Avanza la construcción del Bloodhound, el carro supersónico de Richard Noble

Con este vehículo diseñado por el equipo SSC, el empresario escocés pretende alcanzar la marca de las 1.000 millas por hora en tierra, 1.600 kph. Escalofriante.

Redacción Motor

04:27 p.m. 17 de junio del 2014

Imágenes del carro supersónico

Rolex aportó un cronógrafo y el velocímetro análogos, que generan gran contraste con toda la tecnología digital y los computadores que controlarán el intento y serán la conexión de dos mundos de la ciencia y la mecánica.

La cabina del Bloodhound, el próximo auto­móvil supersónico que buscará, entre 2015 y 2016, alcanzar la velocidad de 1.000 millas (1609,34 kilómetros por hora) en un desierto de Sudáfrica, quedó definida.

Nada menos que Rolex tomó la responsabilidad de fabricar e instalar un velocímetro y un cronógrafo análogos en medio de la más compleja red de información digital que tendrá el aparato. Por supuesto que Rolex no se habría vinculado a este proyecto como un patrocinador principal y tan vistoso de no ser porque tendría la posibilidad de incorporar su saber en má­quinas del tiempo y por su química con los deportes a motor.

El desarrollo de estos instrumentos tiene por supuesto una connotación románica y publicitaria, además del reto de fa­bricarlos como piezas únicas para la ocasión. Pero es claro que las mediciones estarán a cargo de aparatos digitales muy sofisticados que validarán los recorridos del Bloodhound tratando de hacer esa marca.

En este proyecto, que es la se­gunda fase de la aventura del in­glés Richad Noble, cuyo automóvil Thrust fue el primero y único en pasar la barrera del sonido sobre la tierra y en ruedas, tiene detrás una enorme dosis de estudios e in­vestigaciones en todos los órdenes, desde la aerodinámica hasta la posi­ción de manejo que tendrá el piloto Andy Green, quien va recorrer el desierto a una velocidad de cerca de 469 metros por segundo, a la cual es bastante improbable que pueda leer la información de las agujas de los Rolex.

La vinculación de este patroci­nador es un paso más en la dura carrera que ha sido la consecución de los fondos para este proyecto, que es quizá más compleja que el evento mismo de la velocidad.

A medida que se han vinculado las empresas –no necesariamente con fondos sino más bien con el desarrollo de las partes y la inves­tigación, en la cual cada una es ex­perta para aportar al desarrollo del proyecto–, el Bloodhound se acer­ca a la realidad. Los retos son muy diferentes y los problemas desco­nocidos, pues antes de llegar a las 1.000 millas, el Bloodhound deberá pasar la barrera del sonido, tema sobre el cual hay experiencia, pero que no deja de ser un momento muy complejo en innumerables as­pectos del diseño y la ponderación de los requisitos técnicos.

Se pueden seguir todos los avan­ces y conocer el carro en profundi­dad y hasta participar con concep­tos e ideas en: www.blodhoundssc. com

¡469 metros por segundo!

Para batir la marca, el Bloodhound SSC de­berá andar a una velocidad de 469 metros por se­gundo, por lo cual la mitad del piloto Andy Green deberá estar fija en el horizonte y no en la pista. Por eso el pequeño vidrio delantero es suficiente, ya que más que manejar el aparato lo único que puede hacer es apuntarlo a algunas marcas muy distantes. Además, a esa velocidad la direcciona­bilidad del vehículo será totalmente dependiente de la aerodinámica y no del ángulo de las ruedas, que se destrozarían si no van rectas y paralelas.

En la práctica, el piloto es casi un pasajero.

135.000 caballos

El Bloodhound tiene un cuerpo de aproximadamente 14 metros de largo con las dos ruedas delanteras dentro de la carrocería y las traseras externas cubiertas con elementos aero­dinámicos para darle espacio al motor, que proviene de los aviones Typhoon y que produce más de 135.000 caballos, equi­valentes a seis veces la potencia de todos los motores de la grilla completa de una carrera de la F1.

DATOS
Según los cálculos y las necesidades que debe cumplir el aparato para lograr la velocidad en el espacio disponible, debe acelerar de 0 a 1.000 millas por hora en apenas 55 segundos.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.