airbags de cortina.

Es posible que haya ciertos modelos de algunas marcas con deficiente perfil en su seguridad que no puedan acatar esta norma. Lo más sensato es que no se puedan vender esos carros que incluyen una dosis de peligro innecesaria. También es de suponer que si no pueden cumplir con estos requisitos tan básicos, también sus diseños de cabina estarán muy por fuera de parámetros en las pruebas de colisión y deformabilidad del habitáculo. Una exigencia más severa en este aspecto sería también muy aconsejable al Ministerio, pues sabemos que acá se venden sin control muchos carros, sobre todo de origen chino, que en ningún país de Europa o en Estados Unidos han sido autorizados para rodar por ser altamente peligrosos, especialmente para sus ocupantes.

Los airbags y el ABS van a subir el precio de los carros básicos, que en materia de seguridad dejarán de serlo, para fortuna de todos. Se van a acabar las ofertas de los "pelados" pues la reducción de equipos para dar precios más bajos se limitará a accesorios banales como los vidrios eléctricos, el aire acondicionado o la dirección hidráulica. En los vehículos baratos, el asunto va a ser incidente pues son partes costosas con respecto a
su precio, pero en la gama media simplemente desaparecerán algunas versiones que no traían estos elementos, y en la gama alta no habrá cambios pues la mayoría de los carros vienen desde hace años con estos equipos.

Bien por esta medida y ojalá el nuevo código de tránsito esté en esta misma tónica.

Hay que aplaudir la obligatoriedad del ABS y los airbags, medida que había podido implementarse con una simple firma hace muchos años y habría salvado muchas vidas y evitado innumerables accidentes.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.