Audi ofrece en el A8 un sistema de luces derivado de los carros de competencia

No se trata de unos bombillos diferentes sino de un sistema totalmente computarizado e inteligente que comanda 50 unidades que responden de manera independiente a las necesidades de la ruta.

Redacción Motor

12:34 a.m. 06 de agosto del 2013

Nada más complicado que manejar de noche en una carretera cuyos carriles de tráfico opuesto no están divididos y el combate con las luces de los carros que vienen es una pesadilla. Más aún si llueve y las lámparas del vehículo no son las adecuadas.

Por mucho tiempo, que puede ser un siglo, la iluminación del camino ha sido un elemento del auto cuyas soluciones o mejoras dadas se traducían, hasta la aparición de las luces "inteligentes", en bombillos de mayor intensidad, sobre todo cuando aparecieron los halógenos.

Este fue un buen avance, pero los reflectores y lentes no tuvieron en su momento la misma dinámica, a tal punto que los halógenos sustituyeron los bombillos normales sin más condiciones. Probablemente una gran limitante fue la legislación de los Estados Unidos que obligaba al uso de las clásicas unidades selladas y que fue un gran freno para los diseñadores de los frontales de los carros.

Posteriormente, las luces HID –ya en tiempos cercanos– empezaron a marcar diferencias importantes por cuanto la precisión de su haz es muy superior al de la lámpara convencional, que suele regar luz en el frente del auto pero sin mayor control.

Simultáneamente, los ingenieros perfeccionaron mecanismos ya vistos en los años 60 (Citroën) y las luces comenzaron a obedecer a las señales del timón o los informes de los navegadores y se volvieron predictivas, de tal manera que los faros giraban mecánicamente para iluminar los costados de la vía y los vértices de las curvas. O cambiaban el foco según la altura de la carrocería.

Los sensores que ahora inundan a los carros se encargaron de más tareas. Encienden y apagan las luces y cambian de medias a plenas de manera automática, alumbran las intersecciones, y hasta las exploradoras pasaron de ser decorativas a tener una luz complementaria de bajo alcance pero útil en carretera.

Ahora viene la revolución de los leds (diodos emisores de luz), que pasaron de las luces de posición –usadas en la mayoría de los casos más por razones de apariencia y estética que por motivos de iluminación superior– a las lámparas principales.

Hasta ahora, y como en las vitrinas de los almacenes, los leds se instalaron en los stops y cocuyos para darles cara y diferencia a los carros, dando mayor luminosidad, pero que no estaba en relación directa con la función de alumbrar el camino. Tal como sucede con las linternas de mano con leds, cuya luz es muy intensa y blanca pero no alumbra ni en la distancia ni con precisión.

El paso de los leds a las luces principales es hoy el gran avance en la materia, en lo cual Audi ha tomado una delantera importante, derivada de su experiencia en las carreras de duración nocturnas, en las cuales las lámparas led garantizan un cubrimiento perfecto de la ruta a más de un kilómetro de profundidad. Esto, a 340 kilómetros por hora, es un seguro de vida.

Los leds en las luces de conducción comienzan a hacer camino en la industria. Pero no es fácil porque no se trata de cambiar el bombillo por otro porque cada lámpara lleva varios grupos de leds para funciones específicas, con los respectivos lentes que direccionan el haz de luz y que son complejos y costosos. De ahí que este nuevo sistema Matrix de Audi solo se ofrece en el auto más costoso, el A8.

Pero con el tiempo, cada vez más corto, los leds comenzarán a pasar a la gran serie y serán más accesibles hasta llegar a ser equipo de norma en los autos. Tal como pasó con los bombillos halógenos, que terminaron siendo genéricos, y probablemente los leds harán que el ciclo de las luces de alta intensidad pase rápidamente al implementar este avance que se traduce en seguridad para millones de personas.

FRASES:

TODOS LOS GRUPOS DE LEDS, 50 EN TOTAL EN EL FRENTE, PRENDEN Y APAGAN CONTINUAMENTE Y SE DIRIGEN DE ACUERDO CON LAS NECESIDADES DEL MOMENTO Y LA ILUMINACIÓN DE LA CARRETERA. ADEMÁS DE EXACTA, ES MUY SUPERIOR A LA DE LAS LÁMPARAS CON HID.

LA CÁMARA QUE CONTROLA LAS REACCIONES DE LAS LUCES, LAS HACE DESTELLAR AUTOMÁTICAMENTE CUANDO PERCIBE A UN PEATÓN EN LA TRAYECTORIA PARA PREVENIRLO, Y ALERTAN AL CONDUCTOR.

LA TRANSFERENCIA DE TECNOLOGÍA DE LAS CARRERAS A LOS AUTOS DE SERIE ES EVIDENTE EN ESTE PROYECTO. VÉASE LA COMPLEJIDAD DE LAS LÁMPARAS CON EL SISTEMA DE LEDS PARA LAS 24 HORAS DE LE MANS, PERO QUE ES MÁS SIMPLE QUE EL QUE SE OFRECE EN EL AUDI A8.

RECUADROS:

EL CAMBIALUCES DESAPARECE
Cada unidad óptica del Audi A8 lleva 25 leds de alta intensidad, que funcionan separadas en cinco grupos que responden a las señales del computador. Las luces medias trabajan desde 30 hasta 60 kilómetros por hora y de ahí en adelante cambian a plenas, pero se ajustan para no molestar el carro que viene y el computador enfoca los chorros de luz de cada grupo de leds en los puntos negros que quedan en la carretera.

SE ANTICIPAN A LA RUTA
Los leds del sistema Matrix de Audi también funcionan como luces de curva pero de manera predictiva, pues se anticipan a los datos del GPS en el navegador y alumbran previamente la zona hacia donde va el automóvil y se acoplan con las direccionales, que destellan a una frecuencia de 150 milisegundos, con lo cual la advertencia es mucho más evidente.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.