El Audi Quattro Concept sorprendió en Frankfurt por sus 700 caballos de potencia

La electricidad, como apoyo de los motores térmicos, les permite ahora a los fabricantes ofrecer autos de un elevadísimo rendimiento y, a la vez, bajar los índices de consumo y emisiones.

Redacción Motor

10:31 p.m. 16 de septiembre del 2013

En tiempos en los cuales el automóvil pareciera estar apretado en una serie de regulaciones que propenden por una racionalización de su uso y la migración hacia nuevas propulsiones, la carrera de la potencia parece más disparada que nunca. Y esto gracias precisamente a las herramientas que los fabricantes tradicionales han encontrado en el apoyo de la electricidad, bien sea usada de manera pura o combinada con la gasolina.

Los carros híbridos de alto rendimiento son hoy mucho más noticia e impacto que los pequeños aparatos urbanos, en los cuales uno pensaría que estaría concentrada la oferta sustitutiva. Pero los grandes lanzamientos de los últimos salones se concentran en automóviles de gran poder, que ahora son bien vistos porque las cifras de rendimiento no dependen de los motores contaminantes sino de la limpia energía eléctrica que los apoya.

Naturalmente, por ahora vemos esas bestias de la velocidad y la aceleración con escudos inalcanzables para el gran público. Ferrari, Porsche, Audi, Infinity, por solo citar a algunos que tienen unos aparatos que detienen los relojes en pocos segundos en las mediciones tradicionales y ganan los premios de los motores térmicos más eficientes de la industria.

Hoy, esos desarrollos están muy lejos del gran público, pero seguramente que concebidos y desarrollados a esos niveles de tecnología su paso hacia los autos generales de grandes series será cada vez más próximo. Uno de esos fierros recientes es el prototipo que mostró Audi en Fráncfort evocando la fama y el camino que le abrió a la marca el sedán Quattro, concebido para ganar, como en efecto lo hizo, los mundiales de rallyes de los años 80. De esos tiempos sobrevive el sistema de impulsión en las cuatro ruedas como una característica casi exclusiva de la marca. Pero al relanzar un ‘concept’ con ese nombre, los números sorprenden más que sus cuatro ruedas motrices.

El Quattro Concept tiene 700 caballos debajo del acelerador y el laboratorio de las gasolinas dice que apenas gasta, con sus motores combinados, un galón para hacer 151 kilómetros. Claro, son datos en condiciones ideales, pero como esas pruebas de laboratorio calibran los motores con un mismo patrón, sirve como referencia para compararlo con cualquier otro carro que pase por ese mismo debitómetro.

Al Quattro Concept lo dotaron de toda la envoltura estética para que fuera un imán visual. Rines de pulgadas, un color imperdible, ángulos muy rectos en su fisonomía, enormes entradas de aire para dar idea de su poder respiratorio de aire para calmar los radiadores y toda una plataforma pensada para desarrollar un auto de carreras. Sin duda, una futura silueta para el duro campeonato DTM (Torneo Alemán de Turismos).

Por ahora, como siempre pasa, el carro se muestra para robar fotos y oír opiniones, pero es claro que no se trata de un ejercicio fantasioso sino de una prueba de mercado y una señal de que Audi va tras las huellas de Porsche y sus afines. La carrera de los caballos de potencia, está lanzada.

FRASES:
Con los motores combinados, el Quattro acelera de 0 a 100 en 3,7 segundos y su velocidad máxima es de 305 kilómetros por hora. El capó y la compuerta trasera son de fibra de carbono.

RECUADROS:

Dos motores
El prototipo está movido por dos motores que se suman o alternan para sumar 700 caballos y 800 Nm de torque, a través de una caja de ocho velocidades que se apoya en un diferencial ajustado para pista en las ruedas traseras. El motor eléctrico aporta 165 caballos (110 kilovatios) que los extrae de una batería de iones de litio que le permite rodar hasta 50 kilómetros con solo electricidad. El motor térmico es un V8 doble turbo de 560 caballos que desconecta un banco de cilindros en uso de poca exigencia.

Interior a la altura
El diseño de los mandos va perfectamente en línea con la vocación del auto, aunque en su presentación inicial lo  istieron con materiales y elementos muy de uso diario, indicando que el auto no se quedará como un proyecto para las carreras sino que también pedirá pista en las calles como un nuevo miembro de la familia de los supercarros.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.