Las autopistas tienen su truco: Manual de conductores IV

La conducción en carretera es muy diferente de hacerlo en la ciudad. Las precauciones que hay que adoptar cambian.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Todos sabemos que las autopistas son vías rápidas con carriles múltiples, pero al perecer a muchos se les olvida que el hecho de que no tengan semáforos o cruces de tren, y que sean una alternativa rápida para llegar a un destino, implica que el manejo es diferente y que hay que tener mayor rapidez y agilidad al momento de maniobrar.

El Manual de Conductores del Automóvil Club reúne una serie de instrucciones necesarias para tener en cuenta al momento de transitar o entrar a una autopista. Un ejemplo es que siempre hay que estar alerta porque hay muy pocas y únicas vías de acceso y de salida y hay que saber cómo usarlas.

Las entradas tienen tres partes básicas: una rampa de entrada, que es el lugar donde el conductor puede localizar un espacio para entrar con seguridad al tráfico; un carril de aceleración, que es donde se une al resto del tráfico y debe ajustar la velocidad de acuerdo a éste; y un área de convergencia.

Aunque estas son instrucciones básicas, no siempre son tenidas en cuenta. Para salir de la autopista siempre tiene que estar alerta respecto a las señales que le indiquen a que distancia está del lugar al que se dirige, de tal manera que pueda pasarse al carril de salida, siempre con la luz de cruce que les indique su movimiento a los demás conductores, y debe reducir la velocidad.

En Colombia no son muchas las autopistas de varios carriles que se extiendan durante muchos kilómetros, pero la mayoría de las mencionadas atrás se aplican en tramos como el de LaCaro - Briceño, o ciertas autopistas en el Valle del Cauca.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.