El Audi A3 con carrocería sedán se estrenó en el mercado nacional con una brillante mecánica

Llega con un motor de 1,8 turbo que le da un desempeño brillante y lo mueve como un carro más deportivo que familiar, sin excluir ninguno de los beneficios de ambos mundos. Sorpresa.

Redacción Motor

03:18 p.m. 08 de abril del 2014

Imágenes del nuevo Audi A3 sedán

Frena impecablemente y llega con el mismo renovado lenguaje de diseño que ya se vio en sus hermanos de línea. Desde 83,9 millones de pesos

Por lo general, el prin­cipal atributo de un sedán, más allá de su aspecto estético y equipamiento, es la comodi­dad que ofrece su espacio interior. Sin embargo, para un carro como el nuevo Audi A3 que debuta en el país con la carrocería sedán, todas las demás cualidades y accesorios quedan supeditados a su comportamiento sorpre­sivamente deportivo y a su brillante mecánica, algo que en un 'cuatro puertas' no siempre es común.

El carro camina duro, como un cohete, se desboca en pocos segundos y también frena en contados metros. Es dócil para los recorridos cotidianos y muy silencioso en su andar; no exige más movimientos de los necesarios en las maniobras rutinarias, pero si se le pide, responde y devora el horizonte como una fiera.

Este desempeño lo logra por la adecuada combinación de un buen rango de potencia y un menor peso, que es la misma fórmula a la que apelan sus hermanos de línea que conocimos el año pasado en las ediciones coupé y 5 puertas y que corresponden a la tercera gene­ración de este vehículo. Sin embargo, en el sedán se extremó su vena deportiva pues, a pesar de ser más largo, es más bajo y más ancho. Y por su nueva estética, tamaño y motor este A3 se ubica muy cerca del A4, pero con el beneficio de un precio menor.

El Audi A3 que probamos es el de motor de 1,8 litros de inyección direc­ta con 180 caballos y un torque de 250 Nm, que está disponible casi como en un diésel, desde las 1.250 vueltas. A es­te bloque se acopla una caja manual de 6 velocidades, aunque también existe la opción de una automática de doble embrague con 7 cambios, con unas relaciones apropiadas que le permiten una progresión constante y pareja, sin caídas del turbo y sin las 'patadas' de otras épocas.

Con esta disposición, y gracias tam­bién a los ajustes variables en los dos árboles de levas y a las nuevas tecno­logías que facilitan la lubricación en frío y la temperatura del líquido re­frigerante en condiciones críticas, el carro hace de 0 a 100 en 7,3 segundos y tiene una velocidad máxima de 242 kph, sin que su desempeño atlético signifique un apetito desmedido en combustible, pues en recorridos mix­tos hace un poco más de 67 kilómetros por galón. Una combinación perfecta.

Desafortunadamente, Audi no ha lo­grado borrar de estos motores el 'lag' o tiempo de espera que se necesita para que el motor arranque y hay que acostumbrarse a hacer una peque­ña aceleración antes de ponerlo en marcha, ya que la máquina no res­ponde de inmediato al acelerador. Y también hay que estar atento porque cuando el turbo va a plena carga y el carro cogiendo velocidad, al soltar el acelerador sigue empujando por unos segundos que pueden ser me­tros críticos de distancia con otro au­to. Curioso que esto suceda con tanta tecnología de la marca.

Volviendo al tema, esta dinámica importante también tiene su justifi­cación en el concienzudo trabajo que Audi ha hecho para reducir el peso de sus carros. Esto se refleja en que este sedán apenas marca en la balanza 1.250 kilos, aproximadamente, cifra que se consiguió mediante la aplica­ción de acero de alta resistencia, del cual se requiere menos densidad y garantiza las mismas propiedades, y el uso de aluminio en elementos com­pletos, como es el caso del capó.

En ese peso hay que incluir las di­mensiones, pues no es un carro pe­queño ya que mide 4,45 metros de lar­go, 1,79 de ancho y 1,41 de alto, lo que significa unos 15 centímetros más de largo y 1,5 más bajo que el 5 puertas. Y tener en cuenta el buen tamaño del baúl, cuya capacidad es de 425 litros, aunque la 'boca' de este espacio es menor que la del Sportback y podría restringir la carga de algunos objetos.

Otro atributo son las suspensio­nes, que hacen el manejo más seguro y deportivo pero con una suavidad y silencio admirables, pues además de la perfección mecánica del siste­ma, la insonorización de la cabina es hermética. La dirección es de las más obedientes del segmento y sus frenos son de precisión quirúrgica. Todo este ambiente obliga a estar pendiente del velocímetro para no violar los límites de velocidad porque la seguridad que transmite es enorme e invita incluso a arriesgar un poco más en las curvas, dada la docilidad del vehículo.

Si la mecánica es impresionante, la presentación exterior no lo es menos, y su elegancia, sobriedad, actualidad y presencia lo vuelven a estacionar muy cerca del A4, algo que obligará a un re­ajuste en precios, pues van a chocar en los valores de algunas versiones.

En el interior se acomodan con es­pacio de sobra cuatro personas, pues el quinto pasajero tendrá que resignarse a ir en el cojín central que, sumado a la caída del techo en esta parte, hace difícil un trayecto largo para alguien de más de 1,70 de estatura. Por lo de­más, el habitáculo tiene materiales de alta calidad, su presentación es muy agradable y cuenta con un arsenal tecnológico en materia de asistencias, información y entretenimiento, ade­más de detalles en cromo y cuero, se­gún la versión, que aumentan el lujo, sin discusión, de este carro.

Pero en materia de seguridad vuel­ve su carácter protector y familiar, ya que este sedán cuenta con airbags pa­ra conductor y acompañante, que in­cluyen protección en las rodillas, así como laterales y de cortina. Sus luces pueden adaptarse a las condiciones de manejo y cuenta con detalles co­mo freno de mano electromecánico, frenos ABS y control de estabilidad, distribución electrónica de frenado, control de velocidad adaptativo y ayu­das como el asistente de conducción en caso de cambio involuntario de ca­rril, anticipación de riesgo de colisión frontal, preparación del vehículo ante un choque inminente, detector de cansancio del piloto, entre muchos otros útiles sistemas.

En fin, esta es la gran propuesta de Audi para optimizar el uso de la plataforma modular del grupo Volkswagen MQB, sobre la cual se monta la nueva familia A3, a la que le puso su ADN y con la que consiguió sumar un carro más en un segmento en el que necesitaba presencia. En el mercado nacional se organizarán por el momento dos versiones con el mismo motor pe­ro diferente caja y equipamiento. La primera de ellas, denominada At­traction, llega con transmi­sión manual y tapizados en cuero a 83,9 millo­nes de pesos, y una más arriba, llamada Ambition, con la ca­ja S-tronic de 7 velo­cidades a la que se suma el techo pano­rámico, que se puede adquirir por 95,8 mi­llones de pesos.

El primer sedán

La familia A3 de Audi siempre se había vendido en carrocerías de 3 o 5 puertas, pero desde el año pasado se presentó esta nueva configu­ración cuyo frontal guarda similitud con el prototipo A3 de la familia e-tron, gracias a un diseño agresivo y moderno con logo predominante sobre la gran parrilla hexagonal invertida enmarcada en cromo, además de las nuevas luces orgánicas con las 'cejas' led para el día, costados limpios de pliegues y líneas dramáticas, una gran caída del techo desde el paral y bómperes de corte deportivo con nuevas tomas de aire.

Nave por dentro

Los asientos con diseño deportivo y regulación lumbar, los difusores de aire y los relojes con marcos cromados, el techo panorámico, los apoyabrazos en las sillas de adelante, la opción de iluminación con leds para el interior del habitáculo y los tonos de presentación le brindan un ambiente de distinción y comodidad de primera clase.

Seguridad a prueba de todo

Por sus sistemas de seguridad y el comportamiento de su carroce­ría, el A3 sedán recibió la máxima calificación y la distinción como el mejor de su categoría por parte del Instituto de Seguridad Vial de las aseguradoras en Estados Unidos (IIHS). Entre sus ayudas se destacó la presencia de serie del Audi Pre- Sense Basic, que detecta cuando ocurre una maniobra de emergencia y prepara el auto y los sistemas de protección de los ocupantes ante una posible colisión.

DATOS
El motor 1,8 TFSI pesa algo más de 140 kilos, una cifra muy baja que se consigue gracias al uso de materiales como el aluminio, y a un menor tamaño y grosor de las piezas.

El Audi A3 representa el 20 por ciento de las ventas de la marca alemana en el mundo, de allí el interés por tener un vehículo de tres cuerpos en el mercado.

El Audi A3 cuenta con el Audi Drive Select, que integra todos los componentes tecnológicos y de conducción del vehículo, como motor, transmisión, y de forma opcional la suspensión y la dirección, para ofrecer diferentes modos de manejo.

Este sedán pertenece a la tercera generación del A3, que recibió una renovación estética profunda y cuyos ejemplares son más livianos, a pesar de su mayor tamaño.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.